¿En qué consiste la agricultura circular?

El actual modelo de agricultura intensiva está inmerso en problemas de sostenibilidad relacionados con las emisiones de gases de efecto invernadero, la contaminación del agua y el suelo, y la pérdida de biodiversidad.

La agricultura circular como alternativa para gestionar recursos de manera sostenible

Aunque lo cierto es que existe una corriente entre organizaciones y agricultores que promueve la adopción de prácticas sostenibles para la agricultura intensiva, la verdad es que se requiere también en este sector un cierre del círculo y abandonar, también, aquí el adictivo modelo lineal.

La agricultura es un sector clave, debiendo abanderar éste los postulados de la nueva bioeconomía y ser sostenible en las 3 vertientes: económica, social y ambiental.

De esta manera, la agricultura circular busca cerrar el ciclo en su ámbito de los productos, los servicios, los residuos, el agua y la energía con el fin de buscar un mejor aprovechamiento y una reducción del impacto en la sostenibilidad.

La economía circular es un modelo en el que el valor de los productos y materiales se mantiene durante el mayor tiempo posible, los residuos se reducen a la mínima expresión, y los recursos se reintroducen repetidamente en el ciclo productivo (Tecnosfera), creando valor cuando los bienes llegan al final de su vida útil (Biosfera)

En esencia, la economía circular consiste en borrar de nuestra mente y de nuestro vocabulario el concepto de residuo, desecho o desperdicio y pensar únicamente en recurso

Con este cambio a un modelo circular se persigue cubrir las necesidades alimenticias de todo el Planeta, la regeneración natural de terrenos y la preservación medioambiental, con explotaciones ecointeligentes, maximizando la calidad del producto, o adaptando la producción a la crisis climática.

La compra ecológica y responsable evita el desperdicio de alimentos

Cuestiones como el volumen de residuos vegetales y de plásticos que se que generan en distintos tipos de producción agraria han dado lugar a planteamientos agrícolas y ganaderos sostenibles en consonancia con las tendencias en economía circular y eficiencia en el uso de los recursos

También se considera determinante localizar alternativas a los actuales nutrientes para fertirrigación, que proceden de fertilizantes minerales de fuentes fósiles, para reducir la huella de carbono de los productos agrícolas.

Estas alternativas proceden nuevas fuentes nutricionales de origen natural y producidas de modo más sostenible, unido a un uso más ecoeficiente del agua de riego y el control biológico de plagas y enfermedades.

Así, nuevos biomateriales, como los bioplásticos, son una opción inicial para empezar a reducir el uso de plásticos de origen fósil, empezando por aquellos plásticos que se usan en la industria agroalimentaria, otros plásticos que se usan en agricultura como los acolchados, los de riego y los que se emplean en las estructuras de los invernaderos.

Aunque se ha empezado por el fomento de reciclaje (downcycling) de estos materiales plásticos, lo cierto es que se requerirá un esfuerzo de diseño sostenible para solucionar la esencia de este problema.

Otro aspecto importante es la utilización del agua. Este recurso en muchos países se emplea mayoritariamente para el riego agrícola, por lo que debe ser un foco importante de mejora en eficacia y eficiencia.

A esto se le debe unir el empleo de otras fuentes de agua, como por ejemplo la recarga de acuíferos, los humedales o la obtenida en la mejora de los caudales ecológicos de los ríos, siendo la reutilización de este recurso un aspecto fundamental en el proceso de implantación de la agricultura circular.

Otro aliado para la agricultura circular son las energías renovables, por lo que el sector agrícola debe adaptar sus fuentes de energía para incorporar opciones que procedan de fuentes renovables.

En este sentido, el riego solar fotovoltaico se erige como un potente aliado para la agricultura de regadío

Este tipo de riego aprovecha la energía solar para alimentar los sistemas de bombeo y eléctricos de las instalaciones de riego de las explotaciones. También la energía eólica (considerando especialmente la minieólica) puede ser una buena opción para estos planteamientos.

Las energías renovables, aliadas de la Agricultura Regenerativa

En sintonía con este concepto de agricultura circular aparece el de agricultura de precisión, smart agro o agrotech.

Éste surge de la aplicación de nuevas Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) a tareas agrícolas con el fin de mejorar la productividad de los cultivos y disminuir el impacto medioambiental.

Esto permite crear estrategias de gestión de cultivos basadas en la obtención de datos que combinados con otras informaciones respalda las decisiones de manejo agronómico, mejorando la eficiencia en el uso de recursos, la productividad, la calidad, la rentabilidad y la sostenibilidad de la producción agrícola.

Dado que la agricultura es actualmente uno de los sectores más capitalizados, parece que tiene cabida este concepto para hacerla sostenible.

Las principales tecnologías habilitadoras digitales (THD) están empezando a mostrar su potencial en multitud de vertientes a partir de la robotización, la monitorización, el seguimiento y control de los cultivos, análisis predictivos, o la optimización del riego, del uso de pesticidas y de la recolección.

Nos encontramos casos de uso como el prototipo de John Deree con visión artificial que permite identificar las malas hierbas y problemas de crecimiento en cada planta de manera individual, reduciendo la contaminación por pesticidas en hasta un 90%.

El uso de drones se está extendiendo en la agricultura

Por su parte, Sony y Cookpad están trabajando en cómo adaptar los cultivos de cada zona del Planeta a sus ecosistemas biológicos. El proyecto piloto se está llevando a cabo en Alicante (España), zona con bajas precipitaciones, con el objetivo de regenerar una tierra amenazada por la desertificación y conseguir explotaciones mantenidas solo con agua de lluvia, evitando el uso de pesticidas y otros contaminantes.

En esta línea el proyecto Farm 45 pretende crear una comunidad internacional de agricultores, expertos universitarios y emprendedores para cambiar un modelo de agricultura sostenible que potencie la biodiversidad y la regeneración del suelo. Aquí, la inteligencia artificial (IA) es una parte importante a la hora de estudiar la viabilidad y eficiencia de estos nuevos ecosistemas.

También IBM con Watson trabaja con tecnologías de IA e IoT para ayudar a los agricultores en sus labores de planificación, arado, siembra, pulverización y cosecha. El reto es elevar la producción agrícola para abastecer a toda la población mundial en 2050 sin incrementar el espacio de cultivo, especialmente en las zonas más pobres.

También otra THD, blockchain puede ser usada para mejorar la gestión del agua, pudiendo incluso solucionar los problemas de autenticación y trazabilidad de los productos agrícolas.

Así, blockchain se está empleando en Ecuador para conocer la procedencia del cacao, la remuneración obtenida por los agricultores sobre el precio final, y hasta para destinar una parte de la compra del producto a proyectos sostenibles.

Esta solución podría ser también puesta en marcha en Europa ante los problemas que generan los numerosos intermediarios y la venta por debajo de costes a la que se ven sometidos en ocasiones los agricultores.

Brevemente, en la ganadería también se aprecian los cambios generados por las THD que permiten una gestión cada vez más eficiente en el control de animales, el control optimizado del peso, o los sistemas de alimentación y climatización automatizados, entre otros.

En definitiva, los avances tecnológicos y el cambio a un modelo circular serán los principales pilares para acometer algunos de los grandes retos a los que se enfrenta la humanidad.

Ricardo Estévez

Mi verbo favorito es avanzar. Referente en usos innovadores de TIC + Marketing. Bulldozer sostenible, fundador de ecointeligencia y director de TIMUR

Esta entrada tiene un comentario

  1. Deven Medina

    Es impresionante como han cambiado las cosas, de llamar recurso lo que antes lo llamamos residuos, es excelente las empresas agricultoras utilizan la tecnología para mejorar sus procesos,

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.