La energía debe estar al servicio de las personas

El viejo modelo energético no está superado. Sigue dificultando la tan necesaria transición energética. Son muchos los intereses amenazados por este cambio a un modelo basado en las energías renovables, la eficiencia energética y el consumo responsable.

La energía debe estar al servicio de las personas

Ahora, cuando se están definiendo los planes para la recuperación económica surgen numerosas ambigüedades y contradicciones para relajar los objetivos ligados a la sostenibilidad y seguir preservando los intereses de los sectores más inmovilistas y contaminadores.

Actualmente seguimos sin analizar y sacar conclusiones de una demanda energética en descenso y, como ocurrió en la crisis de 2008, una parte de esta caída es estructural y nunca se recuperará, pues los hábitos responsables y las tecnologías limpias terminarán por imponerse … ¡no nos queda otra!

Estamos ante otra oportunidad de alinear oferta y demanda de energía, y de evitar que continúe la alianza con el negacionismo renovable y climático para seguir derrochando energía fósil, apostando de manera decidida por objetivos ambiciosos de renovables, eficiencia y emisiones con una regulación a favor del consumidor ecointeligente y del Planeta.

En la anterior crisis de 2008 se antepuso la economía a las personas y empobreció a millones de familias. En la actualidad, la contraposición entre la economía y las personas es la misma que se produce entre la economía y la sanidad o el medioambiente.

Así, en la política energética se ha antepuesto el interés de las grandes corporaciones al de los consumidores, la salud y la sostenibilidad

Existe alternativa y pasa por una economía sostenible con generación renovable distribuida, de proximidad o Km 0, y con capacidades avanzadas de gestión de la demanda.

Esta caída del consumo y de los precios de la energía ha llevado a una pérdida de rentabilidad del modelo centralizado de grandes plantas de generación, incluidas las renovables, que dependen de incrementos constantes del consumo.

Francia es uno de los países con mas centrales nucleares

Ese modelo, que ha dejado de ser viable, obliga a los consumidores a pagar para hacer rentable la oferta de generación centralizada, cuando las personas deberíamos tener a nuestra disposición en cada centro de consumo las tecnologías de gestión de la demanda para generar, almacenar, usar y vender nuestra propia energía renovable y participar en los mercados directamente o mediante agregadores independientes.

Se plantea, por tanto, un nuevo modelo energético que no depende de un mayor consumo sino de una mayor eficiencia. Cuanto más eficiente, más rentable y las empresas venderán servicios energéticos antes que energía.

No es nada descabellado ya que es el modelo que persiguen las directivas europeas de renovables, edificios y mercado interior de la electricidad para alcanzar los objetivos establecidos en el Acuerdo de París.

Pero ¿en qué deberíamos incidir para llegar a este nuevo modelo energético sostenible y que pone a las personas en el centro?

1. El error de la dependencia energética de terceros países es el mismo de no disponer de equipos de protección sanitaria

Un país con energía propia es un país con futuro y las energías renovables deben ser el principal recurso energético de países como España, y el que más riqueza puede crear.

La generación distribuida y de proximidad es el medio que mejor puede redistribuir esa riqueza, garantizando el equilibrio territorial y la seguridad energética.

2. Evitar la implantación de las energías renovables solo para obtener beneficios financieros

Las renovables a gran escala conectadas a la red como producto financiero o para grandes inversores no crean riqueza sino rentas, sin beneficio alguno para los consumidores o el sistema eléctrico.

El modelo de renovables que crea riqueza es el que está vinculado directamente a los centros de consumo y a lo que Joseph E. Stiglitz denomina capital social, al desarrollo económico local de municipios, comunidades energéticas, empresas o cooperativas.

3. Las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) siguen creciendo

Los distintos confinamientos debidos a la pandemia COVID-19 han producido un espejismo con respecto al descenso de las emisiones.

La concentración de CO2 superó en 2019 las 410 ppm y en 2020 ha llegado a las 413 ppm

Es necesario un esfuerzo mucho mayor para cumplir el Acuerdo de París y los objetivos ligados a la descarbonización.

En un mercado energético sin competencia es difícil que los consumidores cambien sus hábitos. Por el contrario, en un modelo de autoconsumo y generación de proximidad es posible alcanzar objetivos mayores de reducción de emisiones porque la generación distribuida es más ecoeficiente y se gestiona mejor desde las economías de cualquier tamaño.

4. La pobreza energética es la combinación de bajos ingresos, elevados gastos energéticos y viviendas poco eficientes

La autosuficiencia energética del edificio de consumo de energía casi nulo, con autoconsumo, renovables, aplicaciones inteligentes y puntos de recarga para el vehículo eléctrico hace de la rehabilitación del parque inmobiliario la acción más decisiva contra la pobreza energética.

5. La fotovoltaica está llamada a ser la primera fuente de energía mundial

Su flexibilidad la convierte en la renovable de proximidad por excelencia y garantiza el acceso a la energía barata y limpia.

En el futuro, los mercados estarán dominados por el potencial de la energía solar fotovoltaica unida al almacenamiento en baja tensión combinada con recursos energéticos distribuidos (autoconsumo, comunidades de energías renovables, aplicaciones y contadores inteligentes, recarga del vehículo eléctrico, smartgrids y agregadores).

6. Las ciudades y los entornos rurales dominarán la transición energética y la generación distribuida

Nueva York ha anunciado el fin del uso de los combustibles fósiles para 2040, que va a duplicar la fotovoltaica, que quiere que todos sus vehículos sean eléctricos y que ninguna calefacción funcione con combustible fósil.

En ese mismo estado norteamericano se ha lanzado una Ley Acelerada de Crecimiento de Energía Renovable y Beneficios Comunitarios para la recuperación económica y combatir el cambio climático.

Según estudios, Estados Unidos alcanzará 397 GW de capacidad acumulada de recursos energéticos distribuidos en 2025 a través del autoconsumo fotovoltaico y vehículos eléctricos.

Y en Reino Unido se están desarrollando mercados locales de energía y subastas de capacidad flexible.

7. El éxito de los planes sobre sostenibilidad depende del desarrollo de la generación de distribuida de energía

El éxito o fracaso de los planes de transición energética depende de que se desarrolle la generación distribuida o de proximidad y la gestión inteligente de la demanda en sectores como la edificación, la logística, la industria y la agricultura. 

Para este punto, casi ningún país está preparado, por lo que se deberán dedicar un esfuerzo especial para desarrollarlo, detrimento de la tendencial actual a la centralización en la generación de energía.


En resumen, transformar el modelo energético es la mejor respuesta a la crisis para recuperar la economía y combatir el cambio climático.

Hay que integrar nuevos elementos en el sistema energético, como el consumidor ecointeligente, las comunidades de energías renovables, smart grids, autoconsumo y almacenamiento en baja tensión, carga inteligente del vehículo eléctrico, agregadores independientes y el edificio de consumo de energía casi nulo.

La conclusión: La transición energética no será si no la asumimos como nuestra todos nosotros.

¿Te ha gustado este tema? Si quieres profundizar en él, Javier García Breva, con la colaboración de la Fundación Renovables, ha elaborado el Informe IPM ¿Para qué sirven las energías renovables? Una alternativa energética para la recuperación económica, en el que se analiza cómo la transformación del modelo energético, impulsando los recursos energéticos distribuidos, es la mejor respuesta a la crisis para recuperar la economía y combatir el cambio climático. Este documento está disponible en nuestro fondo documental ecointeligente.

Ricardo Estévez

Mi verbo favorito es avanzar. Referente en usos innovadores de TIC + Marketing. Bulldozer sostenible y fundador de ecointeligencia

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.