Tipos de vehículos eléctricos (2)

Ha tardado más de lo que creíamos pero la revolución del vehículo eléctrico ya entre nosotros, en distintas variantes, y la oferta de vehículos electrificados no para de crecer.

La carrera del coche eléctrico acaba de comenzar

Aunque el motor de explosión forma parte de nuestro estilo de vida de hace más de 100 años, algo definitivamente está cambiando: el vehículo eléctrico ha resurgido, a pesar de los grandes intereses que tiene en su contra.

Y decimos resurgir porque, aunque parezca un invento reciente, el vehículo eléctrico surge en siglo XIX, considerándose que el primer coche de la historia fue eléctrico.

Lo cierto es que en estos primeros años de andadura del vehículo eléctrico ningún modelo llegó a ser un éxito comercial, y la tecnología eléctrica se vio relegada a favor del motor de explosión y los combustibles fósiles.

Así, la tecnología alrededor de la electrificación de los vehículos ha permanecido olvidada a la espera de su oportunidad. ¡Y parece éste es su momento!

En nuestra anterior entrega pudimos ver en que consistían los vehículos híbridos y su clasificación según las tecnologías empleadas.

Ahora es el turno de los vehículos electrificados donde el motor eléctrico es el centro y parte más importante de su propulsión. Vamos a ver los distintos tipos:

Vehículos eléctricos

Como acabamos de indicar, no ha sido hasta principio de este siglo pasado cuando han comenzado a ser producidos y comercializados de manera significativa, gracias principalmente a las mejoras en las baterías, que permiten una autonomía adecuada para la mayoría de los usuarios.

Vamos a entender por vehículo eléctrico aquél en el que únicamente el motor eléctrico genera el movimiento del vehículo.

Podemos identificar 3 tipos de vehículos propiamente eléctricos:

  • BEV (Battery Electric Vehicle): Vehículo eléctrico puro
  • FCEV (Fuel Cell Electric Vehicle): Vehículo eléctrico de pila de combustible
  • EREV (Extended Range Electric Vehicle): Vehículo eléctrico de autonomía extendida

BEV – vehículos eléctricos con batería

Estos son los vehículos que consideramos como eléctricos puros o 100% eléctricos, denominándose en ocasiones como ZE (Zero Emission, cero emisiones).

ZOE 40 equipa un nuevo motor eléctrico de fabricación europea

Disponen de una batería eléctrica como única entrada de energía al motor eléctrico. Al igual que con los PHEV, la batería habitualmente se carga con un enchufe, tanto de baja tensión como en los postes de recarga rápida, aunque también se pueden cargar por inducción o campos magnéticos.

En función del tipo de recarga, el tiempo de recarga de la batería puede variar entre 1/2h (carga ultrarrápida) o 8-10h.

Los vehículos BEV no disponen de motor térmico, por lo que no emplean combustible

Este tipo de vehículo no genera emisiones de combustión durante su uso, por lo que el impacto ambiental del vehículo en funcionamiento es inferior al de los vehículos híbridos y convencionales.

Es bueno indicar que sí se puede producir impacto ambiental en la generación de la electricidad empleada, dependiendo del mix eléctrico de cada país donde se haga la recarga de las baterías.

La autonomía del vehículo depende del tipo, tamaño y número de celdas de las baterías instaladas.

Los vehículos de este tipo que circulan en la actualidad lo hacen con baterías de ion litio, las más eficientes, siendo las más usuales las de ion litio níquel cobalto aluminio (Li-NCA) y las de ion litio níquel manganeso cobalto (Li‑NMC).

FCEV – vehículos eléctricos de pila de combustible

Una variante de los vehículos eléctricos antes mencionados son los FCEV o vehículos eléctricos de pila de combustible de hidrógeno.

En la pila de combustible se produce una reacción química controlada entre el oxígeno del aire y el hidrógeno del depósito, produciéndose agua en forma de vapor, calor y energía eléctrica con la que se puede accionar el motor eléctrico del vehículo.

Triciclo propulsado por pila de combustible de hidrógeno

Tienen la gran ventaja de que su autonomía es similar a la de los vehículos con motor de combustión, pudiéndose realizar el repostaje en estaciones hidrogeneras de manera muy parecida a cómo lo hacemos con los vehículos de combustión.

El hidrógeno (H2) empleado por la pila se obtiene habitualmente tanto por electrólisis del agua como por reformado del gas natural (GN), ya que el GN es principalmente metano (CH4). Este sería un resumen de lo comentado:

  • Electrólisis del agua (2H2O = 2H2 + O2)
  • Reformado GN (CH4 + H2O → CO + 3H2)

Si bien esta tecnología tiene un gran potencial, en la actualidad no existe un elevado número de vehículos de este tipo debido a su falta de desarrollo y a lo costoso de ciertos componentes del vehículo.

EREV – vehículos eléctricos de autonomía extendida

Estos vehículos son una evolución de los híbridos en serie indicados en nuestra anterior entrega.

Disponen de 2 motores: uno eléctrico, de mayor peso específico dentro de la configuración y otro de combustión.

La principal diferencia con los híbridos es que únicamente mueve las ruedas el motor eléctrico.

El vehículo puede funcionar a pleno rendimiento sin necesitar el motor de combustión (habitualmente de gasolina), siempre que tenga electricidad suficiente en las baterías.

El Opel Ampera es un veterano eléctrico del tipo de autonomía extendida (EREV)

Cuando se descarga la batería, ésta se recarga mediante el motor de combustión, a través de un alternador, aumentando la autonomía del coche eléctrico BEV.

Si bien estos vehículos consumen además de electricidad combustible, la manera en que este es empleado los sitúa en el lado de los vehículos eléctricos.

En cuanto a su mercado, actualmente tiene una baja implantación debido al aumento de autonomía constante de los BEV.


Esperamos que estos artículos hayan aclarado el escenario cada vez más poblado de vehículos electrificados en sus distintas variantes.

Y tu, ¿te animas a que tu próximo vehículo sea eléctrico?

Ricardo Estévez

Mi verbo favorito es avanzar. Referente en usos innovadores de TIC + Marketing. Bulldozer sostenible, fundador de ecointeligencia y director de TIMUR

Esta entrada tiene un comentario

  1. uriel

    es un buen proyecto sobre crear automóviles eléctricos para evitar la contaminación y como estos afectan a nuestro ecosistema y hace mejorar tanto el medio ambiente como la calidad de vida de las personas a las que les afecta la contaminación.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.