Modelos de negocio para la economía circular (1)

Según hemos tratado en otras ocasiones, conceptualmente existen importantes para apostar por la economía circular. ¿Quién no querría reducir su dependencia de unos recursos naturales cada vez más escasos y caros, al tiempo que convierte residuos en ingresos y valor y adquiere más información de su entorno?

Modelos de negocio de la economía circular: producto como servicio

Pues las empresas, evidentemente no son ajenas a todo esto, y son las primeras en replantear o diseñar desde cero su propuesta de valor y también cómo se acercan a sus clientes.

Pero esto que en la práctica es fácil de decir, es difícil de poner en marcha. La mayor parte de las empresas aún no están preparadas para aprovechar las oportunidades que ofrece la economía circular y son presas del modelo de crecimiento lineal.

Tantos años inmersas en este modelo de fabricar – usar – tirar tanto sus estrategias empresariales como sus estructuras y operaciones están dominadas por este planteamiento lineal insostenible

De ahí que las empresas que quieran disfrutar de las ventajas circular tendrán que desarrollar modelos de negocio que no estén sometidos a las limitaciones del pensamiento lineal. En palabras del modelo Cradle to Cradle, los nuevos modelos no pueden limitarse a ser menos malos (ecoeficiencia), sino que tienen que aprovechar el crecimiento para impulsar cambios radicalmente positivos (ecoeficacia) que guíen tanto a economías como a empresas.

La minería es una actividad intensiva en uso de recursos

Tras un análisis de más de 120 empresas que innovan para mejorar la productividad de los recursos, la consultora Accenture identifica 5 modelos de negocio que subyacen a la economía circular.

Estos son:

1. Suministros circulares

Uso de energías renovables, biomasa o materiales reciclables en lugar de recursos no renovables.

2. Recuperación de los recursos

Obtención de energía y de recursos útiles a partir de residuos o productos de desecho.

3. Prolongación de la vida útil del producto

Implantación del diseño sostenible para ampliar el ciclo de vida de productos y componentes mediante reparación, actualización y reventa.

4. Uso compartido de plataformas

Aumento del nivel de uso de productos compartiendo tanto su empleo como el acceso y su propiedad.

5. Producto como servicio

Acceso a productos cuya propiedad se conserva para internalizar los beneficios generados con la productividad de recursos circulares. Este planteamiento puede ser aplicable a flujos de productos en cualquier punto de la cadena de valor.

Estos modelos de negocio tienen sus propias características y las organizaciones pueden usarlos por separado o combinados para aumentar su productividad, diferenciarse de la competencia, aportar más valor a los clientes, reducir los costes de servicio y propiedad, generar nuevos ingresos y reducir los riesgos. ¡Ahí es nada! ¡Esto es el sueño de cualquier empresa!

La economía circular, en combinación con otros paradigmas como puede ser el de la economía colaborativa, está transformando diferentes sectores en todo el mundo y su adopción se ha incrementado notablemente durante la última década.

propiedad versus compartir

Aunque las primeras empresas que empezaron a transformar el mercado con modelos de negocio circulares eran startups, pronto se unieron a ellas grandes multinacionales, formando en algunos casos interesantes ecosistemas y simbiosis que han dado lugar a ejemplos ecointeligentes, del que puede ser buen exponente la empresa Interface.

Si te ha gustado lo que acabas de leer, puedes ampliar esta información sobre la economía circular, sus modelos y tecnologías en el informe realizado por Accenture titulado La Ventaja Circular y disponible en nuestro fondo documental ecointeligente.

La economía circular claramente beneficia a las empresas y también a los consumidores, a la sociedad y al Planeta, ¿no crees?

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

, , , , , ,

No hay comentarios.

Deja un comentario