Las características del autoconsumo y sus efectos

Cuando hablamos de autoconsumo nos referimos a un esquema de generación basado en la producción eléctrica en el mismo punto de consumo, o en un punto muy cercano.

Las características del autoconsumo facilitan la transición energética

Desde un punto de vista práctico, el autoconsumo permite a los usuarios favorecer la transición energética y la lucha contra el cambio climático mientras ahorran en su factura eléctrica.

Una instalación de autoconsumo está formada por una o varias instalaciones de generación y por los consumidores asociados, donde consumidores y generación se ubican en sus proximidades.

La instalación o instalaciones generadoras pueden realizarse con cualquier tecnología renovable para generación eléctrica, como pueden ser el caso de la solar fotovoltaica, eólica, hidroeléctrica, cogeneración renovable o biomasa eléctrica.

Pueden tener asociado únicamente a un consumidor (autoconsumo individual) o tener varios (autoconsumo colectivo o compartido) y podrán ser consumidores de cualquier sector y con cualquier tipo de suministro para su consumo.

Esos consumidores, podrán conectarse a la instalación generadora asociada bien directamente (conexión en red interior o mediante líneas directas) o bien utilizando la red de distribución o transporte (conexión a través de red).

En cualquiera de estas configuraciones, el autoconsumo permite consumir de forma instantánea toda la producción de sus instalaciones de generación o bien volcar a la red la energía que, habiéndose generado, no sea consumida en ese momento. Esa energía no consumida es lo que denominamos excedente.

Ejemplo de estación de recarga para el coche eléctrico en una vivienda unifamiliar

Los excedentes podrán venderse en el mercado obteniendo el precio del mercado por ellos, podrán compensarse en la factura eléctrica, según la tipología de autoconsumo que se elija para la instalación o podrán almacenarse para su consumo posterior si se dota a la instalación de sistemas de almacenamiento, como pueden ser las baterías.

El autoconsumo genera efectos positivos sobre la economía general, sobre el sistema eléctrico, sobre el medioambiente y sobre los consumidores

Por un lado, el autoconsumo es una actividad de generación distribuida que se realiza en las cercanías de los consumidores por lo que fomenta la sostenibilidad desde el punto de vista económico, por la actividad que propicia, y la sostenibilidad social, por la generación de empleo eminentemente local.

Es una herramienta fundamental para avanzar en la electrificación de la economía por su capacidad de electrificar los consumos y por tanto para avanzar eficientemente hacia una economía libre de carbono en línea con las políticas sostenibles más avanzadas.

Por otro lado, impacta directamente sobre el sistema eléctrico puesto que implica un menor consumo de energía eléctrica procedente de las redes de transporte y distribución, lo cual producirá un efecto de disminución del precio de la energía ya que los excedentes aumentan la energía disponible para negociar en el mercado y simultáneamente la energía autoconsumida disminuye la demanda neta a cubrir.

A esto se añade que su carácter distribuido contribuye a reducir las pérdidas de energía en las redes y disminuye también la necesidad de nuevas infraestructuras y por tanto sus costes.

El impacto sobre el medio ambiente es también positivo puesto que el consumo deque hablamos siempre es de energías renovables, por lo que su desarrollo contribuirá a la sustitución de generación emisora y contaminante y al cumplimiento de los objetivos de penetración de energías renovables y reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI).

Alemania ha impulsado el autoconsumo de renovables en las viviendas

Adicionalmente, el autoconsumo mayoritariamente se realiza en entornos antropizados o humanizados por lo que su impacto medioambiental es mínimo.

Por la mayor diversidad de agentes que pueden participar de él, se considera que el despliegue del autoconsumo permite acelerar el ritmo de instalación de renovables, al movilizar la capacidad de inversión de hogares, empresas o administraciones que posiblemente no hubieran dirigido dichos esfuerzos hacia el despliegue de proyectos de generación no vinculados al autoconsumo.

Para los consumidores, el autoconsumo es una alternativa más ventajosa económicamente que el suministro procedente de la red puesto que disminuye directamente el término variable de la factura eléctrica permitiendo además compensar parte del coste de la energía que se siguiera comprando a la red con los excedentes que puedan generarse.

Adicionalmente, dota al consumidor de un mayor control de sus gastos energéticos al poder conocer en todo momento su producción y consumo gracias a la monitorización de su instalación, le proporciona una mayor independencia frente a la variabilidad de los precios de los combustibles fósiles que afectan al precio del mercado eléctrico y permite a la ciudadanía participar en el sistema energético.

Y tu, ¿te animas a unirte al movimiento de autoconsumo energético basado en renovables?

Ricardo Estévez

Mi verbo favorito es avanzar. Referente en usos innovadores de TIC + Marketing. Bulldozer sostenible y fundador de ecointeligencia

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.