Beneficios de la gestión de la huella de carbono

Cuando hablamos de gestión de la huella de carbono nos referimos a calcular, reducir y compensar la huella de carbono con el fin de obtener beneficios, no sólo para el medio ambiente y la lucha contra el cambio climático, sino también otros muy importantes ligados a la actividad de nuestras empresas y organizaciones.

Los sumideros de carbono proporcionan beneficios de una gestión de  la huella de carbono

Conocer estos beneficios puede animarnos a impulsar de manera voluntaria las actuaciones necesarias para poner a nuestras organizaciones en la senda sostenible y responsable con nuestro entorno.

Vamos a agrupar estos beneficios derivados de gestionar la huella de carbono en 2 apartados:

Beneficios para la organización

Algunas de estas ventajas que podemos obtener son directas, tangibles y de impacto a corto plazo, como sería el caso de la reducción en el consumo de materias primas y de energía, y otros son indirectos o intangibles, y están estrechamente ligados a la percepción del consumidor o usuario, así como a la planificación a largo plazo del desarrollo de nuestra actividad.

A continuación, vamos a identificar algunos de los principales beneficios potenciales que puede proporcionarnos esta gestión de la huella de carbono en la organización:

Reducción de consumos, aumento de la ecoeficiencia y ahorro económico

Las medidas comúnmente aplicadas para lograr reducir las emisiones suelen ir enfocadas a mejorar la eficiencia energética en las instalaciones, así como a reducir el consumo de recursos materiales y energéticos.

Así, no sólo se fomenta la sostenibilidad y se ayuda a la mitigación del cambio climático desde nuestra organización, sino que también se refuerza la resiliencia frente a la incertidumbre asociada al uso de recursos fósiles (precios, oferta, regulaciones …).

Consecuencia directa de optimizar el consumo de recursos, es que se reducen los costes operativos de nuestra organización a medio y largo plazo tras la inversión inicial.

La eficiencia energética tiene oportunidades de negocio en el ámbito de la industria

Impulso de la Responsabilidad Social Corporativa (RSC) en la organización

Gestionar la huella de carbono, fomentando la inversión en medidas sostenibles puede actuar como catalizador en la organización para articular e implementar estrategias de RSC enfocadas a la disminución de los impactos ambiental y sociales.

Diferenciación en productos y servicios de la organización

Gestionar nuestra huella de carbono tiene generalmente aparejado la posibilidad de obtener sellos o certificados que corroboran las actuaciones sostenibles emprendidas por la organización.

Se aporta así valor añadido al producto o servicio ofrecido por nuestra empresa, de una forma visible y fácilmente identificable por el consumidor.

Marketing responsable asociado a la huella de carbono

Resultado de las sinergias creadas a través de los anteriores puntos, junto con el respaldo de un compromiso real por parte de la organización que asegure el cumplimiento de los objetivos medioambientales, puede configurarse una estrategia de marketing, así como actividades de comunicación en las que la protagonista sea la responsabilidad frente a la crisis climática. Eso si, evitando caer en el lavado verde o green washing.

Oportunidades en mercados exteriores

En determinados mercados, especialmente en los europeos, los consumidores tienen especial consideración por el impacto ambiental de los productos y servicios de los que hacen uso.

Por este motivo, aquellas empresas que sean transparentes y claras a la hora de informar sobre su huella de carbono, así como aquellas más respetuosas en la cadena de producción, pueden verse favorecidas por los consumidores.

Aprovechar ventajas competitivas

Disponer de certificados o sellos de gestión de huella de carbono, sumado a los beneficios directos de reducir emisiones, y a la reducción de gasto energético en la producción, puede suponer para la organización una posición de clara ventaja frente a sus competidores.

Preparación frente a la normativa

Si nos centramos en la Unión Europea, progresivamente los objetivos climáticos de esta zona van a ser cada vez más ambiciosos.

Frente a esta tendencia, nuestras compañías deben estar preparadas para adaptarse a legislación y normativa que pueden afectar de manera distinta a los distintos sectores de actividad.

Por ejemplo, anticiparse en la puesta en marcha de actuaciones de reducción de emisiones puede ser una opción interesante para abordar posibles riesgos que todavía no se han contemplado.

Acceso a ayudas y financiación

A las distintas convocatorias de proyectos y subvenciones para aquellas empresas interesadas en implantar medidas de reducción de emisiones, se les van a unir otras muchas iniciativas derivadas de los planes de recuperación COVID19 que se están articulando en muchos de los países.

Aprovechar los criterios ambientales en licitaciones

La tendencia en la licitación pública es la de premiar aquellas propuestas en las que se favorezca la sostenibilidad ambiental.

Esto lleva a que se introduzcan en los criterios de adjudicación y de valoración, cuestiones como la reducción del nivel de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) o el empleo de medidas de eficiencia energética.

La economía circular requiere de la compra publica verde para desarrollarse

Beneficios medioambientales y socioeconómicos

A los beneficios directos e indirectos de gestionar íntegramente la huella de carbono para nuestra organización están ligados numerosos beneficios medioambientales y socioeconómicos de mayor alcance.

La disminución de las emisiones de GEI es el más directo, lo que a su vez tiene como consecuencia directa la contribución a la mitigación del cambio climático.

Si además, la compensación se realiza a través de proyectos enmarcados en el sector de la bioeconomía, se desprenden una serie de beneficios relacionados con la preservación y el fomento de los servicios ecosistémicos tales como:

  • Mejora en la calidad del aire
  • Mitigación del cambio climático
  • Protección de los suelos
  • Regulación hídrica
  • Conservación de la biodiversidad
  • Prevención de catástrofes
  • Protección de asentamientos y bienes culturales
  • Empleo en el medio rural

Si te ha gustado este tema y quieres profundizar en la gestión de la huella de carbono en tu organización te invitamos a accedas a documento titulado Audita, reduce y compensa: Manual práctico de gestión de huella de carbono a través de sumideros forestales para empresas, organizaciones y entidades de los sectores difusos, y disponible en nuestro fondo documental ecointeligente.

Ricardo Estévez

Mi verbo favorito es avanzar. Referente en usos innovadores de TIC + Marketing. Bulldozer sostenible, fundador de ecointeligencia y director de TIMUR

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.