El cambio climático y el sector hotelero

Hotel con jardines verticalesEs tiempo de vacaciones y los hoteles están en pleno apogeo. Grandes instalaciones preparadas para ofrecernos el mayor número de comodidades. Todo ello con el consiguiente gasto energético. Si bien todas las actividades empresariales inciden en mayor o menor medida en el cambio climático, tenemos que decir que aunque el sector hotelero tiene un impacto limitado en comparación con el transporte y la industria, su consumo de energía para iluminación, ascensores, bombeo de agua, aire acondicionado y la maquinaria eléctrica de cocinas, lavandería y zonas de ocio genera emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) y por tanto incide en el cambio climático.

Según la Organización Mundial de Turismo (OMT), el turismo es actualmente el sector económico de mayor expansión en el planeta. La Unión Europea recibe más de la mitad de estos ingresos turísticos mundiales y supone el 5% de su PIB y de sus empleos.

En España, el turismo alcanza una importancia especialmente significativa ya que de un 10% a un 12% del PIB corresponde al sector turístico. España es la segunda potencia turística mundial tanto por la entrada de visitantes como por ingresos. El sector hotelero es una pieza vital en el conjunto del sector turístico. En España hay 13.430 establecimientos hoteleros y en 2010 empleaban a más de 150.000 personas.

El sector hotelero se incluye en el inventario de emisiones de la categoría SNAP 02: Combustión estacionaria no industrial que engloba servicios, residencial y agrario. Este grupo que representaba en 2009 un 7,6% sobre el total, ha sufrido un incremento de sus emisiones del orden de 1,4 millones de toneladas de CO2 equivalentes pasando a representar en el año 2010 el 8,3% del total del inventario.

Este aumento porcentual del 5,2% en las emisiones del sector comercial viene esencialmente determinado por el incremento en el consumo de gas natural en el conjunto de los sectores residencial y servicios. Estos datos evidencian la necesidad de reducir las emisiones de CO2 en el sector. Reducción que además de ser necesario para el cumplimiento por parte de España del compromiso adquirido en Kioto, contribuirá a ahorrar costes y mejora la imagen de las empresas y los servicios que prestan.

Hotel con instalación renovable solar fotovoltaica

Para invertir esta situación, las empresas deben aplicar de forma planificada proyectos de reducción de su huella de carbono basados fundamentalmente en mejorar la eficiencia energética incluso más allá de la implantación de medidas tecnológicas.

Los principales consumos de energía en los hoteles están asociados a la iluminación , la calefacción y aire acondicionado

En los hoteles el coste de la energía supone en torno al 6% del total de los costes de explotación. En la medida en que es posible lograr ahorros por este concepto de entre un 20% y un 40% de media, su reducción permite incrementar los márgenes, lo que se traduce de forma directa en un incremento del beneficio sin necesidad de aumentar las ventas.

En un contexto económico en el que los hoteles tratan de ajustar sus costes operativos para hacer frente a la actual coyuntura económica, las actuaciones de eficiencia energética además de contribuir a la lucha frente al cambio climático ofrece beneficios para el sector hotelero en términos de reducción de costes.

Os dejamos con un vídeo donde se muestra un ejemplo de cómo se están orientando los líderes del sector:

Ricardo Estévez

Mi verbo favorito es avanzar. Referente en usos innovadores de TIC + Marketing. Bulldozer sostenible, fundador de ecointeligencia y director de TIMUR

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar menú