Gotland, la isla de las zanahorias

Zanahorias baby de Gotland (Suecia)

Esta isla de unos 57.000 habitantes está situada en el mar Báltico, enfrente de la costa sudeste de Suecia a 90 kilómetros de distancia de tierra firme. Al comenzar este siglo, los habitantes de Gotland comenzaron a buscar maneras de prosperar dentro de economía global. Centrados en el turismo, la población local se multiplica por 10 durante el verano para luego mantenerse baja durante el resto del año.

Con la intención de procurar un futuro a las generaciones venideras, su idea fue proyectar una comunidad sostenible, en armonía con los recursos de la tierra y su patrimonio histórico.

Cualquier observador en busca de oportunidades de desarrollo se fijaría de inmediato en el paisaje agrícola. La introducción de la remolacha azucarera hace 100 años fue bastante exitosa para crear una nueva industria. Pero la falta de una economía de escala adecuada hizo que la producción de azúcar cesara al consolidarse la globalización. A priori, parece que había pocos incentivos para las zanahorias. Famosas por su color arenoso, las zanahorias de Gotland adquieren un sabor excelente en el suelo alcalino de la isla. La cuestión es que vender zanahorias desde una isla en medio del Báltico puede ser todo un desafío. Además era corriente que los proveedores de los supermercados rechazaran una parte importante de la cosecha por no cumplir con los rigurosos criterios de selección.

Los involucrados concibieron una solución innovadora que sacaba partido del flujo natural de nutrientes a la vez que generaba valor añadido y empleo. Esta consistía en la elaboración de un producto simple: la tarta de zanahoria. Con materia prima fresca y abundante se empezó a elaborar una deliciosa tarta de zanahoria que se congelaba después de ser horneada.

Las tartas de Gotland tienen mucha demanda en toda Suecia y en mercados tan lejanos como el asiático

La siguiente iniciativa perseguía aprovechar la cosecha entera. Un grupo de inversores locales acometió el diseño y construcción de un centro de clasificación de zanahorias donde todas la cosecha se podía almacenarse, clasificarse y procesarse. Curiosamente, las zanahorias baby limpias y envasadas se vendían cuatro veces más que las de tamaño estándar. Las zanahorias más grandes no se envasan, sino que se destinan a zumo de zanahoria, un nicho de mercado muy rentable. La pulpa de zanahoria triturada no se desecha, sino que es un alimento ideal para los cerdos.

La clasificación de la cosecha de zanahorias para aumentar su valor planteaba grandes retos. La maquinaria no podía dar abasto si el volumen total no se distribuía a lo largo de todo el año en vez de concentrarse en los seis meses de la temporada de recolección. Sin embargo, procesar la cosecha a lo largo de doce meses requería refrigerar al almacén a una temperatura constante de 0º C. Cuando el elemento persuasivo de un mejor precio apoyó la viabilidad de la empresa, el siguiente reto fue satisfacer la enorme demanda energética que exigía la operación.

Energía eólica en la isla de Gotland (Suecia)

Con los estudios pertinente se decidió asumir alimentar la instalación únicamente con energía eólica, en todas sus operaciones: almacenamiento, clasificación, procesamiento, envasado y venta en segmentos de mercado (como las tartas de zanahoria ultracongeladas).

El capital invertido en energía eólica se amortizó fácilmente gracias a las exportaciones

Se estima que el empleo total, directo e indirecto, se eleva a 250 puestos de trabajo. El replanteamiento del negocio de las zanahorias generó empleo, recortó costes y mostró a los habitantes de Gotland una vía progresiva hacia la generación de empleo y la seguridad económica.

Además de ser escenario de la conocida serie infantil de televisión Pippi Långstrump, Gotland se ha hecho famosa por sus zanahorias. Pero hay otros ejemplos muy ilustrativos como la combinación de pan y cerveza. La cervecería de la isla suministra una cerveza excelente a la población local y el grano que sobra del proceso se transporta hasta la panadería local donde se transforma en pan.

Estos y otros casos hacen que los ciudadanos de Gotland estén muy por delante del resto en prácticas sostenibles de lo que conocemos como Economía Azul.

Ricardo Estévez

Mi verbo favorito es avanzar. Referente en usos innovadores de TIC + Marketing. Bulldozer sostenible, fundador de ecointeligencia y director de TIMUR

Esta entrada tiene 0 comentarios

    1. Me ha sorprendido mucho el artículo, sobre todo porque viviendo en Visby (capital de Gotland) jamás he probado una tarta de zanahoria. Si he probado las tartas de azafrán que es de color anaranjado, por lo que creo que pudiera ser que está equivocado el artículo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar menú