¿En qué consiste el turismo circular?

En estos momentos de crisis global debemos apostar por un desarrollo sostenible (en sus 3 vertientes) que involucre a sectores de actividad que habitualmente no son de los que nos vienen a la cabeza cuando pensamos en la economía circular. En este caso vamos a hablar del turismo.

El turismo circular protege el entorno natural

El desarrollo de la economía circular en los destinos inteligentes y en las empresas del sector turístico cobra cada vez más importancia porque son vitales la reducción de los impactos ambientales, la conservación del entorno y el desarrollo local.

Debido a los efectos de la pandemia del Covid-19, el sector turístico va a sufrir mucho para recuperarse, planteándose como una alternativa una nueva definición de los modelos de negocio que operan en el sector.

Podemos definir el turismo circular como el modelo turístico que permite no sólo la protección del patrimonio cultural y natural a través de la disminución de extracción de recursos y de la reducción de las externalidades negativas, sino también la regeneración del capital natural del territorio, lo que permite contar con destinos turísticos líderes en calidad e innovación.

Así, después de esta definición parece evidente que la introducción del modelo de economía circular en el sector turístico para por considerar y adaptar los principios y estrategias circulares que ya conocemos a dicho sector.

Si pensamos en las estrategias clave para la articulación del turismo circular encontramos las siguientes:

Diseño circular

Como sabemos, hablamos de eliminar el concepto de residuo desde la concepción o el diseño de productos y servicios.

El diseño circular es el diseño sostenible de un ciclo en el que los recursos se circulan continuamente en el ciclo productivo a través de la reutilización y eventualmente el reciclaje. Estos ciclos pueden ser el biológico o el técnico.

Uso de recursos renovables

Utilizar recursos de fuentes renovables y con el menor impacto posible en el medio ambiente.

Dicha estrategia trata de sustituir el uso de energías procedentes de fuentes fósiles por la adopción de energías renovables, es decir, aquellas que provienen de recursos naturales que no se agotan y a los que se puede recurrir de manera permanente.

Campo de energía eólica en Albacete (España)

Del mismo modo, se busca sustituir el uso de recursos no biodegradables de un solo uso por recursos reutilizables o que provengan de los materiales de otro producto para evitar el uso de nuevas materias.

Nuevos modelos de negocio

Se propone un cambio de modelo, de la venta al alquiler, y la generación de recursos a partir de lo que antes era un residuo.

Implementar el modelo circular implica el desarrollo de modelos de negocio innovadores que crean valor a través de la restauración, regeneración y reutilización de recursos, así como nuevos modelos de consumo como pueden ser alquilar o compartir.

Es decir, moverse lejos de las ideas tradicionales de propiedad hacia las economías compartidas o de servicio.

Reutilización de materiales

Pensar a nivel sistémico: lo que ahora es considerado residuo puede ser un recurso mal ubicado.

La reutilización permite utilizar productos que de otro modo serían desechados, y darles un uso igual o diferente a aquel para el que fueron creados. De este modo, más productos vuelven a ser utilizados, evitando la generación de desperdicios.

Reciclaje como última opción

Si repasamos lo que se conoce como jerarquía multierre, veremos que el objetivo del reciclaje es convertir residuos en nuevos recursos o materia prima para su posterior utilización.

El reciclaje permite reducir el consumo de materias primas vírgenes, además de reducir el uso de energía y agua, así como las emisiones de gases de efecto invernadero en comparación con el uso de vertederos y la producción de nuevos materiales.

No obstante, debemos reiterar que el reciclaje supone una alternativa posterior a la posibilidades de rechazar, reducir, reutilizar, reparar o redistribuir un producto, pues conlleva su destrucción y una potencial pérdida de valor, ya que la inmensa mayoría del reciclaje es lo que se denomina como infraciclaje (downcycling).

La accesibilidad es un eje imprescindible del destino turístico inteligente

Este nuevo planteamiento del turismo circular ofrece a las economías que dependen del turismo, como es el caso de España, unas oportunidades que no se están aprovechando y que pueden marcar una transición que asegure la persistencia del sector dentro de un marco sostenible y responsable con el Planeta.

Quizás nos encontremos en un momento crítico en el que no podamos volver al modelo turístico que conocemos debido al cambio de contexto sufrido por el coronavirus y a las nuevas exigencias que van a llegar relacionadas con la sostenibilidad y el medio ambiente.

Los países que quieran liderar el sector turístico deberán reformular sus modelos para apostar por la innovación, calidad y el valor que se aporta a ciudadanos y turistas, más allá de eslóganes y planes grandilocuentes plagados de intereses políticos.

En este sentido, las potencias turísticas mundiales están incluyendo en sus estrategias relacionadas con el desarrollo sostenible y la economía circular planes que tengan la capacidad la capacidad de desencadenar y estimular ese cambio de modelo económico, que además sea capaz de arrastrar y regenerar otros sectores de la economía.

Y tu, ¿te unes a otra manera de entender el turismo, alejada del actual modelo insostenible y depredador?

Ricardo Estévez

Mi verbo favorito es avanzar. Referente en usos innovadores de TIC + Marketing. Bulldozer sostenible, fundador de ecointeligencia y director de TIMUR

Esta entrada tiene un comentario

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.