Territorios que apuestan por la economía circular: Amsterdam

En nuestro interés por seguir mostrando ejemplos motivadores que nos guíen en la tan necesaria transición al modelo de economía circular, vamos a iniciar una serie desde otro punto de vista, en este caso, el del territorio.

Amsterdam afronta el reto de la economía circular desde 2011

Empezamos con una ciudad, Amsterdam (Holanda), de la que ya nos hemos ocupado en otras ocasiones y que destaca por su perfil ecointeligente de smart city.

Ocupando una extensión de 219 Km2 y con una población que supera los 800.000 habitantes, la capital holandesa decidió en 2011 desarrollar un plan sobre la economía circular para reforzar su compromiso con la sostenibilidad y basado en nuestro adorado concepto cradle to cradle (de la cuna a la cuna).

La estrategia elegida se centró en analizar ciertos flujos, como son alimentos, nutrientes, residuos, agua, electricidad y calor, para localizar sinergias por medio de la información que podían suministrar los distintos servicios municipales.

Este trabajo ha fructificado en el diseño de lo que denominan como cartas temáticas, donde destacan especialmente la de agua y la de nutrientes, así como la de energía y la de agricultura.

Estas cartas ofrecen una visión general de las oportunidades de desarrollo de una economía circular a partir de las iniciativas existentes

Fue a principios de 2016 cuando se publicó Circular Amsterdam: A vision and action agenda for the city and metropolitan area.

Circular Amsterdam: A vision and action agenda for the city and metropolitan area

Este documento que se basa en lo que se conoce como un examen circular de la ciudad (city circle scan) y que se desarrolla en 4 fases:

  1. Análisis de los principales flujos de materiales y energía, así como los niveles de empleo en los sectores económicos de la región.
  2. Análisis de las cadenas de valor que conectan varios sectores dentro de Amsterdam. Los resultados se discutieron durante una mesa redonda abierta a todos los interesados y representantes del municipio, lo que dio como resultado la realización de un análisis detallado de la cadena de la construcción y de la cadena de los residuos orgánicos.
  3. Exploración de las 2 cadenas en un escenario futuro ideal de economía circular.
  4. Elaboración de un programa de acción y de un plan de trabajo.

En este estudio también se desarrollaron 2 escenarios concretos.

El primero relacionado con el sector de la construcción, y en el que se formularon 4 estrategias de mejora de la economía circular:

  1. El diseño sostenible ecointeligente, con vista a conseguir una construcción más adecuada para la reutilización.
  2. El derribo de construcciones y edificaciones y la separación de los flujos de residuos.
  3. La reutilización y el reciclado de alto valor de materiales y componentes.
  4. El intercambio de mercancías y bienes entre los agentes del mercado.

Y el segundo relativo al sector de los residuos orgánicos, donde también se formularon 4 estrategias inspiradoras:

  1. Un eje central para la valorización de flujos de residuos orgánicos procedentes tanto de los hogares como de la industria.
  2. La separación inteligente de residuos, incluida la posibilidad de disponer de logística inversa.
  3. La conexión en cascada de los flujos orgánicos.
  4. La recuperación de nutrientes esenciales para cerrar el ciclo de los nutrientes.

Amsterdam, ciudad comprometida con la sostenibilidad y el medio ambiente

Como veis todo muy en línea con lo que venimos viendo alrededor de la economía circular, y que puede servir de ejemplo a otros territorios preocupados por su sostenibilidad y que quieran dar el paso para diseñar e implementar programas para dejar de lado el adictivo modelo lineal basado en el dañino fabricar-usar-tirar.

¿Conoces alguna iniciativa cercana parecida a la de Amsterdam?

, , , , , , , , ,

No hay comentarios.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.