Logística 4.0: la revolución llega a la cadena de suministro

Si estás familiarizado con el concepto de Industria 4.0 seguramente conocerás otro término que lo complementa y lo especializa. Hablamos de la Logística 4.0.

Logística 4.0 lleva la digitalización a la cadena de suministro

Recordemos que Industria 4.0, también denominada Cuarta Revolución Industrial, consiste en emplear de forma intensiva las nuevas Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) en la industria.

Esta propuesta de llevar tecnologías inteligentes al plano industrial inspira una nueva forma de hacer logística, en la que se reinventa el modo en que los productos llegan hasta los clientes.

Entendemos por la logística 4.0 una logística actualizada y profundamente digitalizada e interconectada, y que no se limita únicamente al transporte, sino que abarca toda la cadena de suministro.

Por lo tanto, esta nueva logística potencia una comunicación directa entre instalaciones, equipamiento, mercancía y personas, eliminado las islas de información e integrando todos los recursos.

Hablar de logística 4.0 es hablar de incorporar a sus procedimientos tecnologías habilitadoras como Business Intelligence, Big Data, Machine Learning o Cloud Computing, pero ¿cómo vemos reflejada esta revolución en la logística?

Ante una cadena de suministro que requiere ser más efectiva y eficiente, aparece como una oportunidad la incorporación de herramientas digitales que permitan un paso significativo tanto en productividad como en conectividad.

En el centro de este salto revolucionario, están los datos. Aquí es donde la Ciencia de Datos, ejemplarizada por el Business Intelligence, nos proporciona capacidades informáticas de acceso y análisis de la información que permiten optimizar la toma de decisiones y aprovechar los recursos al máximo.

Un paso más en este sentido es el Big Data. Esta disciplina ha supuesto un importante avance a la hora de aprovechar las cantidades ingentes de datos que genera la propia cadena de suministro.

Gracias a sistemas y aplicaciones de recolección y tratamiento de estos volúmenes de información que hasta hace poco no se podían aprovechar, los operadores logísticos pueden elaborar patrones de previsión de la demanda y anticiparse a las necesidades de los clientes.

En este punto es donde aparecen tecnologías como la Inteligencia Artificial y el Machine Learning (como una especialización de la primera) que nos pueden ayudar en todo este complejo proceso de interpretar de datos e inferir modelos.

El potencial de estas nuevas técnicas basadas en el aprendizaje automático (machine learning) permiten descubrir importantes factores de mejora. Hablamos de cuestiones como detectar clientes potenciales, predecir nuevas tendencias, decidir emplazamientos de almacenes o configurar las ubicaciones dentro de los mismos.

Otra tecnología que va a tener un amplio desarrollo entre las empresas de logística es Internet de las Cosas (Internet of Things – IoT).

El uso masivo de dispositivos conectados entre sí, ha abierto un mundo de posibilidades en el sector. La implementación generalizada de sensores IoT permite conectar camiones, barcos y almacenes con Internet.

Por ejemplo, este despliegue permite informar sobre la geolocalización o las condiciones ambientales (temperatura, humedad y presión) en las que se encuentran bienes y productos

Así, IoT nos sirve información que nos proporciona visibilidad de las operaciones y tener un mayor conocimiento sobre cómo o dónde realizar mejoras. Esto da como resultado una gestión más eficiente de procesos, mercancías e incidencias.

La robótica es una tecnología habilitadora digital

Además de este foco en el dato, en su procesado y en nuevas formas de capturarlo, también tenemos otras tecnologías habilitadoras disruptivas. Sistemas de localización en interiores (Indoor Positioning System – IPS), realidad aumentada (Augmented Reality – AR), optimizadores de rutas, robots que operan con el inventario, sistemas avanzados de trazabilidad en cualquier punto de la cadena de suministro, o la computación en la nube (Cloud Computing) son algunas de las nuevas tecnologías que están impulsando esta revolución en la logística.

Esto propicia que encontremos interesantes soluciones de vanguardia enclavadas en la transformación digital que supone el paradigma de la Industria 4.0, que aúnan, por ejemplo, las posibilidades de la realidad aumentada (RA), el posicionamiento de interiores (IPS) y la computación en la nube (cloud) para ayudar a la gestión y organización de cualquier tipo de almacén logístico.

Desarrollando este caso, podemos ver que la realidad aumentada (AR) proporciona una visión directa o indirecta a través de dispositivos móviles, como tabletas y teléfonos inteligentes, o dispositivos de Tecnología Vestible (wearables) como las gafas inteligentes (smart glass), donde los elementos del entorno físico se combinan con otros virtuales para la crear de una realidad mixta en tiempo real.

Hablamos de que el entorno real se correspondería con las instalaciones de nuestro almacén logístico, y el entorno virtual que sería la incorporación de toda la información necesaria para la gestión del propio almacén.

Con respecto al posicionamiento en interiores (IPS), en la actualidad existen varias líneas de intenso desarrollo. Podemos encontrar soluciones basadas en el uso de balizas (beacons) con tecnología BLE (Bluetooth Low Energy), otras que emplean la precisión del Ultra – Wideband (UWB), y otras que cuentan con la madurez de los sistemas de radiofrecuencia (RFID).

El posicionamiento en interiores es una área de innovación en la logística 4.0

La incorporación a estas soluciones de la computación en la nube va de la mano del auge de los dispositivos móviles y los wearables. La movilidad desde su propia concepción se basa en la nube, ocupándose de la información generada por los dispositivos y de su procesamiento operativo y estadístico.

Así, la computación en la nube posibilita la ubicuidad del servicio, pudiendo centralizar su provisión, seguridad e interoperatividad.

Como vemos, los escenarios revolucionarios que ofrece la Logística 4.0 son numerosos, empujando en la dirección de la reducción de costes, tiempos de respuesta más cortos o la mejora de la rentabilidad.

En esta nueva era en la que tecnología y personas deben ir de la mano, la adopción de estas nuevas herramientas sin duda marcará la diferencia entre empresas en los próximos años.

La logística no es ajena a estos cambios y está lista para adaptarse y aprovechar las oportunidades que ofrece el paradigma 4.0.

Ricardo Estévez

Mi verbo favorito es avanzar. Referente en usos innovadores de TIC + Marketing. Bulldozer sostenible, fundador de ecointeligencia y director de TIMUR

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.