La eficiencia energética y sus oportunidades de negocio

La transición energética hacia una economía descarbonizada va a requerir tanto el desarrollo de fuentes de energías renovables como la mejora de la eficiencia energética.

La eficiencia energética ofrece oportunidades de negocio en las ciudades

En este sentido, los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), en concreto el nº 7, persiguen aumentar el uso de energías renovables en detrimento de los combustibles fósiles, que actualmente sostienen en gran medida la economía global, y fomentar la eficiencia energética, creando una economía completamente sostenible con bajas emisiones de gases de efecto invernadero (GEI).

Este foco permite que surjan numerosas oportunidades de negocio sostenibles orientadas a conseguir ahorros de mano de la eficiencia energética.

En esta ocasión nos vamos a fijar en un modelo con gran potencial asociado a la eficiencia energética que es el de los servicios energéticos.

Aquí juega un papel fundamental la denominada Empresa de Servicios Energéticos (ESE), también conocida como Energy Service Company (ESCo), y cuya actividad consiste en desarrollar proyectos para proporcionar ahorros de energía a diversos tipos de clientes.

La ESE obtiene sus ingresos como una parte de los ahorros conseguidos

El contrato de rendimiento energético, existente entre la compañía y el cliente, garantiza los ahorros de energía a obtener. A través de este contrato la ESE recibe los ahorros o parte de ellos como pago por la implementación de medidas para la mejora de la eficiencia.

Se puede decir que la ESE tiene condicionado el pago de los servicios prestados a la obtención real de ahorros de energía y pueden asumir total o parcialmente el riesgo técnico y económico del proyecto.

Esta es la razón por la cual el retorno de la inversión depende en gran medida de las mejoras realizadas, y por tanto, de las tecnologías que se utilizan.

La eficiencia energética tiene oportunidades de negocio en el ámbito de la industria

Para el éxito de un proyecto de eficiencia energética es necesario partir de una buena base, es decir, haber ejecutado un diagnóstico energético lo más preciso posible que permita identificar los ahorros potenciales de la instalación o proceso y, por otro lado, establecer una serie de mecanismos que permitan el control y la verificación de las medidas o mejoras implantadas.

De esta forma, se pueden confirmar los ahorros energéticos y tomar las medidas de mantenimiento y corrección más oportunas.

Para llevar a cabo un proyecto ESE, la financiación del proyecto cobra un papel protagonista, hasta el punto de condicionar las modalidades de contrato.

Cada vez es más común en el mercado ESE contar con un seguro de ahorro energético, que garantice los ahorros prometidos, de esta forma se aportar más confianza al cliente si cabe.

Dicho esto, entre los modelos de contrato de rendimiento energético más comunes podemos destacar los siguientes:

1. Energy Performance Contracting (EPC). Contratos de rendimiento con ahorros garantizados

Con este contrato, la ESE asume el riesgo técnico, pero no asume ningún riesgo financiero.

Es decir, es el usuario el que hace la inversión inicial, pero bajo la seguridad de que es la ESE la encargada de asegurar el rendimiento de la herramienta instalada.

Suele estar dirigido a grandes consumidores, ya que han de hacerse cargo de la financiación.

2. Energy Performance Contracting (EPC). Contratos de rendimiento con ahorros compartidos

En este caso la ESE y el cliente se reparten los ahorros obtenidos por las mejoras de eficiencia.

La ESE asesora y lleva a cabo las inversiones, obteniendo un porcentaje fijo predeterminado de los ahorros económicos que se produzcan.

La ESE se encarga de la integración, de la gestión energética, del mantenimiento, la garantía, las obras de mejora y de la renovación de instalaciones y de inversiones.

Este contrato suele ser atractivo para el consumidor, ya que no tiene que hacer frente a la inversión inicial.

3. Energy Supply Contracting (ESC). Contratos de Suministro con ahorros garantizados

En este caso, se fija un nivel de ahorro garantizado y, por tanto, la ESE asume casi todo el riesgo.

Las empresas tienen en cuenta todos los aspectos que intervienen, incluso el uso de los ocupantes de las viviendas de los recursos.

Para el propietario de la vivienda es muy interesante, ya que sabe de antemano el beneficio que le va a aportar el proyecto.

Sin embargo, las diferentes tipologías de cliente y sus necesidades establecen las condiciones contractuales particulares de los servicios ofrecidos, existiendo una amplia gama de contratos, más allá de los anteriores que son los más comunes. También existen diferentes tipos de contratos si entra en juego las Administraciones Públicas.

En el ámbito internacional, hay que destacar la aportación del informe Regulatory Indicators for Sustainable Energy (RISE), el cual el cual tiene como objeto servir de guía para los gobiernos para determinar si cuentan con un marco regulatorio y de políticas de energía sostenible favorable.

Este informe evalúa a más de un centenar países en relación a 3 aspectos:

  1. El acceso a la energía
  2. La eficiencia energética
  3. La integración de las energías renovables

Estos indicadores se evalúan sobre 100 puntos, ponderándolos de cara a obtener una puntuación total por cada país analizado.

El ranking del RISE 2018 (último publicado) en lo relativo a la eficiencia energética lo encabezan Italia, Canadá y Corea del Sur. Por su parte, Serbia, Emiratos Árabes Unidos y Vietnam son los que más han mejorado en el periodo 2010 – 2017. España se encuentra en un discreto puesto nº 29.

La eficiencia energética a nivel mundial en el informe RISE 2018

Para finalizar, comentar que el desarrollo de la eficiencia energética requiere de planes y de normativa que fomente estos modelos y oportunidades de negocio en los distintos ámbitos de actividad.

Actualmente la mayoría de las regiones del mundo disponen de planes de apoyo a la eficiencia energética destinados a distintos tipos de entidades y organizaciones con el fin de que se apueste por tecnologías ecointeligentes que reduzcan el consumo energético y pongan en marcha proyectos que contribuyan a llevar la energía a las comunidades locales más desfavorecidas.

Ricardo Estévez

Mi verbo favorito es avanzar. Referente en usos innovadores de TIC + Marketing. Bulldozer sostenible, fundador de ecointeligencia y director de TIMUR

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.