¿Cómo puede contribuir el Big Data a la sostenibilidad?

Cuando presentamos los pilares de lo que se conoce como Industria 4.0, nombramos al Big Data como el primero de ellos. Esto nos da idea de la importancia que tiene este concepto dentro del diseño, en particular, y de la sostenibilidad, en general.

El movimiento open data nos lleva al open goverment

Si recordamos el Big Data es ese proceso informático de ingentes cantidades de datos, que proceden de muchas fuentes diferentes y que, tras su análisis, posibilita una mejor toma de decisiones.

En la actualidad, generamos más datos en dos días que toda la información de la Humanidad acumulada en los últimos 2000 años

Y son dos las características principales. Una es el gran volumen, y la otras es su naturaleza heterogénea. Se estima que un 90% de los datos generados por Internet de las Cosas (IoT) es no estructurado . Nos referimos a información de tipo multimedia (imágenes, vídeos y sonidos) y lecturas de todo tipo de sensores, principalmente.

Estos dos aspectos cuadran con los escenarios que se están configurando para abordar algunos de los problemas que amenazan la sostenibilidad del Planeta, y donde el Big Data puede ser una herramienta fundamental.

La aplicación 5D Smart City ejemplo de uso del Open Data

Cuando hemos hablado de la Smart City y los servicios que contempla, el Big Data aparecía en la mayoría de los campos de actuación. Y es que tal como nos explica en detalle 1and1, el Big Data nos ofrece un sinfín de posibilidades.

Desde los sistemas de distribución de energía, donde el Big Data proporciona una mejor gestión que se traduce en un mejor servicio y en grandes ahorros para las empresas energéticas, pasando por la sincronización de las señales de tráfico para reducir la congestión, los aeropuertos que recopilan datos de los aviones para aumentar la eficiencia de los equipos de recepción en tierra, y los gestores de edificios que utilizan el análisis de datos para reducir el uso de energía en porcentajes de dos dígitos.

Pero, pongamos el caso, ¿podría el Big Data alimentar al mundo? Esto sería dejar de centrarse en la eficiencia para saltar a la eficacia.

El reto sería alimentar a más de mil millones de personas que pasan hambre. Más todos los que, desgraciadamente, se unirán a esta cifra según se estima que crezca la población mundial de aquí a 2050.

La FAO estima que el suministro mundial de alimentos tendrá que aumentar un 70% en los próximos 35 años

¿Y cómo puede participar el Big Data en este gran desafío? Una de las posibilidades sería aplicarlo para obtener y procesar la gran cantidad de información incrustada en la genética de las semillas.

Ciertas actividades son insostenibles y deben ser replanteadas

Descifrar y mezclar esta información con otra procedente de datos meteorológicos y de los suelos, posibilitaría la formulación de planes de siembra óptimos en función de infinidad de variables. Estos sistemas de información ayudarían a los agricultores a aumentar el rendimiento de sus cosechas con menos agua, menos fertilizantes y menos energía.

Los críticos de este tipo de herramientas, basadas en el uso intensivo de información, aluden frecuentemente a la falta de seguridad y el riesgo que conlleva para nuestra privacidad. Y es que son muchos los datos de nuestras pautas de consumo las que se tendrían que tratar, dando lugar a un bocado apetitoso para ciertas empresas y piratas informáticos.

En resumen, no cabe duda que el Big Data está llamado a jugar un papel importante en el desarrollo de soluciones en pro de la sostenibilidad, como esbozado en el ejemplo de cómo alimentar a la creciente población mundial.

¡Y esto es solo el comienzo!

, , , , , , ,

No hay comentarios.

Deja un comentario