5 capacidades para liderar la economía circular

Además de modelos de negocio y tecnologías, la adopción de un modelo circular requiere también que los líderes que se quieran unir a este movimiento demuestren una serie de capacidades especialmente importantes para este paradigma.

IKEA apuesta por el diseño sostenible para liderar el mercado

Identificamos 5 capacidades que debe tener el líder circular:

1. Integrar la colaboración en la estrategia

La economía circular exige un cambio profundo en la planificación y la definición de la estrategia de negocio, desde maximizar la producción y el margen de venta hasta participar en ciclos continuos de productos y servicios para aumentar los ingresos.

Para ello, no basta con centrarse en la definición de las actividades fundamentales de la empresa, sino que también hay que colaborar en redes circulares con proveedores, fabricantes, minoristas, proveedores de servicios y clientes.

De alguna manera, es necesario involucrar a toda la cadena de valor para comprender dónde y cómo se puede generar valor y desarrollar actividades basándose en dicha información

La multinacional de electrónica Philips está rediseñando sus productos y estudiando cómo aprovechar el valor residual. Además, está pasando de un modelo de negocio basado en transacciones a otro basado en relaciones, lo que implica una relación más estrecha con clientes y proveedores.

2. Diseño sostenible de principio a fin

En una economía circular la innovación y el desarrollo de productos son diferentes, puesto que la prioridad ahora no es diseñar para un solo ciclo de vida sino para muchos ciclos y usuarios, además de optimizar los efectos medioambientales de los materiales empleados.

Los aspectos más importantes del diseño del producto y los principales retos a los que las empresas se enfrentan son la adaptación de productos para generar ingresos no solo en el punto de venta, sino también durante el uso (por ejemplo, en mantener, actualizar y compartir), así como la búsqueda del bajo coste de la cadena de retorno y la reelaboración (por ejemplo, a través de la modularidad, trazabilidad y normalización).

Por lo que respecta al software, las empresas necesitan buenas capacidades de gestión del ciclo de vida de productos, mediante la extensión del alcance de los sistemas para que incluyan también actividades de reparación, servicio y retorno.

La ecoinnovación y su metodología de aplicación produce resultados ecointeligentes

Empresas como Kingfisher utilizan la economía circular como motor de innovación y de crecimiento futuro, esperando llegar a 1.000 productos con certificación Cradle to Cradle en 2020.

3. Compromiso con la sostenibilidad

En el aprovisionamiento y producción, las empresas deben tener en cuenta si los materiales que se usan en los diseños de productos son renovables o reutilizables, así como su toxicidad y huella medioambiental.

No basta con que la producción sea eficiente, sino que es preciso que no se pierdan recursos en el proceso y que la empresa pueda incrementar y mantener los volúmenes con las cadenas de retorno

Este último aspecto suele requerir compras a muchos pequeños proveedores de distinto tipo, en lugar de compras a gran escala a unos pocos proveedores. Para eso se necesita flexibilidad en la producción, de modo que recursos de distintos orígenes y calidades se puedan usar para elaborar productos, en lugar de desecharlos o incinerarlos.

IKEA es uno de los líderes en el aprovisionamiento y la producción, entre cuyos objetivos figura ser independiente de los recursos, empleando únicamente los que ofrece el Planeta y fomentando la reutilización de todos los residuos.

4. Comprender como se usa el producto

En cuanto a las actividades de cara al cliente, las ventas y el marketing no podrán dedicarse solo a generar demanda y cumplir los requisitos de los clientes, sino que además deberán generar más ingresos con el uso de productos y servicios, en lugar de con su compra.

También tendrán que desarrollar nuevas formas de convencer a los clientes de que usen y desechen sus productos correctamente, sobre todo si adoptan modelos basados en servicio en los que los clientes no son los propietarios de un producto, por lo que tienen menos motivos para cuidarlo.

Modelos de negocio de la economía circular: producto como servicio

Del mismo modo, el servicio posventa seguirá garantizando los niveles de servicio, vendiendo repuestos y gestionando proveedores, pero también deberá tener una participación mucho más activa en la gestión del ciclo de vida del producto para maximizar el valor retenido.

En general, el objetivo de las ventas y el marketing en una economía circular es comprender mejor la fase de uso de los productos e identificar preferencias en los mercados, de modo que sea posible adaptar los productos y servicios para un uso circular.

5. Extender la relación

Al final del proceso, y sosteniendo la totalidad del ciclo, se encuentran las cadenas de logística inversa y retorno, o de eliminación y recogida.

Las principales prioridades en este ámbito seguirán siendo la reducción de los costes de logística y gestión de residuos, la retención de clientes con programas adecuados de devolución, y el cumplimiento de las normas oficiales.

No obstante, también tendrán que gestionar la recuperación / recompra de productos y facilitar su reutilización. Para ello será muy importante el control de calidad, así como una buena cadena de retorno y reprocesamiento.

Si te interesa lo que acabas de leer, puedes ampliar esta información sobre la economía circular y las capacidades que se requieren en el informe realizado por Accenture titulado La Ventaja Circular y disponible en nuestro fondo documental ecointeligente.

GuardarGuardar

GuardarGuardar

, , , , , , , ,

No hay comentarios.

Deja un comentario