COP23, pasa el tiempo y las soluciones no llegan

Es cierto. Ponemos demasiadas esperanzas en este tipo de cumbres. Pero es que nuestro Planeta necesita soluciones para luchar contra el cambio climáticos. Y las soluciones son pocas y tardan mucho en ponerse en marcha. Y el tiempo pasa. Quizás estemos cerca del punto de inflexión

COP23, cumbre climática celebrada en Bonn con tibios avances

Durante casi 2 semanas, se ha celebrado en Bonn (Alemania) la Cumbre del Clima COP23, que ha concluido con la aprobación de un documento en el que los países firmantes del Acuerdo de París se comprometieron a evaluar sus emisiones de CO2 en el año 2018.

Según el primer ministro de las Islas Fiji , presidente de la COP23, el texto aprobado en el último momento es un paso adelante para avanzar en la puesta en marcha del pacto alcanzado en 2015, si bien hay que ir más rápido en su implementación. Ya veis lo que os anticipaba en la introducción …

Fue precisamente el tema de la financiación el que retrasó la firma del documento final, ya que los países en vías de desarrollo exigieron a los desarrollados un calendario de 2 años en el que figuraran sus aportaciones de fondos.

COP23 celebrada en Bonn pero con presidencia de las Islas Fiji

Además, la cumbre tuvo que sortear el anuncio de Estados Unidos de retirarse del Acuerdo de París. Una postura inconsciente que está generando desconfianza ante la posibilidad de que cunda el pánico y otros países dejen de aportar fondos a la causa.

En los últimos días se dio forma a la iniciativa denominada Diálogo de Talanoa, un espacio diseñado para que los países rindan cuentas, a partir de 2018 y de cara a la próxima cumbre de Polonia, de cómo van a aumentar sus compromisos de reducción de emisiones nacionales para lograr el objetivo marco de mantener el aumento de temperatura global del Planeta por debajo de 2º.

Y, como hemos leído en algunos medios, parece que el mundo va a ser salvado o condenado por las acciones de las empresas.

La comunidad empresarial está pidiendo un sistema que asigne un precio del carbono, y se ha solicitado a los gobiernos que descubran formas de alinear los mecanismos de fijación de precios que brinden previsibilidad a las empresas para impulsar la acción climática.

A medida que se desarrolla el Acuerdo de París, las empresas se han convertido en socios plenos en la conformación de una economía inclusiva y próspera de bajas emisiones de carbono.

El 89% de las compañías más grandes y con mayores niveles de emisión del mundo tienen objetivos de emisiones de reducción de carbono, con una quinta parte de estas empresas contando estrategias de bajo carbono para 2030 y más allá.

Las más de 620 empresas que se han comprometido con la acción climática audaz como parte de la campaña de adopción de la coalición We Mean Business tienen una capitalización de mercado total de más 15,5 billones de dólares, donde destacan gigantes de la automoción como Volvo, VW, Mercedes-Benz y Renault.

También tuvo un papel destacado el VIII Foro de la Innovación Sostenible, el mayor evento enfocado en los negocios de la COP23, donde se ha debatido sobre sobre temas tan interesantes como los cambiantes modelos de negocios energéticos a raíz de las mayores oportunidades que las energías renovables en conjunción con las tecnologías de almacenamiento de energía, la transición a un transporte limpio y a una movilidad sostenible, el papel de la agricultura climáticamente inteligente, la mitigación de la contaminación atmosférica y la salud en las grandes ciudades, o las ciudades habitables y la infraestructura ecointeligente.

Manifestación que urgen a la descarbonización del Planeta

También nos gustaría destacar el foco que se ha hecho en la COP23 sobre la descarbonización. Han sido más de 20 países, con Reino Unido y Canadá a la cabeza, los que han materializado una nueva alianza para acelerar el crecimiento limpio y lograr la eliminación rápida y gradual del carbón como fuente de energía.

Denominada como Powering Past Coal Alliance se le han unido otros países como Austria, Francia, Finlandia, Italia, México y Países Bajos, además de empresas y organizaciones civiles que apuestan por la protección del clima.

Por ejemplo, Microsoft se ha comprometido a reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero un 75 % para 2030

Seis países han hecho su ratificación de la Enmienda de Doha, que establece el compromiso con el segundo periodo del Protocolo de Kioto. Estos son Alemania, Bélgica, Eslovaquia, España, Finlandia y Suecia. Hasta la fecha, son 90 los países que han ratificado la Enmienda de Doha.

Y ocho gobiernos anunciaron su ratificado de la Enmienda de Kigali del Protocolo de Montreal, un acuerdo sobre la eliminación progresiva de los hidrofluorocarburos ó HFC. Estos son: Alemania, Comoras, Eslovaquia, Finlandia, Luxemburgo, Maldivas, Reino Unido y la República Democrática Popular de Lao, lo que eleva a 19 el total de países que la apoyan.

Aunque esto y mucho más ha salido de esta cumbre, y organismos como el Fondo Mundial de la Naturaleza (WWF) reconocen el progreso alcanzado al sentar las bases para una lucha contra el cambio climático más ambiciosa, organizaciones como Intermon-Oxfam consideran que en la COP23 ha aportado muy pocos progresos y que se ha decepcionado a los países en vías de desarrollo al retrasar su apoyo financiero en concepto de daños medioambientales.

Lo dicho. Creemos que se acumula el trabajo para la próxima cumbre.

Y como siempre, ¡os mantendremos informados de lo que acontezca en la COP24 de Katowice (Polonia) en 2018!

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

, , , , , , , ,

No hay comentarios.

Deja un comentario