Ciudades verdes y brillantes

vista aérea de Vancouver (Canadá)

Conocimos este concepto de la mano de Alex Steffen cuando nos preguntábamos cómo van a ser las ciudades del futuro. Pocos dudan que vamos a necesitar que nuestras sean tanto prósperas como sostenibles (identificadas como brillantes y verdes) si queremos a abordar con éxito los principales problemas que presionan nuestro planeta. Lo cierto es que las ciudades en el mundo desarrollado tienen que ocuparse de cuestiones como la vivienda, el transporte, la industria y las infraestructuras que a menudo tienen tratamientos muy poco sostenibles y que además son incipientes en los países en desarrollo.

Necesitamos rediseñar nuestros sistemas para crear sistemas neutros en carbón, con cero desperdicios, con comunidades habitables que no sólo reduzcan los impactos ecológicos en esas ciudades, sino que también ayuden a construir modelos para un desarrollo urbano más barato y replicable en otras ciudades a largo del planeta. Necesitamos inventar mejores sistemas urbanos en el primer mundo que puedan proporcionar un conjunto de soluciones innovadoras, en lo que toca al diseño y la tecnología, con las que las ciudades menos desarrolladas puedan plantear soluciones a sus propios problemas.

Pero no nos engañemos, este esfuerzo no es puramente altruista. Las ciudades que primero han dado un paso en este sentido (entre las que podemos destacar Vancouver, Melbourne, Copenhague y Portland) están descubriendo industrias que las hacen altamente competitivas. En un mundo mayoritariamente urbano, el futuro económico será de aquellas ciudades que cambien más rápido y aprendan a vender su saber – hacer en el cambio urbano.

La ciudad debe ser un lugar donde vivir según nuevos valores

La ciudad debe ser un semillero de innovación, un epicentro del cambio cultural y un foco de democracia. La ciudad debe ser un una fábrica de infraestructuras y un mosaico de vecindarios. La ciudad debe colaborar con la región donde está enclavada. La ciudad debe ser una herramienta que nos muestre el futuro que viene.

La ciudad de Copenhague une tradición y bajas emisiones de co2

Somos conscientes que las ciudades dirigen la economía global y son inequívocamente motores para la prosperidad del país porque se concentran en un nivel sin precedentes importantes, como pueden ser la innovación, el capital humano y las infraestructuras. El efecto de mucha gente trabajando en estos activos codo con codo no se puede obviar: cuando gran cantidad de personas creativas de campos superpuestos se concentran en una ciudad, una masa crítica de emprendimiento e innovación conduce a un rápido progreso económico. Esto ocurre porque surge una feroz competición entre ciudades para conseguir y retener a los trabajadores más creativos. Las ciudades brillantes y verdes atraen a estos trabajadores ya que campos como el diseño sostenible y las energía limpias son importantes polos de atracción actualmente.

En un mundo envuelto en una transformación económica vertiginosa, las acciones brillantes y verdes a nivel de las ciudades proporcionan ventajas competitivas. La innovación cercana ayuda a las comunidades unidas a fomentar las construcciones verdes, a eliminar emisiones, desarrollar las energía limpias y a abrazar nuevos modelos de prosperidad. Este desarrollo nos puede llevar a alcanzar un tipo de economía que lidere el camino del siglo XXI.

También, a partir de estas acciones, podemos ahorrar dinero directamente: la energía y las materias primas son caras, y es muy rentable usar una menor cantidad de ellas para producir una mayor actividad económica. El dinero que gastamos en generar beneficios verdes debe ser entendido como una inversión, no como un gasto. Y si extendemos nuestro horizonte unos cuantos años, podemos ver que un gran porcentaje de estos cambios nos reportarán beneficios monetarios. Esto es particularmente cierto cuando tratamos con cambios en grandes sistemas, como el diseño de comunidades sostenibles y la investigación en energías limpias.

Esta realidad es a menudo ensombrecida por los grupos de presión y las relaciones que intentan proteger los negocios ya establecidos. Pero los gobiernos que están libres de la influencia de la industria convencional pueden ver el sorprendente avance que supone, y se conforma como la mejor estrategia de desarrollo económico. Esta ausencia de ataduras, nos lleva a crear estándares de diseño al máximo nivel, nuevos modelos para productos y servicios, a avanzar hacia políticas de ausencia de residuos, y a investigar en la gestión y preservación de ecosistemas, entre otras cuestiones.

Por lo tanto, nada es comparable al horizonte que plantean las ciudades brillantes y verdes. Las viejas industrias sucias no ofrecen futuro y despilfarran el dinero del contribuyente mientras, además, dañan a las personas y al planeta. El dinero gastado en mantenerlas es dinero desperdiciado. En el otro extremo, la nueva industria rentable que surge de la construcción de las ciudades brillantes y verdes, nos ofrecerán prosperidad y bienestar mientras protegen a nuestro planeta para las generaciones venideras. Para las ciudades que se consideren inteligentes, sólo hay una elección sensata.

Seguiremos desarrollando este concepto por medio de ejemplos de ciudades.

Ricardo Estévez

Mi verbo favorito es avanzar. Referente en usos innovadores de TIC + Marketing. Bulldozer sostenible, fundador de ecointeligencia y director de TIMUR

Esta entrada tiene 0 comentarios

  1. ME GUSTA EL TEMA DE LAS CIUDADES BRILLANTES. GRACIAS POR LA APORTACIÓN DE ECOINTELIGENCIA

  2. ES importante orientación a los paises de latinoamericanos en preservar sus recursos, ya que son el futuro del mundo.

  3. Hoy día siglo XXI debemos trabajar para lograr ciudades sostenibles y en armonía con la naturaleza … agradezco informaciones útiles de ciudades verdes para desarrollar mi proyecto: Arborizar a Calabozo como ciudad verde.
    Calabozo está ubicada en el Estado Guárico Venezuela.
    Mil gracias, Dr. Abel Flames profesor de la Universidad Bolivariana de Venezuela, abelflames@gmail.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar menú