No todo lo que llamamos Smart es ecointeligente

amsterdam convive el tráfico rodado con los peatones y las bicicletas

Y nos referimos a la moda de las ciudades inteligentes, o en inglés Smart City. Al igual que ha pasado con otros términos o conceptos, podemos observar que nuestros políticos están haciendo un uso intensivo de la idea y es difícil encontrar una urbe que no vaya a ser smart de aquí a cinco años. Sin duda, la mayoría de propuestas están vacías de contenido y únicamente sirven para aturdir a los ciudadanos.

Podemos encontrar muchas definiciones de lo que se entiende por Smart City, muchas de ellas hinchadas de términos tecnológicos que nos alejan de la esencia del concepto. En esta ocasión vamos a recurrir a los postulados de la plataforma de investigación IESE Cities in Motion Strategies. Su planteamiento es considerar que una ciudad puede ser llamada inteligente si cumple con estos parámetros agrupados en cuatro apartados:

1)   La ciudad es sostenible

  • cuenta con una densidad de población adecuada.
  • las viviendas no se encuentran demasiado dispersas para no incrementar la necesidad del transporte privado.
  • es una urbe que crece de forma ordenada, donde los núcleos principales de población no están demasiado alejados.
  • donde existen espacios públicos y parques para que los ciudadanos puedan convivir y disfrutar de la naturaleza y los niños del juego.
  • ciudades eficientes energéticamente preocupadas por la sostenibilidad de los recursos naturales y el tratamiento ecológico de residuos.
  • existe una apuesta clara por las energías renovables y su generación distribuida (smartgrid).
  • integra la electromovilidad dentro de planes de reducción de emisiones contaminantes.

en Friburgo destaca el barrio de Vauban

2)   La ciudad está conectada

  • se promueve una movilidad ecointeligente, donde se potencia la intermodalidad del transporte.
  • los peatones pueden pasear con facilidad y las bicicletas circular con el mismo derecho que los coches.
  • la población está bien comunicada gracias al acceso generalizado a internet.
  • la conectividad se extiende a nivel global con enlaces a otras ciudades y núcleo urbanos distantes.

3)   La ciudad es innovadora

  • promueve actividades creativas, que se preocupa de gestionar, desarrollar, incentivar y atraer talento.
  • fomenta un entorno adecuado para el emprendimiento.
  • apoya el desarrollo del sector privado y utiliza la tecnología para hacer la ciudad más sostenible.

zonas verdes integradas en Vitoria-Gasteiz

 4)   La ciudad es equitativa

  • fomenta la cohesión social entre los ciudadanos promoviendo oportunidades para todos.
  • potencia y valora la diversidad.
  • existe una identidad compartida y unos valores comunes.
  • el gobierno local tiene en cuenta las opiniones de los ciudadanos y les hace partícipes de sus políticas y de su gestión.
  • garantiza la seguridad ciudadana.
  • los servicios fundamentales como la salud y la educación están garantizados para todos y cada ciudadano puede encontrar la opción que más se adecúa a sus necesidades gracias a la cooperación público – privada.

Como podéis observar, todo muy en la línea de lo que os estamos contando sobre las Ciudades Verdes y Brillantes.

No se nos escapa que vivimos en un planeta urbano. Por primera vez en la historia, la mayoría de nosotros vive en una ciudad. Cómo hacemos crecer las ciudades, cómo construimos sus barrios, cómo proporcionamos vivienda, cómo incorporamos la naturaleza en los espacios que habitamos, serán algunos de los desafíos que nos depara este futuro apasionante que se nos presenta.

Ricardo Estévez

Mi verbo favorito es avanzar. Referente en usos innovadores de TIC + Marketing. Bulldozer sostenible, fundador de ecointeligencia y director de TIMUR

Esta entrada tiene 0 comentarios

  1. City Protocol: Primer sistema de certificación mundial para ciudades inteligentes
    El Ayuntamiento de Barcelona, GDF SUEZ, Cisco y más de 30 ciudades, junto con universidades e instituciones de todo el mundo, lanzaron oficialmente el pasado mes de noviembre City Protocol, primer sistema internacional de certificación para Smart Cities, que estará gestionado por la City Protocol Society.
    City Protocol incluirá informes, normas, sistemas de certificación, definición de servicios, mejores prácticas y recomendaciones para convertir las ciudades en entornos más innovadores y sostenibles. Para cumplir este objetivo, un factor clave es la utilización de la tecnología en diferentes campos desde la información, la comunicación y la energía a la movilidad, la construcción y la gestión de residuos. Sobre estas bases, la iniciativa, que cuenta con el apoyo de una red mundial de ciudades en colaboración con la industria, entidades de investigaciones y otras organizaciones internacionales, está desarrollando enfoques y soluciones comunes que sirvan de marco de actuación para construir núcleos urbanos inteligentes y sostenibles.
    El programa aúna conocimientos y experiencias reales de transformaciones urbanas que aportan una metodología que sirve como punto de apoyo para crear un modelo de innovación urbana basado en estándares, la integración de plataformas y el desarrollo de tecnologías y soluciones. De acuerdo con la voluntad expresada por las entidades que han impulsado y apoyan la iniciativa, City Protocol supone un programa completo que impulsará la colaboración entre los diferentes actores implicados en los proyectos de desarrollo de Smart Cities, como ciudades, universidades, instituciones, compañías y la sociedad civil, para crear entornos urbanos inteligentes, sostenibles y con mayores niveles de eficiencia energética.
    ….
    http://www.enertic.org/CentroConocimiento?param1=1111&param2=

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar menú