¡Basta ya de autobuses piloto!

Clean Urban Transport for Europe

Estas fueron las contundentes palabras a finales de 2006 de Herbert Kohler, vicepresidente de Daimler y responsable de ingeniería e investigación, dentro de una reunión en el seno de la Comisión Europea y que estaba presidida por el mismísimo José Manuel Durao Barroso.

Daimler, y sus fundadores Gottlieb Daimler y Karls Benz, fueron los primeros en montar un motor de combustión interna sobre ruedas y están decididos a volver a tomar la iniciativa en el mundo de la automoción sacando al mercado los primeros coches con pilas de combustibles de hidrógeno fabricados en masa. Todo un proyecto, que como sabemos, no está exento de problemas y retrasos. La compañía tiene muy avanzada la investigación en esta tecnología y lleva años probando con éxito en carretera vehículos propulsados por pilas de combustibles. De hecho, los autobuses alimentados por hidrógeno de la propia Daimler (y de otras empresas) se utilizan para el transporte de pasajeros en Hamburgo, Ámsterdam, Londres, Berlín, Barcelona, Madrid y otras ciudades, dentro del proyecto CUTE (Clean Urban Transport for Europe, traducido como Transporte urbano limpio para Europa), una iniciativa de la UE dirigida a reemplazar los motores diésel de combustión interna por un vehículo de cero emisiones cuyo único escape es calor y agua pura.

El problema que ponía de manifiesto Daimler, como también el resto de compañías sentadas en aquella mesa, era la necesidad de aumentar la escala de producción y comercialización. El volumen total de encargos del plan CUTE era solamente de 47 autobuses. Con un pedido tan reducido el coste de producción de cada vehículo superaba el millón de euros. CUTE, como otros muchos programas ofrecidos en Europa y otros países (como EEUU, Japón y China), era un programa piloto. A los gobiernos les gustan estos pilotos porque les permiten presumir de la introducción de nuevas y atractivas tecnologías verdes sin necesidad de gastar los fondos necesarios para garantizarles un aumento apropiado de escala y un mercado comercial.

Gama E Cell de Mercedes

Lo que Kohler venía a decir era que había llegado ya la hora de la verdad y que el único impulso eficaz que de verdad serviría para introducir esa nueva revolución del transporte en el mercado de consumo sería la adquisición por parte de las autoridades estatales (previa asignación de una considerable partida de fondos públicos) de un gran número de vehículos para las flotas de transportes y organismos públicos. La adopción temprana en masa por parte de los gobiernos contribuiría a reducir los costes de producción y, con ello, crearía el aumento de escalas necesario para que la tecnología entrara por fin en el mercado comercial general. Evidentemente con unos cincuenta autobuses no basta.

Esta actitud demuestra que hay empresas y personas hartas de realizar proyectos piloto y que están ansiosos por generar una revolución económica, pero que se desaniman cuando sus avanzadas tecnologías y productos caen en el baúl de los recuerdos.

Si te interesa hay más detalles sobre esta reunión en el libro de Jeremy Rifkin, La Tercera Revolución Industrial.

Os dejamos con un video sobre el proyecto CUTE:

HyFLEET:CUTE from EU at Shanghai 2010 on Vimeo.

Ricardo Estévez

Mi verbo favorito es avanzar. Referente en usos innovadores de TIC + Marketing. Bulldozer sostenible, fundador de ecointeligencia y director de TIMUR

Esta entrada tiene 0 comentarios

  1. lobo199

    Una pila de combustible más eficiente y barata
    Investigadores de la Universidad Central de Florida, han descubierto una forma de solucionar el principla problema de las pilas de combustible de hidrógeno, su elevado coste, un coste que hasta ahora sufre las consecuencias del uso de metales como el platino y el iridio, extremadamente raros y costosos, y que ahora podríamos ver por fin como sustituirlos para además de reducir los costes de fabricación, mejorar la eficiencia del proceso.
    Según sus desarrolladores, solamente hay cuatro metales capaces de soportar los disolventes altamente ácidos presentes en la reacción que convierte la energía química del hidrógeno en energía eléctrica, estos so los raros y caros platino e iridio, además del oro y el paladio. Los dos primeros, usados hasta el momento, son impracticables para una producción a gran escala, mientras que los otros dos, hasta el momento se mostraban poco resistentes para soportar el proceso, hasta ahora, cuando los profesores Sergey Stolbov y Marisol Alcántara Ortigoza han logrado crear una estructura en forma de sandwich formada por oro y paladio capaces de resistir el proceso y con ello abaratar significativamente la pila de combustible.
    La capa exterior esta formada o bien paladio u oro, a continuación encontramos otra capa creada además de para mejorar la tasa de conversión de energía, también para actuar como protector del catalizador. En la parte inferior de la estructura encontramos una capa formada por tungteno, un sustrato barato que también juega un papel importante en la estabilidad del catalizador.
    Por lo tanto, gracias a este descubrimiento, además de lograr reducir el coste de las pilas de combustible, se logrará una mejora de la eficiencia, lo que en la práctica debería suponer lograr un menor consumo y en el caso de los coches, mayores autonomías. Teoricamente, los fabricantes podrían cumplir con su promesa de lanzar al mercado modelos dotados de una pila de combustible con precios razonables dentro de tres años, momento en el que constructores como Toyota o Mercedes, han marcado en rojo en su calendario para el comienzo de la explotación comercial de sis pilas de combustible.
    Artículo completo en: http://www.forococheselectricos.com/2012/03/una-pila-de-combustible-mas-eficiente-y.html

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.