La crisis de confianza

Presidente Jimmy CarterEn 1979, durante los oscuros días de la segunda crisis del petróleo, cuando la revolución iraní provocó problemas de abastecimiento en EEUU y la irritación de sus ciudadanos, su entonces presidente, Jimmy Carter pronunció el discurso más importante de su presidencia. La Casa Blanca tituló aquella intervención como La crisis de confianza.

Después de más de 30 años y descubriéndolo nosotros ahora, nos damos cuenta de la vigencia que tiene su contenido. Las crisis del petróleo se repiten (1973, 1979 … 2008, 2012 …) y nuestra dependencia de los petrodictadores, como los denomina Thomas Friedman, sigue aumentando.

Carter se dio cuenta de que el precio de la energía no haría más que aumentar en las década siguiente. Dijo, en concreto, que la crisis del petróleo representaba la culminación de una serie de hechos que, a lo largo de los veinticinco años anteriores, habían comenzado a socavar la fe en un mañana mejor. Los asesinados de los Kennedy y de Luther King, sumado a la guerra de Vietnam, la inflación y el desempleo estaban carcomiendo la psique norteamericana y estaban generando una crisis de confianza.

La prensa bautizó este discurso con el sobrenombre de Discurso del malestar

El presidente llamaba a sus compatriotas a sumarse a él en una gran cruzada para reclamar la independencia energética del país. Y comenzó predicando con el ejemplo instalando las primeras placas solares sobre el tejado de la Casa Blanca, así como una caldera de biomasa alimentada por leña para calentar la zona del edificio reservada para la familia presidencial.

energias renovables en la casa blanca

Presentó también nuevas y audaces iniciativas encaminadas a reducir a la mitad la dependencia norteamericana con respecto al petróleo extranjero para no más tarde del final de la década de los ochenta, así como establecer medidas de conservación de energía y a desarrollar fuentes alternativas de combustible. Formuló propuestas de ley para la creación de un banco solar que ayudara a Estados Unidos a alcanzar el objetivo de que para el año 2000, el 20% de la energía estadounidense procediera de la energía solar. Pidió a los americanos que bajaran los termostatos de sus calefacciones y que compartieran vehículos (carsharing) y que se decantaran por el transporte público.

Más tarde, cuando el precio del petróleo comenzó a caer, la comunidad empresarial y la población de EEUU empezaron a desinteresarse de que aquella gran cruzada de la energía. El sucesor de Carter, Ronald Reagan, mandó retirar los paneles solares del tejado de la Casa Blanca (Obama prometió a finales de 2010 volver a instalarlos), así como la caldera de leña. Como ya sabemos, Estados Unidos volvió a sus andadas.

obama entre panales solares

Aunque las advertencias de Carter fueron borrándose de la memoria colectiva durante los años ochenta, los inmensos cambios que se estaban produciendo de forma paralela en la economía global sirvieron para sentar las bases de las primeras incursiones en el tratamiento una energía sin fronteras entre los países del norte de América, todo un paso para los planteamientos de una gestión distribuida de la energía.

Os dejamos con un video (en inglés) que recoge este discurso presidencial:

Ricardo Estévez

Mi verbo favorito es avanzar. Referente en usos innovadores de TIC + Marketing. Bulldozer sostenible, fundador de ecointeligencia y director de TIMUR

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.