¿En qué consiste el empleo verde? (1)

El empleo cambia a ritmo de la economía y las necesidades de la sociedad. Pocos asuntos son tan importantes para la opinión pública y cualquier cambio en el escenario puede suscitar tanto preocupación como esperanza, como es el caso del concepto que nos ocupa: el empleo verde.

trabajadores instalando placas fotovoltaicas

Aunque hayamos oído hablar de los empleos verdes, es probable que no tengamos del todo claro de qué estamos hablando y sin embargo desde hace unos años empujan con fuerza a nivel de oferta, junto al sector tecnológico, y muchas veces de la mano.

Entre los perfiles verdes más demandados encontramos los relacionados con las energías renovables, la electromovilidad, la eficiencia energética y la economía circular.

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT) muchas de las oportunidades en el empleo estarán relacionadas con un cambio de modelo económico y energético. Este nuevo contexto de trabajo verde permitirá la creación de unos 24 millones nuevos de empleos y conllevará una pérdida aproximada de 6 millones de puestos de trabajo.

Esta misma organización define el empleo verde como aquel empleo, que creado en condiciones de empleo decente, tiene el objetivo de producir bienes y servicios que ayuden a preservar y restaurar el medio ambiente.

Adentrándonos un poco más podemos ver que los empleos verdes permiten:

  • Aumentar la eficiencia del consumo de energía y de las materias primas
  • Limitar las emisiones de gases de efecto invernadero
  • Minimizar los residuos y la contaminación
  • Proteger y restaurar los ecosistemas
  • Contribuir a la adaptación al cambio climático

El empleo verde en el contexto del empleo total

En este punto resulta interesante distinguir entre 2 tipos de empleos verdes:

  1. Los relacionados con la elaboración de productos verdes. Por ejemplo, empleos relacionados con la producción de alimentación ecológica.
  2. Los posibilitan la reducción del impacto ambiental de cualquier tipo de proceso productivo. Es el caso de empleos qie no tienen como resultado la producción de bienes o servicios ambientales, pero sí ayudan a reducir la huella ambiental de otros sectores. Por ejemplo, los encargados de reducir el consumo de agua o de energía o mejorar el sistema de reciclaje en un sector económico o entorno físico específico, como puede ser una ciudad.

Como podemos ver, encontramos empleos verdes en cualquier sector económico, desde los vinculados directamente a la producción de bienes y servicios ambientales hasta los relacionados con la reducción de los impactos ambientales de otros sistemas productivos.

En lo relativo a las políticas ambientales y su impacto en el empleo verde podemos encontrar 3 categorías:

  • Empleo directo, creado gracias a las inversiones directas en la producción de bienes y servicios sostenibles derivados de estas políticas y sus planes
  • Empleo indirecto, generado a lo largo de la cadena de suministro de las inversiones llevadas a cabo
  • Empleo inducido, producido por del aumento de gastos de las personas trabajadoras en las categorías anteriores

Mientras que los empleos en la primera categoría sí se consideran como empleos verdes, no ocurre lo mismo necesariamente con los de las otras 2 categorías, aunque se puede observar que hacer más ecológicos algunos sectores es clave para enverdecer otros sectores, además de crear empleo en ese mismo sector.

También debemos tener presente que no todos estos empleos serán creados en el mismo lugar donde se generan los servicios y productos verdes. Si la cadena de valor de estos servicios o productos se encuentra en otras regiones o países será allí donde se cree el empleo.

Con el objetivo de maximizar la creación de empleos a nivel local, muchas ciudades del mundo han puesto en marcha políticas específicas que tratan de fortalecer la cadena de suministro de los sectores ambientalmente sostenibles en la ciudad.

Es el caso en Reino Unido de Birmingham y Newcastle que aseguraron el crecimiento local de las cadenas de suministro de eficiencia energética a través de cláusulas de compra a suministradores locales en los programas de eficiencia energética que desarrollaron en sus ciudades.

En la economía circular podemos moderar los costes reacondicionando maquinaria

Las iniciativas de estas 2 ciudades incluían medidas de apoyo a la pequeña y mediana empresa en el sector, para asegurar que estaban informadas y tenían la posibilidad de beneficiarse de los programas de eficiencia energética desarrollados en cada una de las ciudades.

En nuestra próxima entrega sobre empleo verde veremos la extensión de este conceptos al resto de vertientes de la sostenibilidad, es decir, la económica y la social.

Y tu, ¿estarías interesado en un puesto de trabajo de empleo verde?

Ricardo Estévez

Mi verbo favorito es avanzar. Referente en usos innovadores de TIC + Marketing. Bulldozer sostenible, fundador de ecointeligencia y director de TIMUR

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar menú