Cambiar para que todo siga igual (o mejor)

No nos cansamos de decir que el mundo de la empresa va a requerir cambios de envergadura para adaptarse al nuevo escenario conformado por los profundos problemas económicos, sociales y ambientales que no tenemos más remedio que afrontar.

El Protocolo de Kioto y la reducción de los Gases de Efecto Invernadero

Y en concreto, nadie duda que la sostenibilidad ambiental va a deparar nuevas oportunidades de negocio que las empresas deben estar listas para aprovechar.

Según palabras de Nicolas Stern, las acciones sobre el cambio climático crearán significantes oportunidades de negocios en nuevos mercados relacionados con las tecnologías energéticas bajas en carbono y otros servicios y productos.

Estos mercados pueden crecer hasta centenares de miles de millones de dólares anuales y generar numerosos empleos. Nicholas Stern

La sostenibilidad ofrece varias oportunidades operativas de una gran importancia. Los ahorros derivados del buen uso de la energía y de la adecuada gestión de los residuos, la difusión del diseño sostenible o la aparición de nuevos mercados, solo representan una pequeña parte de las buenas perspectivas que se les presentan a las empresas verdes.

Han aparecido y aparecerán numerosas metodologías e instrumentos que sirven para ayudar a las empresas a explorar aquellas oportunidades y a rediseñar las estrategias operativas sostenibles.

Estas estrategias de sostenibilidad ambiental no se sitúan todas al mismo nivel: unas son simbólicas, y otras son realmente innovadoras y tienen un efecto sostenible de consideración.

Pero antes tantas opciones, ¿cómo podemos distinguir unas de otras? El hecho de que no exista una estrategia universal aplicable a todos los casos hace que cada compañía centre sus estrategias y tácticas dentro del contexto en que opera.

¿Cómo podemos saber si una compañía ha adoptado en su ámbito estrategias operativas de largo alcance o si solo ha planteado un enfoque ligero? A nosotros nos gusta el esquema que propone Blu Skye, empresa de consultoría estratégica, que representa así el viaje integral hacia la sostenibilidad en la empresa ecointeligente.

Camino en la transición de una empresa sostenible

Los pequeños pasos únicamente no nos llevarán al destino final de la sostenibilidad, pero ayudan a iniciar el camino en la dirección correcta.

El primer nivel es la adopción de medidas que muestren un resultado rápido y motivador (quick-win) para la compañía. El segundo nivel es la elaboración de proyectos ecoinnovadores, mientras que el último de los niveles supone un cambio profundo en estrategias, sistemas y procesos.

1. Resultados rápidos

Planificar con la vista puesta en la consecución de resultados rápidos está considerado como uno de los principales factores de éxito de los procesos de cambio.

El liderazgo no solo debe asegurar la invención de nuevas y mejores soluciones, sino que también debe aportar una seguridad que ayude al grupo a tolerar la ansiedad que comporta abandonar viejas respuestas ya consolidadas a medida que se aprenden y evalúan otras nuevas.

Los resultados rápidos contribuyen a generar confianza en la nueva dirección de la compañía

En los procesos de cambio hacia la sostenibilidad empresarial, esas medidas son también denominadas low hanging fruits (traducido como frutas al alcance), expresión que hace referencia a aquellas acciones que, por ejemplo, mejoran la gestión de materias primas y de eficiencia energética de un modo relativamente rápido y sencillo.

La huella de carbono y las estrategias de reducción de desperdicios serían dos ejemplos de resultados rápidos.

2. Proyectos de innovación

Estos proyectos requieren una cierta inversión, pero todavía se circunscriben al marco habitual en la empresa.

Algunos ejemplos de proyectos innovadores serían el desarrollo de una línea de productos ecológicos o la puesta en marcha de estrategias de ecoeficiencia de mayor calado.

3. Cambio de sistemas

Son estrategias que implican una verdadera transformación y que suponen un cambio en el sistema o un nuevo diseño de parte de las actividades o de su totalidad.

Para su ejecución son necesarias mayores inversiones y estrategias más audaces

Sin duda aportan un valor sostenible y dan impulso a la innovación, tanto en la compañía como en el sector.

La revolución del coche eléctrico viene de la mano de Tesla

La aplicación del protocolo Cradle To Cradle (De la cuna a la cuna), el diseño sostenible y las políticas de #DesperdicioCero (Zero Waste) serían ejemplos de cambio de sistemas.

Asimismo, el cambio de sistemas puede extenderse a las relaciones con los proveedores.

¿Te ha gustado el tema? Puedes profundizar en él accediendo a la guía titulada El giro hacia la empresa verde, publicada por el ESADE – Instituto de Innovación Social, también en nuestro fondo documental ecointeligente.

, , , , , , , ,

No hay comentarios.

Deja un comentario