Biomímesis: una alternativa para el Homo Industrialis

fibras que imitan a la tela de araña

En pocas palabras, llamamos biomímesis ó biomimetismo a la emulación consciente del ingenio de la vida, o la innovación inspirada en la naturaleza. Conocimos este planeamiento de la mano de Janine Benyus y desde hace un tiempo encontramos cada vez más ejemplos de su aplicación.

En una sociedad acostumbrada a dominar o mejorar la naturaleza, esta imitación respetuosa constituye en enfoque radicalmente nuevo, una revolución de hecho. A diferencia de la revolución industrial, sin embargo, la revolución biomimética inagura una era basada no en lo que podemos extraer de la naturaleza, sino en lo que podemos aprender de ella.

Pero antes unas definiciones que centrarán perfectamente este concepto, cuya etimología procede del griego con bios (vida) y mímesis (imitación):

  • La naturaleza como modelo: La biomímesis es una nueva ciencia que estudia los modelos de la naturaleza para imitar o inspirarse en los diseños y procesos biológicos para resolver problemas humanos.
  • La naturaleza como medida: La biomímesis se vale de un estándar ecológico para juzgar la corrección de nuestras innovaciones. Después de miles de millones de años de evolución , la naturaleza ha descubierto lo que funciona, lo que es apropiado y lo que perdura.
  • La naturaleza como mentor: La biomímesis es una nueva manera de contemplar y valorar la naturaleza. Inicia una era basada no en lo que podemos extraer del mundo natural, sino en lo que éste puede enseñarnos.

La imitación de la naturaleza tiene el potencial de cambiar nuestra manera de obtener alimento, materiales y energía, de curarnos, de almacenar información y de comerciar

En un mundo biomimético, produciríamos como los animales y las plantas, empleando la energía solar y compuestos simples para fabricar fibras totalmente biodegradables, materiales cerámicos, plásticos y productos químicos. Nuestras explotaciones agrícolas, inspiradas en las praderas, se autoabonarían y serían resistentes a las plagas. A la hora de encontrar nuevos medicamentos o cultivos, consultaríamos a los animales que durante millones de años han empleado las plantas para mantenerse sanos y bien nutridos. Hasta los ordenadores imitarían a la naturaleza, con un software cuyas soluciones evolucionan y un hardware que aplica el paradigma de llave y cerradura para computar por contacto.

el diseño del tren imita el pico del pájaro

En cada caso, el mundo natural proporciona modelos: células fotovoltaicas que copian las hojas, fibras que imitan las telas de araña, cerámicas irrompibles derivadas de la madreperla, curas del cáncer gracias a los chimpancés, granos perennes inspirados en las gramíneas pratenses, ordenadores que funcionan como las células, y una economía de bucles cerrados que aprende de los bosques de secuoyas, los arrecifes de coral y los bosques de nogales.

La biomímesis está descubriendo lo que funciona en el mundo natural, y cosa aún más importante, lo que dura. Después de 3.800 millones de años de investigación y desarrollo, los fracasos han quedado fosilizados y lo que nos rodea es el secreto de la supervivencia. Cuanto más se parezca nuestro mundo al mundo natural, más probable es que seamos aceptados.

Constatamos que todas las culturas nativas que han sobrevivido sin malograr sus moradas han reconocido que la naturaleza funciona de manera óptima, y han tenido la humildad de dejarse guiar por los animales y la vegetación de su alrededor. Quizás el Homo Industrialis, tras alcanzar los límites de la tolerancia de la naturaleza, esté mirando las señales de nuestro entorno para conseguir llevar una vida saludable y sostenible en la Tierra.

Un concepto muy interesante el de biomímesis que desde ecointeligencia seguimos muy de cerca.

Ricardo Estévez

Mi verbo favorito es avanzar. Referente en usos innovadores de TIC + Marketing. Bulldozer sostenible, fundador de ecointeligencia y director de TIMUR

Esta entrada tiene 0 comentarios

  1. Totalmente de acuerdo; en la naturaleza la sostenibilidad simplemente es un equilibro dinámico, en el que todos los ciclos son cerrados. El ser humano debe (debemos) aprender como individuos y como especie, y aprovechando nuesta inteligencia para dar un paso más, y mejorar la naturaleza y llegar a los equilibrios por convencimiento y de forma conciente, no empujados por el entorno

    1. Totalmente de acuerdo contigo.
      Muchas veces sería suficiente con que el Hombre no alterara ese equilibrio dinámico que comentas.
      Gracias por tu aportación.
      -Ricardo

  2. Biomímesis: la naturaleza como maestra para una economía sostenible
    La biomímesis se basa en la obersavión y el estudio de la naturaleza para utilizar como maestra en el desarrollo de una vida sostenible. Bajo esa perspectiva trabaja el Biommietic Research Lab del grupo Knowdle.
    “La naturaleza es la única empresa que nunca ha quebrado en 4.000 millones de años”
    La frase es del biólogo Frederic Vester, uno de los pioneros en el campo del pensamiento conectado, y resume por qué la naturaleza, a la que tan a menudo damos la espalda, tiene mucho que enseñarnos si queremos avanzar en la búsqueda de una economía sostenible y de alta productividad.
    Bajo esa perspectiva trabaja el Biomimetic Research Lab de Knowdle. Se trata de un grupo compuesto por doctores, profesores de universidad y doctorandos, así como una selección de profesionales de diversas ramas del conocimiento, que trabajan para poner el valor lo mejor de la Naturaleza y del mundo artificial al servicio de la Humanidad.
    Su principal objetivo es modelizar, diseñar y demostrar cómo las aplicaciones inteligentes bio-inspiradas, apoyadas en el Conocimiento como Servicio (Knowledge as a Service), contribuyen a crear las bases para el desarrollo de un nuevo modelo de economía sostenible.
    El Laboratorio investiga la resolución de problemas tomando como modelo las características y el comportamiento observado en la Naturaleza, y en los seres vivos en particular. Características muy complejas y de relevancia para la actividad del ser humano, como el aprendizaje, la adaptabilidad al medio o la facultad de responder a reflejos no condicionados.
    La diversidad de organismos vivos que habitan el planeta es una muestra de la capacidad de estos individuos para adaptarse eficientemente a diversos ambientes, a través de la evolución. Son estos mecanismos de especiación y adaptación los que han dado origen a la historia de la vida en la Tierra.
    Partiendo de esos principios, desde Knowdle se observa el funcionamiento de la naturaleza (procesos naturales, organismos y ecosistemas) para aprender de ella e intentar imitar sus procesos en la actividad humana. Una estrategia que puede aplicarse a diferentes campos, en este caso a los tecnológicos.
    En definitiva aplicar la biomímesis, es decir, ver la naturaleza como una maestra para hacer una vida sostenible. Un enfoque que confía en la observación de la naturaleza para llegar a un modelo de desarrollo sostenible y ecoeficiente, en lugar del actual desarrollo tecnológico basado en el uso de recursos naturales. O en otras palabras, reintegrar la tecnosfera en la biosfera.
    http://www.baquia.com/blogs/social-media/posts/2012-07-05-biomimesis-la-naturaleza-como-maestra-para-una-economia-sostenible

  3. Por favor revisar la ortografía de la página, han escrito Biológico con V.

    1. Gracias Santiago, corregido! 🙂

  4. Hola, en verdad, nuestra especie es arrasadora, y creo que quienes hemos tomado conciencia de ello y pensamos en la naturaleza toda, decidimos definitivamente, no reproducirnos. No cumplimos ninguna función, cómo sí por ej. las abejas. Si ellas desaparecen, todo muere, si nuestra especie se extingue, en pocos años, el planeta se descontamina.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar menú