Hacia el nuevo paradigma de la agricultura inteligente (1)

En los últimos años se ha producido un cambio de paradigma o de modelo en lo que se refiere a la integración de las nuevas Tecnologías Habilitadoras Digitales (THD) en los sistemas agrícolas y ganaderos.

La Agricultura Inteligente ó Smart Agro se refiere al uso sistemático de información y su posterior transformación en decisiones razonadas

Si bien, desde el descubrimiento de la agricultura, se ha perseguido siempre sacar el máximo rendimiento a las explotaciones y cultivos, para conseguirlo, la preocupación se ha dirigido históricamente a la selección de las mejores semillas y a la rotación de cultivos.

Según la FAO, el avance tecnológico de la agricultura moderna se basa en la experiencia adquirida a través de casi un siglo y medio de actividad científica.

Así, de la mano de los avances tecnológicos y científicos producidos durante el siglo XIX y primera mitad del siglo XX, ha sido posible la mecanización de determinadas tareas agrícolas, lo que ha supuesto la liberalización del uso de animales y de mano de obra humana.

Posteriormente, la denominada revolución verde acontecida a partir de la segunda mitad del siglo pasado incorporó los progresos científicos de la fitogenética.

La reducción de costes y el incremento del rendimiento de los cultivos se consiguió, a través de la introducción de semillas modificadas genéticamente, y el uso de plaguicidas y fertilizantes mejorados más efectivos.

Durante la década de los ochenta surge el concepto de agricultura de precisión que se fundamenta en una fuerte base tecnológica para la recolección y análisis de datos de los terrenos, unida a la aparición de nuevos sistemas de geoposicionamiento (GPS) con el principal propósito de aumentar la producción y rendimiento de los cultivos mediante la optimización del uso de insumos, como son semillas, agua para riego, fertilizantes, pesticidas …

Inteligencia Artificial en la Economía circular: robot en la agricultura

De esta manera, el cambio de paradigma hacia una agricultura digital o inteligente (smart agro) se refiere al uso sistemático de información y su posterior transformación en decisiones razonadas por contraposición a las basadas en la experiencia o la intuición.

Este nuevo paradigma permite incrementar el valor añadido y la escalabilidad de las funcionalidades de la agricultura de precisión

Gracias a Internet, al despliegue y desarrollo de infraestructuras de telecomunicaciones con mayor capacidad de intercambio de datos a latencias más bajas, a la posibilidad de conectarse mediante dispositivos móviles y a la creciente interoperabilidad entre sistemas, la agricultura inteligente o smart agro permite sobrepasar de forma amplia los ámbitos de la explotación y producción agraria, conectándolos con el resto de los agentes de la cadena de suministro agroalimentaria.

Es relevante el siguiente análisis que se desarrolla a partir de las actividades que integran los procesos de producción agrícola, ganadero y de la industria agroalimentaria, distinguiendo 3 niveles de uso de la tecnología, de acuerdo con el criterio de funcionalidad:

  1. Nivel en el que se clasificarían aquellas tecnologías para la captura y recolección de datos orientadas a la monitorización y control de los cultivos (condiciones del suelo, clima y microclima, enfermedades, plagas y malas hierbas) y del ganado. Se agrupan en este nivel los sistemas de teledetección por satélite, sensores y herramientas de IoT, así como estaciones y redes públicas de estaciones para la captación de datos climáticos.
  2. Nivel de tecnologías relacionadas con la integración, gestión y análisis de los datos de apoyo a la optimización de los procesos y de ayuda a la toma de decisiones por parte de los agricultores, también denominadas Herramientas de Ayuda a la Decisión (HAD). Dentro de este nivel se integrarían todas aquellas herramientas que incorporan analítica de Big Data e Inteligencia Artificial que pueden estar basados en servicios de Cloud Computing.
  3. Nivel de tecnologías orientadas a la intervención en las tareas de producción o automatización de los procesos de producción. Forman parte de este nivel tecnologías que, en algunos casos, pueden integrar las capas tecnológicas de los niveles anteriores. Constituyen ejemplos, maquinaria agrícola inteligente o robots para tareas de recolección, guiado automático de tractores …
El uso de drones se está extendiendo en la agricultura

Con este repaso sobre el despliegue de Tecnologías Habilitadoras Digitales (THD) en los procesos del sector agroalimentario se ha mostrado el marco conceptual del nuevo paradigma de la agricultura inteligente.

En nuestra próxima entrega empezaremos a tratar distintos usos de tecnologías clave asociados a los procesos de la agricultura, la ganadería y la industria agroalimentaria.

Ricardo Estévez

Mi verbo favorito es avanzar. Referente en usos innovadores de TIC + Marketing. Bulldozer sostenible y fundador de ecointeligencia

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.