Malmö, de la decadencia a paradigma de la sostenibilidad

Malmö, ejemplo de ciudad sostenible

Esta urbe ha pasado de la decadencia a finales de la década de los 80 a ser modelo de crecimiento industrial ecointeligente. Este camino replicable es el que ha recorrido Malmö en estos últimos años. Ciudad ubicada en la provincia de Escania, es la tercera ciudad más grande de Suecia.

Se puede considerar que su punto de inflexión fue el proyecto denominado Bo01, City of Tomorrow (traducido como Ciudad del Mañana), iniciado en 2001 y concebido para satisfacer las necesidades de una sección de la población sueca en crecimiento, que quería cambiar el mundo por medio del compromiso de vivir sosteniblemente, y estaban dispuestos a hacer sacrificios para lograrlo.

Como ejemplos del crecimiento industrial destacan la creación de una nueva universidad, los planes de atracción de nuevas industrias y la construcción de un puente de 22 kilómetros entre Malmö y Copenhague.

Lo relevante del caso de Malmö es que ha conseguido este cambio de manera sostenible

Precisamente Malmö ha demostrado que crecimiento y sostenibilidad pueden ir de la mano. Cuando el sector industrial abandonó Malmö a su suerte, la ciudad comenzó edificar en plan futurista en la zona de su muelle occidental, o Västra Hamnen. Esta antigua zona industrial fuertemente contaminada ha sido totalmente renovada hasta convertirse en un atractivo distrito residencial y comercial, cuyas necesidades energía eléctrica proceden íntegramente de energías renovables. Además, cuenta con viviendas y edificios de bajo consumo energético y techos verdes. Si hay algún lugar de Malmö que simbolice como ninguno la transformación de la ciudad en una urbe sostenible es sin duda Västra Hamnen.

Malmö es una ciudad fantástica para ir en bicicleta, ya que es tan plana como una tabla y extremadamente compacta. Además, cuenta con más de 420 km de carril bici distribuidos en un magnífico mapa verde.

En Malmö destaca el sistema de alquiler de bicicletas de la y su red de transporte público

Además de su imagen sostenible y consciente del medio ambiente, Västra Hamnen se alza en la orilla del magnífico estrecho conocido como Öresund Sound y posee un paseo marítimo entarimado, flanqueado por un sinfín de restaurantes, cafés y tiendas. Los lugareños suelen acudir a darse un chapuzón en las límpidas y agitadas aguas de Öresund.

Sin lugar a dudas, el punto álgido de la zona es el alto rascacielos de estructura retorcida y estilo futurista conocido como el Turning Torso que con sus 190 m de altura y 54 plantas, es digno de admirarse. Se trata de un edificio residencial, por lo que sus vistas no son accesibles al público en general.

La mayor extensión de techos verdes se encuentra en Malmo (Suecia)

Cerca del centro urbano se ubica Augustenborg Ecocity donde se encuentran los techos verdes más extensos del mundo. A medida que se acercaba el fin del milenio, la zona residencial de Augustenborg fue convirtiéndose en un barrio marginal y numerosos inquilinos decidieron abandonarlo. La ciudad apostó por un enfoque ecológico para enfrentarse al problema y decidió crear 10.000 m2 de azoteas ajardinadas para así evitar inundar la zona. Se construyeron enormes espacios verdes, se mejoró la eficiencia energética y el acceso a instalaciones de reciclaje. Otro ejemplo de política sostenible fue la renovación de todos los apartamentos de la zona.

Nos llama mucho la atención (y nos alegra) que Malmo fuera la primera ciudad de comercio justo de Suecia, lo cual significa que fomenta y apoya unas mejoras constantes en lo referente a consumo ético. Debido en parte a esto, la ciudad se ha visto poblada por un número creciente de restaurantes, cafeterías, tiendas de ropa, diseño y muebles, así como de otros almacenes de productos de comercio justo.

Los principios experimentales de este proyecto están siendo aplicados en otras ciudades, como Tangshan en China, como parte de un distrito ecológico en este momento en construcción, que abarcará más de 30 kilómetros cuadrados. Lo que empezó como una tierra de desechos industriales podría ser muchísimo más verde de lo esperado.

Lo cierto es algunas ciudades se hubieran rendido ante un futuro desolador, pero Malmö resurgió de sus cenizas y volvió a escena asegurándose un futuro sostenible. El resultado ha sido una ecociudad ejemplo evidente de buenas prácticas ecointeligentes.

¿Te animas a visitar Malmö?

Ricardo Estévez

Mi verbo favorito es avanzar. Referente en usos innovadores de TIC + Marketing. Bulldozer sostenible, fundador de ecointeligencia y director de TIMUR

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar menú