Energías renovables no convencionales (3)

Pista de baile sostenible del club dance WATT de Rotterdam (Holanda)

¿Recordáis el club dance WATT de Rotterdam (Holanda)? Su pista generaba electricidad procedente de la presión de las personas que bailan en ella. Este ejemplo nos ilustra otra posibilidad natural y cercana de generar energía de origen renovable:

Electricidad a partir de la gravedad y la presión

La presión o, en términos técnicos, la piezoelectricidad es otra fuente natural de energía. Piezo proviene del griego y significa tensión. La principal fuerza compresiva es la gravedad. El peso de un árbol puede generar electricidad a partir de la tensión gravitatoria sobre la roca del suelo. Como fuente de energía, la tensión o presión es más eficiente cuando se ejerce sobre materiales con una estructura cristalina. En el pasado se han utilizado recursos obvios como el cuarzo y el diamante. El tartrato sódico potásico (una sal compuesta por bicarbonato sódico y bitartrato potásico) fue el primer material empleado para demostrar la piezoelectricidad. Curiosamente, la composición molecular de esta sal incluye el potasio y el sodio, los dos componentes clave en la bioquímica que impulsa nuestro latido cardiaco. Recientemente se ha ampliado la lista de materiales piezoeléctricos a productos corrientes como el azúcar de caña, el hueso seco, la seda e incluso la lana.

Aunque sus usos industriales a un nivel de desarrollo incipiente, la industria japonesa destaca por las aplicaciones comerciales de la piezoelectricidad. Los primeros mandos a distancia aplicaban la tecnología del cuarzo para convertir la presión sobre un botón en energía eléctrica. Los localizadores que poseen algunos automóviles también se basan en esta fuente de energía, al igual que el motor del autoenfoque en las cámaras réflex. Una simple presión sobre la palanquita de un encendedor basta para crear la chispa que enciende el combustible.

El fabricante alemán de repuestos de automóvil Robert Bosch desarrolló el primer sistema piezoeléctrico de inyección de combustible

A medida que se amplia nuestra compresión de la piezoelectricidad, emerge una nueva visión del diseño de edificios que la contempla la producción de electricidad a partir de la presión ejercida sobre la estructura del suelo. Hay un proyecto piloto en Turín (Italia), ciudad elegida en 2008 como la capital mundial del diseño. En los Alpes, los cristales de cuarzo se encuentran por todas partes, de modo que se podrían colocar bajo los pilares de cada piso de un edificio para generar energía eléctrica allí donde se necesitara. De hecho, esta aplicación es una conversión directa de la energía gravitatoria. La presión ejercida por la estructura es fácil de calcular a partir de la gravedad. El potencial es enorme, porque la presión de todo un edificio sobre cristales piezoeléctricos podría generar varios megavatios, potencia suficiente para al menos poner en marcha el ascensor del edificio.

minerales como materiales piezoeléctricos

La gravedad es una posibilidad parar llevar a nuestro edificios hacia la sostenibilidad. El aprovechamiento del potencial eléctrico de la presión permitirá materializar una visión completamente distinta de nuestras viviendas, que se volverán energéticamente autónomos.

A las placas solares, aerogeneradores, biomasa y geotermia, podemos sumar la fuerza gravitatoria de la estructura del edificio, capaz de suministrar miles de voltios de piezoelectricidad

Otra fuente potencial de piezoelectricidad es la vibración, en particular la procedente del sonido. Y la versión más prometedora a este respecto, es la generación de electricidad mediante la presión creada por la voz. Si la unidad piezoeléctrica que convierte la presión sonora en electricidad en contacto con la piel, se abriría un abanico de posibilidades cercanas a la ciencia ficción, como que nuestro teléfono móvil pudiera funcionar con piezoelectricidad y termoelectricidad. Esto significaría que cuanto más habláramos, más tiempo podríamos seguir hablando. También podríamos imaginar audífonos alimentados por la voz de su portador y por la electricidad que genera la temperatura corporal. La combinación de estas fuentes de energía dejaría obsoletas las batería que utilizamos para alimentar estos dispositivos tan comunes.

¿Qué tal para terminar un vídeo sobre las pistas de baile sostenibles?

Ricardo Estévez

Mi verbo favorito es avanzar. Referente en usos innovadores de TIC + Marketing. Bulldozer sostenible, fundador de ecointeligencia y director de TIMUR

Esta entrada tiene 0 comentarios

  1. Lo que se tendría que hacer es investigar más en este tipo de formas de producir energía, en vez de lo que se está haciendo ahora que es precisamente lo contrario.

    1. De acuerdo con lo que comentas.
      El camino hacia la sostenibilidad es imparable, y la falta de inversión, de apoyo público y de un marco legislativo estable nos puede hacer perder el carro de la 3a. Revolución.
      Saludos,
      -Ricardo

  2. Aprovechando la energía de los oídos

    El oído convierte una fuerza mecánica – la vibración de una membrana- en una señal electroquímica que es procesada por el cerebro; la batería biológica es la fuente de energía de esa corriente. Localizada en la cóclea, está dividida por una membrana con células especializadas para bombear iones. El desequilibrio de iones de sodio y potasio a ambos lados de la membrana y el efecto del bombeo, produce una corriente eléctrica.

    http://www.ison21.es/2012/11/08/aprovechando-la-energia-de-los-oidos

  3. Marcapasos eternos

    Un equipo de científicos estadounidenses ha creado un recolector de energía que convierte los latidos del corazón en corriente eléctrica para alimentar los marcapasos.
    Este dispositivo utiliza la piezoelectricidad, fenómeno por el que un material adquiere una polarización eléctrica al ser sometido a tensiones mecánicas, para recoger energía y generar electricidad a partir de los latidos del corazón.
    Esta tecnología permitiría alimentar los marcapasos que solo requieren pequeñas cantidades de energía para funcionar. Además de los marcapasos, podría aprovecharse para otros dispositivos cardíacos como los desfibriladores.
    Amin Karami, investigador principal, señala que mejoraría la calidad de vida de los pacientes, sobre todo de los pacientes más jóvenes, ya que eliminaría la necesidad de someterse a operaciones cada cinco o siete años para reponer los marcapasos cuando se les agota la batería.
    Actualmente existen dos tipos de recolectores de energía: lineal y no lineal. Los recolectores de energía no lineal, como los empleados en el estudio, son menos sensibles a los cambios en la frecuencia cardíaca. Además se comprobó que no les afectarían los teléfonos móviles o los microondas, a diferencia de lo que ocurre con los marcapasos actuales.

    http://www.madrimasd.org/canales/salud-biomedicina/blog/marcapasos-eternos

  4. BUENOS DIAS, SOY DIRECTOR DE GREEN SOLUTIONS 360 EMPRESA QUE POSEE PROTOTIPOS DE GENERACION DE ENERGIA ELECTRICA CON ERNC. Y EL MAS EFICIENTE DE ELLOS ES CAPAZ DE SUPERAR EN 20 VECES LA GENERACION DE UN AEROGENERADOR .NUESTRA EMPRESA BUSCA ACUERDOS ESTRATEGICOS CON GOBIERNOS, INSTITUCIONES, EMPRESAS, INVERSIONISTAS PARA DESARROLLARLO EN COOGENERACION, SU RETORNABILIDAD ES INMEDIATA

    1. Hombre felicidades, pero ese prototipo no te lo van a autorizar en las patentes. busca otro medio para compartirlo con los ciudadanos, acuerdate que todo es mercantilismo .
      saludos cordiales
      atte
      Ing Ayala

    2. Estimado Sr. Valderrama:
      Supongo que lo de «ERNC» significa «energía renovable no contaminante». Puede que nos interese el tema, pero no veo que haya dejado ninguna dirección para ponerse en contacto con Ud. o su empresa.
      Saludos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar menú