La Revolución Verde empieza por tu cuidad

ecointeligencia y la revolucion verdeDesde 2008  los habitantes de entornos urbanos han superado a los rurales. Cada año, alrededor de 60 millones de personas se trasladan a residir a zonas urbanas, lo que representa en torno a 1 millón cada semana. Para 2030 se estima que más de cinco mil millones de personas vivan en ciudades. Naciones Unidas estima que en 2050, el 70% de la población mundial vivirá en urbes.
Esta migración hacia las ciudades representa un auténtico desafío, pero también una oportunidad de contribuir al desarrollo de ciudades más inteligentes, las conocidas como Smart Cities.
La Agencia Internacional de la Energía estima que el 70% de las emisiones se generan en las ciudades, que a veces se ven en dificultades para impulsar planes de recorte debido a las políticas gubernamentales o los grandes intereses económicos. En Nueva York, por ejemplo, una propuesta para disminuir el tráfico en Manhattan (al estilo de Londres, con elevadas tasas para poder circular) fue tumbada por algunos políticos. Pero, al menos, la concienciación es creciente.
En España, 285 Gobiernos locales que representan a más de 27 millones de personas están unidos en la Red de Ciudades por el Clima, iniciativa que reúne a ciudades comprometidas con el medio ambiente para que compartan experiencias y conocimientos en un foro. También es de destacar el Pacto de los Alcaldes, compromiso por ir más allá de los objetivos marcados por la Unión Europea para 2020.

barrio sostenible en friburgo

En España, hay buenos ejemplos en este sentido. Nos vamos a centrar en el municipio madrileño de Rivas y en su programa Rivas Ecópolis, compuesto de 38 proyectos, cuyo objetivo es la reducción del 30% de las emisiones para 2020. Recordaréis que el objetivo de la UE es reducir el 20% y tener emisiones cero en 2050. Todo ello pasa por implicar a los ciudadanos que, por ejemplo, pueden instalar placas solares fotovoltaicas en sus hogares sin que les suponga coste alguno. El Ayuntamiento ha llegado a un acuerdo con una entidad financiera para que ofrezca préstamos a los propietarios que se pueden pagar con los beneficios que genera la electricidad, que va conectada a la red general. Las placas que se suelen poner en las casas unifamiliares cuestan alrededor de 22.000 euros, y los beneficios que genera su funcionamiento son de unos 2.500 euros anuales. Como las placas tienen una vida útil de 25 años, el ciudadano obtiene beneficios a partir de los nueve años.

Por ahora, 13 familias se han decidido, aunque 500 se han pasado por la agencia local de la energía de Rivas para pedir información sobre la instalación. Los ciudadanos de Rivas, además, pueden instalar gratis en sus casas compostadoras para generar abono, algo que han hecho ya 950 hogares. Ya sean unifamiliares o pisos que dispongan de terraza, pueden acceder a uno de estos depósitos y recibir una sesión informativa de los técnicos, que les explican el funcionamiento y les resuelven dudas antes de empezar a utilizarlos.

El objetivo de las acciones municipales es el de implicar a la ciudadanía, ya que, sin la participación activa de las ciudades, la sostenibilidad no es posible.
Desde el Observatorio de la Sostenibilidad en España (OSE) se afirma el resultado será pobre globalmente si no hay acción y lucha desde las ciudades, por lo que es necesario cambiar la cultura urbana, con políticas directas y sencillas.

Ricardo Estévez

Mi verbo favorito es avanzar. Referente en usos innovadores de TIC + Marketing. Bulldozer sostenible, fundador de ecointeligencia y director de TIMUR

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.