Round 3, megaproyecto de eólica marina

Este proyecto de considerables dimensiones, tanto en potencia como en presupuesto, tiene el firme propósito de convertir a los británicos en líderes mundiales de la energía eólica marina, de la que prevén sacar el 25% de su electricidad en 2020.
Round 3 es un proyecto que tiene previsto desplegarse en miles de kilómetros cuadrados a 20 o 30 kilómetros de las costas y que ha sido ya asignado a nueve consorcios. Esta adjudicación de los derechos para la creación de parques eólicos marinos en nueve zonas costeras de Reino Unido ha sido un gran paso en el objetivo de mantener el este de Inglaterra como el centro del desarrollo de la energía eólica marina.
Tres empresas españolas participan en estos consorcios: Repsol, ACS e Iberdrola. Esta última es la líder entre las españolas y participa a través de su filial Scottish Power. Iberdrola tiene la segunda zona más grande de la Round 3, el Norfolk Bank, con 7.200 megavatios en una superficie de 300 kilómetros cuadrados. Luego está ACS a través de Hochtief en Hornsea, en la que se instalarán unos 4.000 megavatios. La última en llegar ha sido Repsol, que tras la compra de SeaEnergy Renewables se ha hecho con un tercio de la zona Moray Firth. Además Repsol tiene otras dos zonas: Inch Cape, con 905 megavatios, y la otra, Beatrice, con Scottish and Southern Energy, 920 megavatios.

La apuesta británica no va a salir barata ya que la instalación del megavatio eólico en el mar se estima en unos tres millones de euros, el doble que el megavatio instalado en tierra

Entre los muchos retos la próxima generación de parques eólicos marinos será el requerimiento de turbinas más grandes y eficientes, capaces de generar 5 MW de potencia para alimentar la red del país con estos 32 GW adicionales de energía limpia, que se añadirían a los 8GW resultado de rondas anteriores.
Estos planes sobre renovables están haciendo emerger un sector de producción de equipos para eólica marina que está revitalizando la actividad industrial en ciudades de Inglaterra o de Escocia, como Glasgow.

Se prevé un gran crecimiento del sector en Europa. Con 2.946 megavatios ya instalados en nueve países, el sector añadirá este año, según la Asociación Europea de Energía Eólica (EWEA), unos 1.500, un 50% más en un solo año. Pero el boom de la que se considera segunda revolución de las renovables llegará en el periodo 2015-2017, con los parques alemanes y la Round 3, donde se instalarán 6.000 turbinas.
Multinacionales como Mitsubishi o GE han anunciado su instalación en Reino Unido. Igual que las grandes empresas españolas, están abriendo plantas de fabricación, centros tecnológicos y subsedes. Iberdrola, que pretende liderar desde Reino Unido el futuro desarrollo de las tecnologías marinas de generación de electricidad en Europa, anunció la creación de una dirección de negocios offshore en Escocia. También Gamesa quiere hacer de Reino Unido su centro mundial en eólica marina, invertir 150 millones de euros y crear 1.800 empleos. Además de que ubicará la sede de su negocio offshore en Londres, abrirá un centro de producción de palas, otro de desarrollo industrial y logístico y un centro tecnológico offshore en Escocia.
Sin lugar a dudas, estamos ante una excelente oportunidad para las empresas españolas que tengan potencial para participar en este proyecto.

Ricardo Estévez

Mi verbo favorito es avanzar. Referente en usos innovadores de TIC + Marketing. Bulldozer sostenible, fundador de ecointeligencia y director de TIMUR

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar menú