DARPA Grand Challenge, el desafío para coches sin conductor

darpa grand challenge coche stanleyEs probable que las innovaciones incrementen los flujos de información personal y las comunicaciones mientras se circula: estar siempre conectado es algo que necesitan la mayoría de personas que viajan por negocios. Esto podría fomentar el desarrollo de vehículos conectados en tiempo real con los sucesos y cambios que se producen en su entorno. El entorno se está introduciendo cada vez más en las infraestructuras en red del transporte. El automóvil del futuro ya no será tanto una unidad individual como un objeto en red. Los vehículos inteligentes podrían formar parte de una red de información y transporte en constante comunicación en la que los coches sin conductor serían la solución definitiva.

El DARPA Grand Challenge es una carrera de coches sin piloto patrocinada por la estadounidense Agencia de Investigación de Proyectos Avanzados de Defensa (DARPA), principal organismo de investigación del Departamento de Defensa de Estados Unidos. DARPA concede premios en metálico y cada vez que se celebra la carrera es mayor el número de coches sin conductor que la completan y son capaces de desplazarse mayores distancias de forma más segura.

Este avance depende de sensores cuyo tamaño y coste son cada vez menores. Ya se están utilizando en una serie de aplicaciones: control medioambiental y agrario, control de salud personal y también incorporados en componentes mecánicos como los airbags. Es probable que en el futuro las carreteras se parezcan más a un mundo sensorial. La arquitectura del entorno circundante podría emerger para formar una infraestructura en red inteligente que permita la movilidad por una especie de espacio codificado. Este cambio resulta posible gracias al aumento de tecnologías digitales que podrían llegar a limitar y regular el desplazamiento individualizado que hasta el momento genera un consumo excesivo de combustibles fósiles.

Como ya tratamos en nuestros artículos sobre el proyecto Citymobil, una reconfiguración ecointeligente de nuestro transporte podría permitir:

  • un incremento de la capacidad
  • una mayor integración entre diferentes modalidades de transporte
  • una mayor eficiencia; una mayor seguridad
  • un menor impacto medioambiental
  • y una mayor longevidad.

En este ámbito de la conducción automática destacamos a Sebastian Thrun, profesor de Ciencias de la  Universidad de Stanford y director del Laboratorio de Inteligencia Artificial de Stanford (SAIL). Ha liderado el desarrollo del vehículo Stanley, que ganó en 2005 el DARPA Grand Challenge. Su equipo también desarrolló Junior, que obtuvo el segundo lugar en el DARPA Urban Challenge en 2007.

proyecto google cars

También ha colaborado en el proyecto de coche sin conductor Google Cars, una combinación de diferentes tecnologías con el objetivo de hacer posible la conducción automática, sin piloto. El gigante de Internet ha invertido importantes esfuerzos en esta iniciativa, de la que nos ocuparemos en otro artículo de ecointeligencia.

Os dejamos con una presentación de Sebastian Thrun en TED:

, , , , , , ,

Trackbacks/Pingbacks

  1. Bitacoras.com - 22 noviembre, 2011

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Es probable que las innovaciones incrementen los flujos de información personal y las comunicaciones mientras se circula: estar siempre conectado es algo que necesitan la mayoría de personas que viajan por negocios. Esto po……

  2. DARPA Grand Challenge: carreras de coches sin conductor - 3 diciembre, 2011

    [...] Ecointeligencia En Tecmovia: En Diariomotor: Así aparca derrapando un Passat Variant que conduce solo I [...]

  3. Los coches de Google que se conducen solos | ecointeligencia - diseño para la sostenibilidad del medio ambiente - 3 enero, 2012

    [...] presentamos a  Sebastian Thrun como pionero en el diseño y construcción de coches sin conductor. Google Cars nace de la mano de [...]

  4. DARPA Grand Challenge, el desafío para coches sin conductor | Me deben ver la cara 2012 - 16 noviembre, 2012

    [...] DARPA Grand Challenge, el desafío para coches sin conductor: Es probable que las innovaciones incrementen los flujos de información personal y las comunicaciones mientras se circula: estar siempre conectado es algo que necesitan la mayoría de personas que viajan por negocios. Esto podría fomentar el desarrollo de vehículos conectados en tiempo real con los sucesos y cambios que se producen en su entorno. El entorno se está introduciendo cada vez más en las infraestructuras en red del transporte. El automóvil del futuro ya no será tanto una unidad individual como un objeto en red. Los vehículos inteligentes podrían formar parte de una red de información y transporte en constante comunicación en la que los coches sin conductor serían la solución definitiva. [...]

Deja un comentario