Los coches de Google que se conducen solos

Google Car en acción, ejemplo de conducción autónoma

Es una idea revolucionaria en la que Google trabaja desde hace años y de la que ya podemos ver resultados bajo el nombre de Google Cars, una combinación de diferentes tecnologías con el objetivo de hacer posible la conducción automática, sin piloto.

Además de ser mucho más seguros, los estos vehículos resultarían más rentables, estarían más aprovechados y contaminarían menos, ya que por ejemplo, en un hogar en vez de tener dos vehículos se podría tener solo uno: el coche te lleva al trabajo, regresa a tu casa para que lo use tu esposa.

Pero esta reflexión nos lleva aún más lejos ¿por qué necesita una familia un coche para ella sola? podríamos empezar por que familias completas que residen en la misma zona compartan coche, después que también lo hiciesen sus vecinos e incluso que urbanizaciones completas ofrezcan coches sin conductor como parte de la comunidad de propietarios o alquiler.

Ya presentamos a  Sebastian Thrun como pionero en el diseño y construcción de coches sin conductor. Google Cars nace de la mano de Thurn, coinventor de Google Street View y que ya en 2005 con sus compañeros de Stanford desarrolló Stanley,  un prototipo de vehículo que cubrió una distancia de 132 millas en el desierto de California.

Google no espera poder incorporar estas tecnologías en el mercado hasta dentro de al menos 8 años, y tampoco tiene claro que detrás de las mismas haya un modelo de negocio claro. En esta primera fase, parece más bien corresponder con su compromiso por mejorar la sociedad con la Tecnología.

Tras la prueba de esta innovación en el entorno real, en las carreteras de California, las aperturas a futuro no pueden ser más optimistas. Un recorte drástico del número de accidentes por distracciones o velocidad indebida, consumos optimizados de combustible, optimización del tráfico y todos los coches integrados en la Internet de las cosas, compartiendo información relevante para su misión.

interior de un google car

Asimismo, se reduciría la contaminación y el gasto familiar si bien a cambio podría acabar con la comodidad de tener un coche a nuestra disposición y a nuestro gusto en la puerta de casa. Ventajas e inconvenientes de una revolución que, gracias a Google, está más cerca de lo que parece.

Pero las barreras todavía son grandes: la utilización del vehículo pasaría de un 4% a superar el 90% lo que requeriría un mayor mantenimiento, mucho más similar al de un avión, y sería un terremoto para la industria del automóvil, pues se venderían menos coches. Además el sector asegurador tendría que ir pensando en cómo asegurar a tantos pasajeros sin conductor, y en cómo abordar la responsabilidad civil en los posibles accidentes causados por coches autodirigidos.

Os dejamos con un video de los coches sin conductor circulando por vías convencionales:

Ricardo Estévez

Mi verbo favorito es avanzar. Referente en usos innovadores de TIC + Marketing. Bulldozer sostenible, fundador de ecointeligencia y director de TIMUR

Esta entrada tiene 0 comentarios

  1. Josep M.

    Y un problema más a esta tecnología, ¿Se fiarían los seres humanos de un coche autopilotado? Por ejemplo, los trenes hace años que pueden ser pilotados automáticamente pero aún así se ha optado por seguir con la figura del conductor de tren, aunque sea un mero espectador, porque en caso contrario la gente no quería subir en los vagones. Algo similar pasa con los aviones. Tecnologías como estas deben ser 100% fiables y deben pasar por concienciar a la gente de que su uso es seguro.

    1. admin

      Sin duda todo un reto relacionado con la inteligencia artificial y su vertiente ética y filosófica. Hay prototipos de trenes metropolitanos funcionando en Italia y los aviones sin piloto tienen su hueco en la aviación militar, pero sin duda todavía estamos lejos de fiarnos de vehículos sin conductores humanos.

  2. lobo199

    Puesta en servicio del sistema de conducción automática en MetroEste de Madrid
    Invensys Rail Dimetronic ha finalizado la instalación de su sistema de conducción automática de trenes CBTC (Communications Based Train Control) SIRIUS en todos los trenes de la línea MetroEste de Metro de Madrid. Esta tecnología, acorde a la norma IEEE 1474, aumenta los niveles de seguridad y automatización y reduce el intervalo entre trenes y el tiempo de espera en las estaciones, con lo que se incrementa notablemente la capacidad de transporte de la línea.
    Los viajeros de MetroEste ya pueden experimentar las ventajas derivadas de la puesta en servicio de este sistema en todos los trenes que componen la línea, que discurre por el este del área metropolitana de Madrid entre las estaciones de Estadio Olímpico y Hospital del Henares. MetroEste tiene una longitud de 9,3 kilómetros y cuenta con ocho estaciones por las que circulan ocho trenes dotados con esta tecnología de conducción automática.
    VENTAJAS DEL SISTEMA CBTC SIRIUS
    La implementación del sistema CBTC SIRIUS permite conseguir el mínimo intervalo entre trenes con la máxima seguridad, optimizando la operación y posibilitando la incorporación de más unidades a la línea, lo que incrementa notablemente su capacidad de transporte. Con respecto a un sistema de señalización convencional, basado en circuitos de vía, la circulación en CBTC supone un aumento considerable en la capacidad de la línea ya que permite la circulación de un mayor número de trenes por la misma.
    El potente sistema de radio del sistema SIRIUS, además de las funciones propias del CBTC, permite la transmisión de datos para el diagnóstico remoto de los trenes. Asimismo, posibilita la transmisión de datos geográficos -gradientes, perfiles de velocidad, etc.- de la vía al tren, lo que permite realizar de forma más sencilla las actualizaciones al tener la base de datos en la vía -en lugar de en los equipos embarcados-, facilitando así la implementación de las modificaciones que pudieran surgir en la configuración de las vías.
    Gracias a la versatilidad de los productos desarrollados por Invensys Rail Dimetronic, en caso de un eventual fallo, el sistema SIRIUS es capaz de continuar operativo con su exclusivo modo de respaldo basado en un sistema de ATP (Automatic Train Protection) por “códigos de velocidad”, que permite mantener el movimiento de los trenes de forma segura, utilizando la infraestructura existente en la línea.
    La implementación del sistema SIRIUS en la línea MetroEste es el resultado de la colaboración entre Metro de Madrid e Invensys Rail Dimetronic para la aplicación de soluciones CBTC en líneas existentes que demandan un incremento de la capacidad de transporte.
    La avanzada tecnología del sistema SIRIUS ha permitido establecer un plan de migración desde el anterior sistema con el que contaba la línea, sin afectar en ningún momento a la explotación.
    REFERENCIAS INTERNACIONALES DEL SISTEMA CBTC SIRIUS
    Además de en Metro de Madrid, el sistema SIRIUS también ha sido elegido para proyectos en los siguientes países:
    Venezuela: reseñalización de la línea 1 del Metro de Caracas.
    Brasil: reseñalización de las líneas 8, 9 y 11 de Cercanías de São Paulo.
    Singapur: señalización de la línea “Downtown”, de nueva construcción, que será operada de forma totalmente automática y sin conductor (Unmanned).
    Turquía: señalización del proyecto “Marmaray”, 63 kilómetros que componen el actual sistema ferroviario de la zona metropolitana de ambas orillas del Estrecho de Estambul, así como la construcción de un túnel ferroviario de 14 kilómetros bajo el Bósforo.
    SOBRE INVENSYS RAIL DIMETRONIC
    Invensys Rail Dimetronic es la compañía líder de seguridad y señalización ferroviaria en el mercado ibérico. Su actividad se centra en el diseño, fabricación, suministro, instalación, puesta en servicio y mantenimiento de tecnología y soluciones, tanto en vía como a bordo, para gestionar el tráfico de forma segura y eficiente. Dimetronic forma parte del grupo Invensys Rail, perteneciente a Invensys plc, que cotiza en el selectivo FTSE de la Bolsa de Londres.
    http://www.madrimasd.org/informacionidi/noticias/noticia.asp?id=51144&origen=notiweb_suplemento&dia_suplemento=jueves&seccion=cooperarparacompetir

  3. http://desguacescastellon.es/

    ¿No os da cosa ver un vehículo moviéndose por sí propio?
    A mi pues que es como que es una película de ciencia ficción, o de terror, inclusive…
    Pero en fin, ya nos hemos acostumbrado a estas bellezas, y no me quejo: pues que tienen muchas utilidades para todos.
    Me parece que conviene lo que están anunciando en el artículo respecto de que sean varias familias quienes los usen.

  4. lobo199

    Google prueba su coche con piloto automático con un invidente al volante
    La empresa californiana Google sentó al volante de su auto con piloto automático a un invidente con el fin de probar el funcionamiento de su prototipo. La grabación titulada ‘Self-Driving Car Test: Steve Mahan’ muestra el viaje de Steve Mahan, un hombre con una discapacidad visual de un 95%, en un recorrido por su ciudad a bordo de un Toyota Prius equipado con tecnología de Google para autoconducción.
    «Estoy muy por encima de lo que se considera estar legalmente ciego», comentó Mahan en las imágenes, en las que explica cómo la pérdida de visión le impide hacer cosas que antes podía hacer y el papel que podría jugar un automóvil como el de Google en su día a día.
    «Esto me daría la independencia y la flexibilidad para ir a lugares donde tengo que ir y quiero ir cuando necesite hacer cosas», aseguró Mahan.
    En su desplazamiento Mahan hizo dos paradas, una en el carril de acceso para vehículos de un establecimiento de comida rápida donde hizo un pedido y también se detuvo en el aparcamiento de una lavandería para recoger ropa.
    En el vídeo se ve cómo el volante gira solo y el coche circula siguiendo las normas de tráfico mientras que Mahan come tranquilo lo que acaba de encargar. «Sin manos, sin pies», comenta el invidente con los brazos en alto mientras el vehículo avanza.
    El auto está equipado con un sistema de radares y láser para conocer su ubicación y durante la prueba el copiloto de Mahan usaba un ordenador portátil que estaba conectado al vehículo.
    Google explicó en YouTube que la conducción con Steve Mahan se realizó en «una ruta cuidadosamente programada» y que la experiencia fue «un experimento técnico» que ofreció «una mirada prometedora sobre lo que la tecnología autónoma puede un día conseguir si se logra una tecnología rigurosa y se cumple con los estándares de seguridad».
    Google anunció su proyecto de automóvil con conducción automática en 2010 y creó un prototipo capaz de guiarse con el uso de sus mapas que fue probado ese año con éxito en California.
    El automóvil recorrió ese estado de EE.UU. de arriba abajo y realizó más de 225.000 kilómetros sin conductor al volante, aunque siempre bajo supervisión y en situaciones de circulación propicias, según informó entonces la empresa que no dio detalles sobre cuándo tuvo lugar el experimento con Steve Mahan.
    Google considera que los vehículos no tripulados podrían ayudar a reducir los accidentes de tráfico y a realizar una conducción más eficiente desde el punto de vista energético.
    http://www.madrimasd.org/informacionidi/noticias/noticia.asp?id=52117&origen=notiweb&dia_suplemento=jueves

  5. lobo199

    El Lexus RX450h ya forma parte de la flota de coches autónomos de Google
    El gigante californiano continua con el desarrollo de su tecnología de coches autónomos, unos vehículos capaces de circular sin la interacción de un ser humano, y que cada día acercan la posibilidad de que nos tomemos un descanso en nuestros trayecto en el coche.
    Después de mostrarnos su funcionamiento sentando a un invidente en el asiento del conductor, ahora google nos vuelve a sorprender al incorporar al híbrido Lexus RX450h a su creciente flota de coches autónomos, un modelos que ha sido dotado de un sistema de radares y cámaras situado en el techo del vehículo, que le permiten circular en carretera abierta sin nuestra participación
    Los coches autónomos están siendo objeto de la atención de diferentes desarrolladores, ya que a pesar de tratarse aplicaciones a largo plazo, nos ofrecen soluciones a corto plazo a nivel de seguridad, ya que en pocos años, los vehículos serán capaces de detectar si nos hemos quedado dormidos al volante, y reaccionar para evitar un accidente y aparcar el vehículo de una forma segura, lo que evitará en gran medida una gran cantidad de muertes en las carreteras producto de estos factores.
    http://www.forococheselectricos.com/2012/04/el-lexus-rx450h-ya-forma-parte-de-la.html

  6. lobo199

    Los vehículos sin conductor de Google obtienen licencia para circular en Nevada
    ¿Coches que conducen ellos solos por las carreteras? Algo así está a punto de convertirse en una realidad en EEUU. Nevada es el primer estado en conceder licencia de circulación a un vehículo con este sistema.
    Según informa la cadena BBC, el primer coche en obtener esta licencia será un Toyota Prius modificado por Google para poder circular sin necesidad de un conductor.
    Nevada se convirtió en marzo en el primer estado en modificar su normativa para permitir la circulación de coches que se conducen solos, y que lucirán una placa roja con un signo de infinito al lado del número 001.
    El coche incluye una serie de avances tales como sensores de radar, cámaras en el techo y otros sensores laser para poder distinguir el tráfico y evitar acidentes con otros vehículos en carretera. Y sus defensores afirman que es incluso más seguro que un coche normal, al tener en cuenta que la mayoría de los accidentes de circulación se deben a errores humanos.
    Durante las pruebas de este vehículo, que se han realizado en la ciudad de Las Vegas, en el vehículo iba un piloto de pruebas para poder tomar el control del coche en caso de emergencia. Este vehículo ha rodado también por calles de ciudades en California, e incluso ha cruzado sin problemas el Golden Gate de San Francisco.
    http://www.elmundo.es/elmundo/2012/05/08/navegante/1336476861.html

  7. lobo199

    Conducción autónoma Google: “Lo más importante que un ordenador puede hacer en los próximos 10 años es conducir un coche”
    La frase es de Anthony Levandowski, el responsable de negocio de conducción autónoma en Google, y me ha parecido tan acertada que no he podido resistir la tentación de ponerla en el título, a pesar de su inadecuada longitud. Es hora de dar un repaso a la situación actual del colosal proyecto de Google y, de paso, argumentar las razones por las que no hay nada más importante que un ordenador pueda hacer en la próxima década.
    Se empieza a hablar del año próximo para poner la tecnología en el mercado, y Google está buscando compañeros de viaje entre las empresas automovilísticas para llevar hasta el final este fabuloso reto técnico. El nivel de desarrollo presente es realmente avanzado, si bien quedan algunas cosas por pulir y algunos cientos de miles de kilómetros por recorrer antes de estar totalmente seguros de que el sistema es comercializable.
    Por qué es tan difícil lograr la conducción autónoma
    Emular esta capacidad de decisión humana en base a un programa lógico capaz de reaccionar a imprevistos es increíblemente difícil
    Puede que la respuesta a esta pregunta parezca obvia, pero tal vez no lo sea tanto. Al fin y al cabo, la precisión de los mapas y los sistemas de posicionamiento podrían hacer pensar que no es tan difícil hacer que un vehículo conduzca solo… y así sería si las calles y carreteras fuesen siempre exactamente iguales.
    El problema es que hay coches, peatones, animales (me refiero a perros y gatos, no a otros conductores) y una inmensa variedad de obstáculos y variaciones imprevisibles en cualquier recorrido. La clave aquí es “imprevisibles”, lo que nos sitúa en el terreno de la reacción en tiempo real.
    Esta variabilidad obliga al conductor a tomar miles de micro-decisiones para cubrir cualquier trayecto, cosa que el cerebro humano resuelve sin siquiera ser muy consciente y con toda facilidad. Emular esta capacidad de decisión humana en base a un programa lógico capaz de reaccionar a imprevistos es increíblemente difícil. Y ese es el problema y el reto.
    Por qué es tan importante alcanzar el objetivo de conducir autónomamente
    Existen varias razones importantes por las que la conducción autónoma será un pequeño paso en el desarrollo tecnológico pero un gran paso para la humanidad.
    El año pasado murieron en accidente de tráfico 32.788 personas sólo en Estados Unidos, un país con un índice de accidentes particularmente bajo (y también un parque móvil inmenso). Puesto que el 90% de los accidentes se debieron a errores humanos, en teoría bastaría con eliminar el factor humano de la conducción para salvar la vida a unos 29.509 americanos al año, 2.459 al mes, 82 al día y más de tres por hora, de día y de noche. Por supuesto, el razonamiento es aplicable al resto del mundo, con lo que la cifra es todavía mucho mayor.
    ¿Y si nos diesen una píldora que extendiese nuestra vida en un 10% sin ningún efecto secundario?
    Existe, sin embargo, otra razón si cabe más seductora, aunque no me atrevo a decir que más importante. En palabras del propio Levandowski “… ¿y si nos diesen una píldora que extendiese nuestra vida en un 10% sin ningún efecto secundario?.. teniendo en cuenta el tiempo que pasamos en el coche, la conducción autónoma es esa píldora.
    En efecto, aunque la frase es claramente sensacionalista, lo que plantea es la posibilidad de transportarnos mientras hacemos otras cosas que no son conducir. Se refiere a leer, trabajar, escribir o relacionarnos con otras personas con toda nuestra atención mientras el coche nos lleva.
    Por supuesto, lo de vivir un 10% más supone que mientras conducimos no estamos viviendo y que ese tiempo está totalmente perdido, lo cual no acaba de ser exacto. Pero captamos la idea y a mí, al menos, me atrae muchísimo. No quiero ni pensar lo que le puede gustar a quienes ni siquiera les gusta conducir o simplemente no pueden hacerlo… el proyecto podría cambiar la vida a millones de personas.
    El proyecto podría cambiar la vida a millones de personas
    A partir de aquí, la imaginación es el límite a las ventajas posibles con vehículos que se conduzcan solos. Nos podrían recoger en la puerta y dejar en la puerta siempre para irse a aparcar por su cuenta, por ejemplo. De hecho, sería casi absurdo tener un vehículo propio en exclusiva, pues sería mucho más razonable compartir flotas de vehículos itinerantes y llamar al que esté más cerca en cada momento. En fin, un nuevo mundo de posibilidades de transporte.
    Situación actual del proyecto de conducción autónoma Google
    Básicamente, el sistema es capaz de determinar la posición del vehículo con un margen de error de 5 a 10 cm. Cuando se introduce un destino, utiliza los servicios de Google maps (tenía que ser) para trazar la mejor ruta. A partir de aquí, con la ayuda de un escáner láser, una cámara y un radar se construye un modelo del mundo que rodea el coche y se categorizan los seres y objetos, fijos y móviles, con ayuda del correspondiente software.
    El sistema es capaz de determinar la posición del vehículo con un margen de error de 5 a 10 cm
    El sistema está programado para llevar a cabo una conducción eficiente y defensiva, es decir, para transportarnos suavemente y con el menor consumo de combustible técnicamente posible, al tiempo que se asegura de que no nos pase nada.
    Una de las grandes ventajas que pone sobre la mesa es que el sistema es compatible con todo lo que conocemos tal cual lo conocemos, y no necesita de balizas o señalizaciones especiales en calles o carreteras para funcionar, ni tampoco de emisores en los restantes vehículos. Parece que han conseguido que el sistema reconozca las cosas tal como lo haría una persona al volante, sin necesidad de que emitan señales de su posición o velocidad.

    Estoy seguro de que llegaremos a verlo.
    http://www.tecmovia.com/2012/05/27/conduccion-autonoma-google-lo-mas-importante-que-un-ordenador-puede-hacer-en-los-proximos-10-anos-es-conducir-un-coche/

  8. lobo199

    Reflexiones sobre conducción autónoma: ¿quién es responsable en caso de accidente?
    El tema de la conducción autónoma de Google ha hecho correr ya ríos de tinta, y hará correr muchos más si llega a materializarse. Es difícil evaluar el cambio que implicaría en la vida diaria de los países industrializados la posibilidad de que los coches se condujesen solos. Esta posibilidad parece estar a la vuelta de la esquina desde un punto de vista técnico pero, al mismo tiempo, a años luz desde un punto de vista legal. Veamos por qué.
    Uno de los problemas que habrán de resolverse para que sea posible la conducción automatizada es su incompatibilidad con las normativas actuales. En principio, para poder circular, un vehículo ha de tener una homologación del Ministerio de Industria, ser acorde con el código de circulación y llevar un conductor a bordo que será, entre otras cosas, el responsable civil de los daños que pueda ocasionar.
    ¿Y si el coche conduce solo y vacío? El tema tiene su miga, y da mucho que pensar.
    Es cierto que hace sólo unas semanas se concedían en el estado norteamericano de Nevada las primeras licencias para circular con este tipo de vehículos, pero se trata de un experimento pionero y, lo que es más importante, los tipos de Google están en fase de pruebas y van siempre dentro del coche. La idea es que esto no sea así siempre.
    Dicho esto, para que un coche autónomo pudiese circular libremente por las calles de cualquier país occidental, pongamos que es España, lo primero que tendría que suceder es que el Ministerio de Industria “se lo crea”. Esto significa que sería necesaria una argumentación técnica de primer nivel para hacer verosímil la seguridad absoluta con la que podrían moverse este tipo de vehículos.
    Suponiendo que esto fuese posible y que, efectivamente, el coche pasase las correspondientes pruebas de homologación (que tendrían que rediseñarse de alguna manera para comprobar la capacidad de conducción del propio coche); suponiendo que pudiese circular legalmente por las carreteras una vez incluido en toda la normativa aplicable e incluso suponiendo que las compañías aseguradoras estuviesen dispuestas a asegurar algo así, quedaría por dilucidar una duda práctica de gran calado: si el coche causa daños con un accidente ¿de quién es la culpa?
    Cuando pensamos en conducción autónoma, todavía nos viene a la mente la imagen de un coche con todos los mandos necesarios para ser pilotado por un ser humano que va sentado en el puesto de conducción y se limita a soltar las manos del volante. Pero ese es sólo el estado actual de las cosas y tendría mucho sentido que el coche circulase vacío gran parte del tiempo, por ejemplo, para aparcarse después de dejarnos en la puerta de nuestro destino, o para venir a buscarnos al trabajo a la hora de salir.
    Pues bien, en principio, si algo sucede, la ley necesita encontrar una persona, física o jurídica, que sea responsable. Al no intervenir humanos directamente en la acción, cabe suponer que la grabación del accidente (que quedaría inmejorablemente recogida por el propio coche) debería conducir a un examen pericial en el que se determine la causa o causas del accidente de forma concreta.
    A partir de aquí, si se trata del fallo de un sensor la justicia señalaría al fabricante de esa pieza, si se trata del fallo del vehículo en sí, la justicia señalaría a la marca del coche, si se trata de una negligencia por parte del propietario, él sería el responsable y si se trata de un fallo del software que gestiona el sistema, el gran cerebro conductor de la orquesta de autómatas… todo apuntaría a Google.
    Puede que finalmente no sea así, o no en todos los países, pero la lógica del derecho, ahora mismo, nos dice que esta trazabilidad ascendente de las causas hasta llegar al responsable sería la única vía de solución legal de semejante problema. Posiblemente, el sistema sea prácticamente perfecto si llega a comercializarse y lo más probable es que evite miles de accidentes en lugar de causarlos. Pero alguno sin duda habrá y esto es tanto más probable cuantos más coches autónomos circulen por el mundo.
    Lo que nos lleva a una última conclusión: la póliza de responsabilidad civil de Google va a necesitar muchos ceros para poner en marcha tan colosal cambio en la circulación rodada, al menos si pretende, como cabe suponer, lanzarlo a escala planetaria.
    http://www.tecmovia.com/2012/06/09/reflexiones-sobre-conduccion-autonoma-quien-es-responsable-en-caso-de-accidente/

  9. lobo199

    Vía libre al coche sin conductor
    Cada día es menos un producto de película y más una realidad. Las carreteras de California podrán tener sobre su pavimento coches sin conductor (que no requieren la intervención del ocupante) después de que el gobernador del más poblado de los Estados Unidos firmase este miércoles la ley que lo permite. “Hoy estamos viendo la ciencia-ficción convertirse en la realidad de mañana”, declaró el gobernador Jerry Brown, quien llegó junto a Sergey Brin —cofundador de Google— a bordo de uno de esos coches a la ceremonia de la firma de la ley, que se realizó en la sede central del buscador en Mountain View (en la bahía de San Francisco). California da así el impulso a una iniciativa ya en vigor en Nevada y Florida.

    http://sociedad.elpais.com/sociedad/2012/09/26/actualidad/1348690331_453072.html

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.