10 tendencias para la Smart City en 2018

¿Eres consciente de que las Smart Cities están preparadas para generar un cambio significativo en la forma en que trabajamos, nos relacionamos y aprendemos? Sea cual sea tu respuesta, 2018 va a ser un gran año para la Smart City.

El papel de la normalización en la Smart City

Y mucho de estos avances vienen de la mano de la explosión en las capacidades de análisis del Big Data y del intercambio de información entre los dispositivos móviles.

Seguramente los historiadores algún día mirarán hacia atrás y verán este 2018 como el punto de inflexión en el que tecnología se integraron en la dirección correcta

De ahí que, en estos momentos, se torne fundamental que aquellos que nos gobiernan, tanto a nivel estatal como municipal, entiendan de una vez por todas estos cambios tecnológicos de manera proactiva, los hagan suyos y los incorporen en sus estrategias.

Desde las operaciones habituales que se realizan en la ciudad, pasando por la seguridad pública, el transporte y los servicios públicos en general, ya es hora de que nuestras comunidades comiencen a adoptar de forma continuada y decidida herramientas como el análisis masivo de datos y las soluciones de intercambio de información en tiempo real, incorporándolas en el núcleo de lo que conforman sus iniciativas alrededor del concepto de Smart City.

Gestión de autobuses y densidad de ciudadanos

De lo contrario, nuestras ciudades se quedarán atrás. Para que no cunda el desánimo, vamos a enumerar y comentar unas tendencias que nos pueden orientar en los pasos que demos durante este 2018:

  1. Implantación de plataformas digitales que contemplen todos aspectos de la ciudad, y que recopilen, agreguen y analicen datos de múltiples fuentes, lo que redundará en que nuestras ciudades sean más inteligentes y más resilentes.
  2. Desarrollo de intersecciones conectadas como pueden ser los bancos de prueba y puntos de lanzamiento de nuevas iniciativas de la Smart City.
  3. Uso del edge computing para procesar datos en el dispositivo origen para lograr impactos más rápidos y precisos. Este paradigma es especialmente aplicable en escenarios que requieren más autonomía en los dispositivos conectados, haciendo que estos tengan algo más de inteligencia.
  4. Fusión de GIS (Geographic Information System), Big Data y analíticas para crear mapas de vida (living maps) en tiempo real para modelar el comportamiento de la comunidad.
  5. Medios para la seguridad pública que actúen como centros digitales capaces de escalar en tiempo real las infraestructuras (por medio de equipamiento específico) y que permite a los gestores responder de manera más rápida y precisa ante emergencias y desastres naturales. Esto requiere de una mayor implementación de multimedia y compartición de datos en tiempo real.
  6. Crecimiento de las capacidades de los vehículos conectados, especialmente para el intercambio de información en tiempo real con los gestores. Buena muestra de esto es la iniciativa impulsada por la National Highway Traffic Safety Administration (NHTSA) para la comunicación vehículo a vehículo (V2V).Tesla apuesta por el automóvil conectado, eléctrico y autónomo
  7. Mayor interacción ciudadana en tiempo real con el gobierno por medio de sus dispositivos móviles. Esto se verá impulsado por una experiencia de usuario mejorada como resultado de las nuevas herramientas de colaboración entre el gobierno y el ciudadano, que incluyen el intercambio de datos y video en tiempo real y algo de inteligencia artificial (IA), que nunca viene mal :-)
  8. Vinculación entre vehículos autónomos y sensores de la ciudad para recopilar datos críticos, en lugar de confiar únicamente en los sensores dedicados.
  9. Mayor foco en las tecnologías centradas en las personas por medio del desarrollo de aplicaciones por parte de la smart city, siempre teniendo en cuenta la transparencia de los datos recopilados por los gestores, lo que redundará en una mayor confianza en el gobierno local.
  10. Incorporación de los requisitos de la ciudad inteligente en la normativa municipal, desde los aspectos más técnicos ligados al urbanismo hasta aspectos sociales de la sostenibilidad, todo ello debe tenido en cuenta en la redacción de nuevos reglamentos y en la adaptación de la ya vigente.

Cada día las tecnologías de las que se nutre la Smart City no ayudan a alcanzar unos mayores niveles de calidad de vida para sus ciudadanos. Todo ello conjugado con altas dosis de creatividad, fuerza de voluntad y, como no, mucha pasión por la mejora del bienestar del colectivo.

Este artículo es una adaptación libre del original de Kenn Dodson y titulado Top 10 Smart City Trends for 2018.

¿Tu comunidad está lista para el cambio?

GuardarGuardar

GuardarGuardar

, , ,

No hay comentarios.

Deja un comentario