La (necesaria) revolución en nuestra movilidad: el modelo (1)

Nadie puede negar que la digitalización y la penetración de nuevas propuestas de transporte personal o colectivo determinarán los escenarios futuros de nuestra movilidad.

La revolución en la movilidad se hace patente con las motocicletas eléctricas

Enfrascados en el desarrollo de los planes de descarbonización, es imprescindible actuar sobre el transporte de pasajeros y de mercancías.

En el caso de España, el transporte es el sector que genera un mayor volumen de gases de efecto invernadero, y su evolución es objeto de un creciente debate, no solo por la preocupación sobre la calidad del aire en nuestras ciudades, sino también por la revolución que está experimentando. Y lo que le queda …

Actualmente estamos viviendo una revolución en el transporte de pasajeros. El paradigma del vehículo propulsado por un motor de combustión interna, en propiedad, no conectado y conducido por una persona, está cambiando rápidamente hacia el de vehículo propulsado con motor eléctrico, compartido, conectado y conducido de modo autónomo gracias a sistemas basados en inteligencia artificial.

Lo que antes estaba reservado a la ciencia ficción está dando lugar a un nuevo modelo o paradigma, una realidad que cada día se hace más tangible. Veamos cómo:

Movilidad eléctrica

Los principales fabricantes de vehículos ya disponen en el mercado de modelos eléctricos. Existen algunas compañías que han apostado exclusivamente por la movilidad eléctrica, como por ejemplo Tesla.

La revolución del coche eléctrico viene de la mano de Tesla

Tesla ha vendido 160.000 vehículos en 2015 y tiene planes para aumentar su capacidad de fabricación hasta las 500.000 unidades anuales de un único modelo en el año 2020.

Movilidad conectada

Los principales fabricantes de vehículos ya incorporan desarrollos tecnológicos que permiten a los vehículos conectarse con otros dispositivos externos, tales como teléfonos móviles, centros de gestión de datos y otros vehículos.

Esta conectividad puede ser utilizada con diversos objetivos, como proporcionar información al usuario, desarrollar modelos de gestión avanzada del tráfico o reducir la tasa de accidentes.

En España, la Dirección General de Tráfico (DGT) está desarrollando una plataforma que facilita el intercambio de datos en tiempo real de todos los agentes implicados en la movilidad, con el objetivo de tomar decisiones que permitan circular en un entorno más seguro y sostenible.

Movilidad colaborativa

En los últimos años, han aparecido una gran cantidad de compañías de movilidad cuyos servicios están basados en la economía colaborativa.

La movilidad compartida es una realidad frecuente en Europa

Entre los ejemplos más populares (y algunos polémicos :-) podemos destacar:

  • Servicios de movilidad bajo demanda, como Uber, presente en más de 300 ciudades y tiene más de 1 billón de trayectos acumulados
  • Apps para compartir trayectos interurbanos con otros usuarios, como Blablacar, con más 35 millones de usuarios en todo el mundo
  • Servicios de e-hailing, como es el caso de Cabify, presente en más de 30 ciudades en el mundo
  • Servicio de coches de uso compartido sin estaciones fijas de alquiler, como Car2go, presente en más de 50 ciudades y que, por ejemplo, en Madrid dispone de una flota de 500 vehículos.

Movilidad autónoma

Grandes empresas, tanto tecnológicas como fabricantes de vehículos, están desarrollando proyectos piloto en este campo. Sería el caso, por ejemplo, de Google a través de Waymo, Apple y Mercedes, por citar algunos de los principales.

En 2016 Uber lanzó una flota de coches autónomos en Pittsburg y San Francisco. Tesla está incorporando en todos sus modelos el hardware necesario para la conducción autónoma.

Esta transformación que estamos viviendo está enmarcada en un amplio conjunto de tendencias y de cambios que van a tener un elevado impacto en nuestra movilidad y cuya evolución dará forma al transporte del futuro.

Todas estas tendencias están interrelacionadas entre sí y se refuerzan unas con otras, dando lugar a una serie de incertidumbres que nos permiten especular con diferentes escenarios para la movilidad de los próximos años y que trataremos en nuestra próxima entrega.

Si te ha gustado lo que acabas de leer, puedes ampliar esta información sobre el futuro del transporte en el informe realizado por Deloitte titulado Un modelo de transporte descarbonizado para España en 2050 y disponible en nuestro fondo documental ecointeligente.

GuardarGuardar

GuardarGuardar

, , , , , , , ,

No hay comentarios.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.