Pioneros del diseño sostenible: Manuel Rico Sinobas

Como nos fijamos en estas figuras que identificamos como precursores del diseño sostenible, habitualmente nos vienen a la cabeza invenciones y descubrimientos relacionados con la eficiencia energética, la movilidad sostenible o las energías renovables.

Mapa de vientos y huracanes de Manuel Rico Sinobas

En esta ocasión vamos a ocuparnos de un estudioso que desarrolló las bases de la meteorología, disciplina en la que se apoyan numerosos avances en pro de la sostenibilidad y el cuidado medioambiental.

Manuel Rico y Sinobas nació en Valladolid en 1819 y fue un reputado físico y médico, que estuvo interesado desde los primeros años de su carrera científica en el estudio de la atmósfera y sus aplicaciones.

Se le puede considerar uno de los responsables del establecimiento de la meteorología como ciencia en España, a partir de las diferentes actividades que llevó a cabo sobre esta disciplina.

Entre las contribuciones que Manuel Rico aportó en relación a la meteorología española destacan sus estudios sobre las causas de diversos fenómenos meteorológicos o su clasificación climática de España, sus observaciones meteorológicas, la organización y gestión de la red de observatorios y su aparataje, la búsqueda de las aplicaciones prácticas de la meteorología y la recopilación que hizo de datos meteorológicos antiguos a partir de fuentes históricas. Un trabajo prolijo y muy productivo.

El estudio del clima español fue uno de los temas a los que Rico dedicó gran parte de su actividad científica, especialmente durante sus primeros años como investigador. En varios de sus trabajos señaló la importancia del clima sobre diversos aspectos de las actividades socioeconómicas, como la agricultura o la sanidad, por lo que se planteó la necesidad de caracterizar de forma adecuada el clima de nuestro país.

Pero Rico no fue únicamente un estudioso teórico de la meteorología, sino que también le apasionaba la práctica, que manifestó tanto en la observación meteorológica como en el diseño, manejo, instalación y mantenimiento de los propios aparatos.

Retrato del científico Manuel Rico y Sinobas

También destaca sus labores de conservación, transcripción y tratamiento de los registros instrumentales de diversos observatorios, tareas de mucho mérito ya que todavía no se habían iniciado las observaciones sistemáticas coordinadas por un organismo estatal creado para tal efecto.

Dentro del interés mostrado por Rico en los diversos temas de la Física de la Atmósfera, los concernientes a la electricidad atmosférica fueron de los que mayor atractivo tuvieron para él, hasta el punto que fue el tema elegido para su discurso de ingreso en la Real Academia de Ciencias. Este aspecto de la electricidad atmosférica se manifiesta en fenómenos tan espectaculares como los rayos, auroras polares y fuegos de San Telmo.

Rico hizo notar que uno de los elementos más importantes para el conocimiento de los sistemas meteorológicos era el viento, por lo que el estudio de su dirección, fuerza y velocidad ocuparían un importante espacio en los trabajos de este pionero.

Este científico también estuvo muy interesado en las aplicaciones prácticas de la meteorología, y dentro de estas a la agricultura, la consideraba probablemente la más importante.

Al estar muy determinada esta por la disponibilidad de agua en gran parte de la Península Ibérica, lógicamente la sequía se convierte en uno de las principales adversidades que podemos sufrir

Uno de sus trabajos más significativos fue el estudio, premiado en 1850, sobre las causas de las sequías de Murcia y Almería, en el que recogen datos sobre las sequías ocurridas en España durante 80 años detectadas a partir de la escasez en las cosechas.

Estudio sobre las sequías en Murcia y Almería de 1851

A Manuel Rico Sinobas se le reconoce el mérito de ser el primer científico español que planteó la necesidad y posibilidad de generar un archivo en el que recoger todas las informaciones climatológicas que se pudieran obtener de los registros documentales españoles

Y es que Manuel Rico se dedicó a recopilar datos de las estaciones que estuvieron funcionando en España desde el siglo XVIII, de forma que tanto entre sus manuscritos de observaciones barométricas y termométricas encontramos su participación en la más antigua que se conoce en España, la iniciada en 1737 en Madrid.

Seguro que te habrá llamado la atención el trabajo y la dedicación de este científico, fallecido en Madrid 1898, y que tanto ha aportado a esta ciencia de base que nos permite avanzar, tanto en el desarrollo de energías renovables como la eólica, como comprender las consecuencias del cambio climático que se siente en la Península Ibérica.

¡Tiene toda nuestra admiración, aunque no haya sido un futbolista!

GuardarGuardar

, , , , , ,

No hay comentarios.

Deja un comentario