¿Qué podemos esperar de la Cumbre del Clima de Marrakech?

Presentada como la cumbre la acción, la XXII Conferencia de las Partes (COP22) de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) que se va a celebrar en la ciudad marroquí de Marrakech, viene a impulsar iniciativas concretas contra el calentamiento global.

La Cumbre de Marrakech (COP22) tiene como objetivo pasar a la acción contra el cambio climático

El Acuerdo de París que entra en vigor el 4 de noviembre de 2016 da protagonismo a la Cumbre de Marrakech, ya que es la primera que se desarrollará tras su pistoletazo de salida por lo que se convierte en una cita importante para que aparezcan instrumentos concretos y para que los países se comprometan con hechos y no palabras en su lucha contra el cambio climático.

Hasta este momento, el Acuerdo de París ha sido ratificado por 80 países que suman más del 55 % de emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, todo un éxito para este tipo de convenios internacionales.

Los participantes tendrán una oportunidad sin precedentes para acelerar la acción mundial contra el cambio climático, aclarando normas de aplicación y abrir el camino para incrementar y acelerar los compromisos climáticos.

El deshielo del Artico es un efecto patente del calentamiento global

En Marrakech se debe dar capacidad a gobiernos, empresas, ciudades y otras entidades de asumir compromisos cada vez más ambiciosos y propiciando un marco de referencia sólido.

El Acuerdo de París se ha convertido en nuestra hoja de ruta global para la acción climática

Los planes que se implementen y las decisiones que se tomen en los próximos años determinarán en gran medida si podemos limitar el umbral de calentamiento al 1,5°C acordado en París.

En resumen, de la COP22 de Marrakech podemos esperar:

  • Que se establezcan directrices más claras para este nuevo acuerdo global, ya que faltan reglas e instrumentos que articulen los Objetivos de París.
  • Que se fomente la colaboración entre partes, tanto públicas como privadas, ya que éstas últimas pueden servir de catalizador para medidas más audaces en este largo camino para limitar el calentamiento global.
  • Que se impulse el diálogo más allá de lo establecido a corto plazo, para constatar que el Acuerdo de París supone un punto de inflexión en la lucha contra el cambio climático.

Se espera que durante las negociaciones, los países estudien el aumento de partidas como las destinadas a reducir la vulnerabilidad de la agricultura o los ecosistemas al cambio climático.

París se caracterizó por el simbolismo de sus acuerdos, y esperamos que Marrakech lo sea por el pragmatismo de las decisiones que se adopten

Casi nadie se atreve ya a negar los impactos del cambio climático que estamos sufriendo: desplazamientos de población, riesgos sobre la salud de millones de personas, carestía de alimentos, fuentes de ingresos que merman y empobrecen a los más débiles.

La sequía pertinaz es un efecto del cambio climática

De ahí que sea ya imperativo poner en marcha actuaciones concretas a favor del clima, y procastinadas en muchas ocasiones, como pueden ser la transición energética hacia un nuevo modelo ó la evolución de nuestros sistemas financieros y mecanismos de inversión. Y para conseguirlo, todos tendremos que hacer esfuerzos proporcionales a nuestra posición en el mundo y sin dejar de lado a las naciones más vulnerables.

¿Y qué podemos hacer nosotros como individuos?

Muy fácil, debemos exigir a nuestros líderes políticos que rindan cuentas de sus actuaciones encaminadas a cumplir estos compromisos

¿no crees?

Ricardo Estévez

Mi verbo favorito es avanzar. Referente en usos innovadores de TIC + Marketing. Bulldozer sostenible, fundador de ecointeligencia y director de TIMUR

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar menú