Energía e Industria 4.0

Internet de las Cosas conforma Industria 4.0

Seguro que has oído hablar mucho del concepto Industria 4.0. En esencia consiste en la adopción del paradigma de Internet de las Cosas (IoT) aplicado al entorno industrial.

Esta adopción desde un punto de vista industrial de IoT y de los servicios interconectados, según los teóricos debe basarse en los siguientes principios básicos de diseño:

  • Interoperabilidad: la Industria 4.0 ofrecerá la capacidad de interconexión de todos sus elementos, materiales y humanos, mediante el uso de IoT y sus servicios.
  • Virtualización: la fábrica inteligente ha de tener una copia virtual mostrando toda la información de sensores y sistemas, además de modelos de simulación.
  • Descentralización: dado que los objetos conectados en las fábricas inteligentes deberán tener capacidades de decisión autónoma.
  • Capacidades de tiempo real: mediante la captura de datos, su análisis y toma de decisiones en tiempo real, incorporando la inteligencia de negocio necesaria.
  • Orientación al servicio: mediante la capacidad de ofrecer un catálogo de servicios que permita la interacción y la creación de nuevas aplicaciones y, por ende, mayor valor añadido.
  • Modularidad: con la flexibilidad máxima en la fábrica inteligente para la adición, sustracción o sustitución de cualquiera de sus elementos.

El uso de estos principios básicos permitirá a la industria del futuro poder personalizar la fabricación sin dejar atrás la producción en masa, posibilitando de manera automática también el diagnóstico, el ajuste y la optimización de los procesos, siendo también clave para asistir a los trabajadores en la mejora de sus condiciones laborales y en la realización de su actividad.

En relación a la energía, la innovación a su alrededor va a propiciar el cambio tecnológico principalmente a través de las nuevas formas de generación y gestión de la demanda.

Como ha ocurrido en las anteriores revoluciones industriales, la aparición de nuevas fuentes de energía ha determinado el desarrollo de la industria

La asociación de las nuevas tecnologías ecointeligentes de generación y de eficiencia energética conduce a un modelo de industria 4.0 con nuevas especializaciones productivas en los sectores energético y de las Tecnologías de la Información y de las Comunicaciones (TIC).

La fabricación de productos ecoeficientes dirigidos a un nuevo mercado exige la reducción de los costes energéticos y, a la misma vez, satisfacer un nuevo perfil de consumidor respetuoso con el medio ambiente.

La industria 4.0 va a exigir nuevos modelos de negocio en los la energía esté orientado a la demanda, y que los servicios que se proporcionan al consumidor permitan su participación en tiempo real.

El desarrollo del almacenamiento eléctrico ayudará a las renovables

Por otra parte, los Objetivos 20/20/20 para 2020 de la Unión Europea contemplan una energía segura, sostenible y competitiva, con un modelo energético que desacopla el crecimiento económico del uso de los recursos, priorizando el ahorro, la eficiencia energética y el uso de fuentes de energía limpia.

En esta línea destacan 2 proyectos:

  1. El almacenamiento eléctrico, para una mayor integración de las fuentes renovables de manera descentralizada.
  2. La promoción de soluciones para el modelo Smart City, que permita ahorrar energía masivamente aprovechando lo mejor de las renovables, la eficiencia energética, las redes inteligentes (Smart Grid) y nuevos modelos de negocio.

A nivel industrial, estos proyectos van a requerir regulación específica alineada con lo ya dispuesto a nivel de eficiencia energética, control de la contaminación y desarrollo de las renovables. También será necesario un sistema de innovación adaptado para cada territorio que cuente con:

  • Centros de formación y de investigación.
  • Incentivos económicos.
  • Financiación adecuada y flexible.
  • Desarrollo de los sectores estratégicos de futuro: soluciones constructivas, climatización, electromovilidad, monitorización y conectividad, entre otras.

La UE cuenta con recursos presupuestarios hasta 2020 con la prioridad de destinar el 22% a la financiación de proyectos de adaptación al cambio climático y a alcanzar el objetivo de reducción del 20% de consumo de energía primaria

La ecoeficiencia en la vivienda es una oportunidad para la Industria 4.0
Tanto a nivel mundial como europeo, es mucho lo que queda por hacer en sectores ineficientes energéticamente como son el de la edificación y el transporte, en los que se concentra un elevado potencial de ahorro de energía

Para finalizar quedamos los consumidores. Nada mejor para que participemos en la gestión de nuestra demanda energética que recibir señales de precio para ello. Teniendo en cuenta las previsiones de penetración del IoT en nuestros hogares, el auge de las empresas de servicios energéticos (ESE, en España), el autoconsumo y los contadores inteligentes, la industria tendrá su oportunidad en la renovación de las instalaciones ineficientes de climatización y de iluminación, donde consideramos que la eficiencia energética puede ser la mejor protección para los consumidores.

Ricardo Estévez

Mi verbo favorito es avanzar. Referente en usos innovadores de TIC + Marketing. Bulldozer sostenible, fundador de ecointeligencia y director de TIMUR

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar menú