SMART2020, las TIC en una economía baja en carbono

informe smart2020 en castellanoResumimos en esta ocasión un informe que tiene unos 3 años pero que continúa siendo vigente. En él se analiza por qué las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) tienen el potencial de reducir costes en sectores estratégicos de la economía como el eléctrico, el industrial y el transporte, con valores cercanos a los 600.000 millones de euros hasta 2020.

El sector de las TIC ha transformado el modo en que vivimos, trabajamos, aprendemos y jugamos. Desde los teléfonos móviles hasta Internet, las TIC han proporcionado continuamente productos y servicios innovadores que ya forman parte de nuestra vida diaria. Las TIC han aumentado su productividad y apoyado el crecimiento económico de modo sistemático.

Pero si hablamos del impacto de las TIC en el calentamiento global y el cambio climático se ha trabajado para cuantificar las emisiones directas desde los productos y servicios de las TIC. También se han determinado los puntos en los que las TIC pueden ayudar a reducir de modo significativo las emisiones en los demás sectores de la economía.

smart2020 emisiones por sectores

Aparte de las emisiones asociadas a la deforestación, la mayor parte de las emisiones de GEI provienen de la generación de energía y del combustible empleado en el transporte. Por este motivo, no resulta sorprendente que el papel más importante que pueden desempeñar las TIC sea ayudar a mejorar la eficiencia energética en la distribución y transmisión de energía eléctrica en las edificaciones y fábricas que la requieren y en el uso del transporte para el suministro de bienes.

Smart 2020: Hacia una economía baja en carbono en la Era de la Información nos muestra como las TIC pueden influir y transformar nuestras conductas y el modo en el que funciona la sociedad

En total, las TIC pueden proporcionar un ahorro de emisiones del 15% hasta 2020. Esto representa una parte significativa de las reducciones hasta por debajo de los niveles de 1990, como recomiendan científicos y economistas para 2020 para evitar el peligroso cambio climático. En términos económicos, la eficiencia energética proporcionada por las TIC se traduce en un ahorro de costes de aproximadamente 600.000 millones de euros (946.500 millones de dólares), por lo que supone una oportunidad que de ninguna manera se puede despreciar.

En este análisis se identifican algunas de las oportunidades más importantes y accesibles para que las TIC participen este ahorro:

  • Sistemas de motor inteligentes: Una revisión de la producción en China ha identificado que, si no se optimizan los sistemas de motor, el 10% de las emisiones de China (2% de las emisiones mundiales) en 2020 provendrá únicamente de los sistemas de motor chinos y que mejorar la eficiencia industrial en un 10% significará un ahorro de 200 millones de toneladas (Mt) de CO2e. Aplicado a nivel global, los motores optimizados y la automatización industrial reducirían 0,97 GtCO2e en 2020, lo que supone un valor de 68.000 millones de euros (107.200 millones de dólares).
  • Logística inteligente: La aplicación de una serie de medidas eficientes en el transporte y el almacenamiento, la logística inteligente en Europa podría suponer un ahorro de combustible, electricidad y calefacción de 225 MtCO2e. El ahorro de emisiones globales obtenido mediante la logística inteligente en 2020 puede alcanzar 1,52 GtCO2e, con un ahorro de energía por valor de 280.000 millones de euros (441.7000 millones de dólares).
  • Edificios inteligentes: Un estudio de los edificios de Norteamérica indica que mejorar el diseño, la gestión y la automatización de los edificios puede reducir sus emisiones en un 15%. Desde un punto de vista global, la construcción de edificios inteligentes pueden permitir ahorrar 1,68 GtCO2e de emisiones, lo que equivale a 216.000 millones de euros (340.800 millones de dólares).
  • Redes de suministro eléctrico inteligente (SmartGrid): Reducir en un 30% las pérdidas en la transmisión y distribución de energía eléctrica en la India es posible mediante un mejor control y una mejor gestión de las redes de suministro eléctrico, primero con contadores inteligentes y después integrando TIC más avanzadas en la denominada internet energética. Las tecnologías de redes de suministro eléctrico inteligente han representado la mayor oportunidad descubierta en el estudio y podrían reducir 2,03 GtCO2e de emisiones globales, lo que supone 79.000 millones de euros (124.600 millones de dólares).

Nada de esto es fácil. Hay que superar barreras políticas, comerciales y de conducta para hacer que este ahorro se convierta en realidad. Por ejemplo, los directores de las fábricas chinas ven muy difícil detener la producción durante el tiempo suficiente para poner en práctica procesos industriales más eficientes, puesto que se arriesgan a perder ingresos y competitividad.

Ricardo Estévez

Mi verbo favorito es avanzar. Referente en usos innovadores de TIC + Marketing. Bulldozer sostenible, fundador de ecointeligencia y director de TIMUR

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.