Ruina energética en edificaciones

Nuestra preocupación en aplicar criterios ecoeficentes en todo lo nuevo no puede ocultar que tenemos edificaciones a años luz de cumplir los más elementales criterios de sostenibilidad. Hasta 22 millones de viviendas sólo en España …
La mayor parte de los edificios existentes, y sobre todo los residenciales, situados en áreas urbanas del sur de Europa están lejos de las condiciones de buen funcionamiento energético y óptimas condiciones internas de confort y bajo impacto ambiental, por lo que son responsables de un consumo significativo de energía. Muchos de éstos ya están siendo objeto actualmente de programas generales de rehabilitación, y en particular de ayudas económicas en lo referente a la eficiencia energética.
El objetivo sería extender y profundizar en el concepto del deber de conservación en las edificaciones a temas como el confort térmico, la adecuación y mayor eficiencia térmica de las instalaciones, con criterios actuales y sostenibles.

Esto nos llevaría a la aparición del concepto de ruina energética cuando las edificaciones no cumplan estos criterios de eficiencia energética, sostenibilidad y respeto al medioambiente.

Recientemente una constructora (Ferrovial) ha propuesto al Gobierno español una reforma legal que permita la rehabilitación y la mejora energética de barrios enteros. Durante el tiempo que la constructora lleva trabajando en la rehabilitación de viviendas, ha podido detectar una serie de barreras que han venido bloqueando el proceso de rehabilitación, e impiden que se alcance un volumen de viviendas suficiente para que sirva de palanca para reorientar el sector de la construcción residencial hacia un modelo económico más sostenible.
Para solventar estas barreras, se propone la creación de un nuevo marco legal. Este, por un lado, debería obligar a los propietarios bajo determinadas condiciones, a rehabilitar con unos criterios de eficiencia energética. La idea pasa por crear esta figura de ruina energética de edificios, equiparable a la ruina estructural que conocemos. En segundo caso, sería necesario suplir el esfuerzo financiador de las familias por un marco de colaboración en el que un consorcio público-privado aportaría la financiación prácticamente íntegra. Para esta constructora, las cuentas saldrían si se crea el marco legal adecuado que de certidumbre a los proyectos y atraiga a la iniciativa privada.
En esta propuesta se calcula que si en España se consiguen rehabilitar entre doscientas cincuenta mil y trescientas mil viviendas al año, se ahorrarían trece millones de toneladas de gases efecto invernadero (GEI) en tres años, generar entre ciento noventa y trescientos mil puestos de trabajo cada año y generar una actividad económica entre nueve y catorce mil millones de euros al año.
Por tanto, estamos ante un asunto de interés social, económico y medioambiental: el de la mejora en la gestión energética de las edificaciones, el combate contra el cambio climático a través de su rehabilitación y la reconversión del sector de la construcción residencial.
Os dejamos con un video muy interesante sobre la habilitación sostenible de edificios:

Ricardo Estévez

Mi verbo favorito es avanzar. Referente en usos innovadores de TIC + Marketing. Bulldozer sostenible, fundador de ecointeligencia y director de TIMUR

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.