La tercera revolución industrial ¿ya está aquí?

Foto de jeremy rifkin¿Cuál es la fórmula para crear una economía compatible con el desarrollo sostenible de la biosfera?
Ante esta pregunta Jeremy Rifkin aboga por la necesidad de dar un salto, en menos de una generación, hacia una conciencia empática mundial, para lo que es necesario dar un vuelco a la conciencia humana.
Jeremy Rifkin es un economista estadounidense comprometido con el cambio climático y las energías renovables que recorre el mundo asesorando Gobiernos y empresas para impulsar una transición hacia la Tecnología Verde.

Rifkin habla de una tercera revolución industrial basada en la convergencia de la energía y las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TICs).

Este pensador nos advierte que el cambio ya se está produciendo en el presente, y que la gran pregunta es si seremos capaces de alcanzar esta nueva conciencia antes de que el daño a la biosfera sea irreparable. En este sentido apunta que cualquier meta respecto a reducción de la emisión de contaminantes es solamente una promesa vacía, si no va acompañada de cambios en los mecanismos productivos que posibiliten el cumplir tal meta.
Sabemos que los grandes cambios económicos de nuestra Historia han ocurrido cuando nuevos regímenes energéticos convergen con nuevos regímenes de comunicación. Un ejemplo, la transición hacia una civilización agrícola coincidió con la aparición de la comunicación escrita, y creó una sociedad capaz de organizarse para almacenar el exceso de energía en forma de grano.
La Primera Revolución Industrial: máquina a vapor + carbón, fueron de la mano de la imprenta y alfabetismo masivo. La Segunda Revolución Industrial: máquina de combustión interna + petróleo, coinciden con la aparición del teléfono a principios del siglo pasado.
Su planteamiento incluye una reducción del consumo energético y el desarrollo del concepto de Smart Grid o redes inteligentes de distribución energética. En un futuro cercano, millones de personas generarán energía en sus casas, la almacenarán y la distribuirán de una forma parecida a como se hace actualmente con los medios digitales.
El plan para esta nueva revolución industrial se basa en 4 pilares:
 

  1. Energías renovables: Actualmente las energías limpias son una fracción pequeña, pero en aumento, de nuestra generación energética.
  2. Los edificios como plantas de energía: los edificios dedicados a industria, comercio y residencia consumen entre el 30% al 40% de la energía, y la tecnología actual permite la instalación de sistemas ecoeficientes para primero reducir la dependencia energética de un edificio y después generar un excedente.
  3. Hidrógeno y otras formas de almacenamiento: las energías renovables son intermitentes y por lo tanto se requiere de mecanismos de almacenamiento. Por ejemplo, cuando la energía es abundante, es posible utilizar electricidad para obtener hidrógeno del agua y usar el hidrógeno como un medio de almacenamiento.
  4. Redes inteligentes o Smart Grids: las nuevas tecnologías de comunicación hacen posible que la red de energía sea inteligente y pueda gestionar una gran cantidad de nodos de generación y consumo de energía.

 
En relación a los combustibles fósiles, actualmente representan el 80% de nuestra generación de energía, y a pesar de que es evidente que no durarán para siempre, el proceso de adaptación será lento y costoso.
Por otra parte, si el cambio a energías renovables implica un mecanismo descentralizado de distribución, esta transformación tendrá un impacto muy positivo tanto en el mundo desarrollado como en el de los países en desarrollo. El acceso a la electricidad es factor clave que perpetúa la pobreza alrededor del mundo. Si estos países se convierten en productores de su propia energía, el resultado será un cambio profundo en la configuración del poder. Esto requerirá de la participación activa de la ciudadanía y de una nueva manera de hacer política: descentralizada y que apuesta por la asociatividad y el tejido social activo.
Rifkin insiste en aprovechar la sensibilidad empática para crear una nueva ética mundial que supere los actuales supuestos utilitaristas y egoístas que en su opinión son los que actualmente dominan el orden internacional, en favor de una nueva era que define como la de la política de la Biosfera.
Y volviendo al título … ¿crees que la 3ª Revolución Industrial ya está entre nosotros?

Ricardo Estévez

Mi verbo favorito es avanzar. Referente en usos innovadores de TIC + Marketing. Bulldozer sostenible, fundador de ecointeligencia y director de TIMUR

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar menú