Transporte como servicio: no compres vehículo, compra desplazamiento

El transporte como servicio (en inglés, Transportation as a Service, TaaS) está creciendo rápidamente, y para muchos va a ser una opción indispensable para conformar la movilidad del futuro, contribuyendo a reducir la compra del vehículos particulares y fomentando que las personas adquieran viajes, kilómetros o experiencias sin tener que mantener su propio vehículo.

El Transporte como servicio (TaaS) forma parte de la movilidad del futuro

Hasta no hace mucho, poseer un automóvil era una señal de la edad adulta o de cierto estatus. Era un signo de independencia, así como una forma de desplazarse al trabajo o de disfrutar de nuestro ocio.

Pero desde no hace mucho, esta situación está cambiando poco a poco. Las áreas urbanas han crecido, lo que ha provocado que se dediquen muchos recursos a mejorar el transporte público, que ayuda a controlar las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en nuestras urbes.

Podemos decir que TaaS es una nueva forma de pensar. En lugar de centrarse en la propiedad de un vehículo, TaaS implica el alquiler de vehículos y otras prácticas compatibles.

Por ejemplo, Uber, Cabify o Lyft son ejemplos de TaaS. En lugar de tener tu propio automóvil, puedes usar una aplicación de viaje compartido para alquilar un automóvil cuando lo necesite.

También podemos encontrar alusiones a TaaS como Mobility as a Service (MaaS)

Si bien TaaS puede involucrar una aplicación y un conductor humano en este momento, este no siempre será el caso, ya que se están experimentando importantes avances en lo relativo a la conducción autónoma.

La relación de este concepto con la economía colaborativa es evidente, máxime si observamos que nuestro automóvil particular suele estar sin uso el 95% del día.

Los coches conectados y los viajes compartidos pueden ayudar a cubrir este tiempo de inactividad. Por ejemplo, en lugar de que varias personas usen sus respectivos automóviles para ir al trabajo, esas mismas personas podrían contratar estos desplazamientos y renunciar a ser propietarios de automóviles.

Son muchas las ventajas de TaaS, y cada vez es más frecuente tener a nuestra disposición 24 horas al día vehículos bajo este modelo.

Se estima que una persona solo usa su automóvil alrededor del 4% del tiempo, mientras que un vehículo TaaS generalmente multiplica por 10 ese uso.

Bicicleta compartida en Nueva Yor, Smart city de América del Norte

Aunque TaaS funciona actualmente como lo hace el transporte público, tiene la posibilidad de combinar distintos proveedores de transporte mediante el uso de plataformas web y apps para los usuarios.

Otras ventajas evidentes vienen de la mano del ahorro en combustible, seguros y mantenimiento, cuestiones que se suman al importe de adquisición del vehículo a lo largo de su ciclo de vida.

Además del ahorro de dinero, también se puede tener más tiempo libre, ya que nos liberamos de tareas que asumimos como normales y que devoran nuestro tiempo. Hablamos de buscar aparcamiento o llevar los vehículos a cuestiones relacionadas con su mantenimiento.

Entre las primeras consecuencias del desarrollo del transporte o movilidad como servicio es que se puede replantear la relación con el cliente final.

Estamos acostumbrados a adquirir los vehículos en los concesionarios de las marcas y que los fabricantes no vendan vehículos directamente a los consumidores.

Esto puede cambiar drásticamente en un escenario que el que se pueden adquirir vehículos por cortos períodos de tiempo. Así es muy probable que fabricantes de vehículos autónomos, como Tesla o Google, pongan flotas a disposición de los clientes finales, y que éstos contraten kilómetros o minutos, sin requerir a priori un conductor humano, lo que provocará que el coste de alquilar un vehículo se reduzca significativamente.

También hay que considerar que una menor demanda de vehículos se traducirá en una menor demanda de estacionamientos y garajes, ahorrándose los usuarios pagar por éstos y otros servicios.

El nuevo paradigma que propone TaaS está dando lugar a la aparición de nuevos modelos de negocio y a la desaparición de servicios y productos que ya no tienen cabida.

Electromovilidad compartida en Grenoble (Francia)

Es probable que las empresas que fabriquen vehículos autónomos tengan buenas perspectivas pero los fabricantes convencionales van a pasar por dificultades, ya que se van a vender menos vehículos, y además lo que se vendan deberán tener emisiones cero (o muy pocas emisiones).

También se espera que para el cliente final optar por soluciones basadas en TaaS sea hasta 10 veces más barato que la alternativa de poseer un vehículo particular, lo que puede acelerar la transición del modelo en el momento que nosotros como consumidores nos demos cuenta de esta circunstancia, y que la industria tradicional del motor nos intenta ocultar, al igual que ha hecho con la electromovilidad.

A nivel global, la industria de TaaS se va a convertir en un mercado de unos 8 billones de dólares a medida que se expanda en ámbitos como la entrega con drones, el transporte y distribución masiva de bienes y personas.

Este cambio ya se está produciendo. A medida que más personas recurren a las opciones de TaaS, las ventas de automóviles acentúan su caída, siendo en 2020 de 22% a nivel mundial, y sin el efecto de la pandemia, en 2019 la caída fue de un 4%.

La conclusión es que debemos prepararnos para un nuevo escenario, en el que los consumidores tendremos muchas más opciones de transporte sostenibles y económicas, y en el que inversores y fabricantes se tendrán que adaptar para proporcionar los servicios que van a requerir unos clientes cada vez más informados y concienciados en ejercer un consumo mucho más responsable y alejado de las imposiciones de las industrias dominantes.

Y tu, ¿te unes al movimiento de usar y no comprar?

Ricardo Estévez

Mi verbo favorito es avanzar. Referente en usos innovadores de TIC + Marketing. Bulldozer sostenible y fundador de ecointeligencia

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Freddy

    Super interesante este post. Primera vez que leo a ECOINTELIGENCIA así que mis felicitaciones por este contenido tan importante, y que aun siendo primordial, la gran mayoría lo ve como un tema alternativo. Ahora, respecto al tema del TaaS, considero que como muchas propuestas e iniciativas basadas en soluciones ECOFRIENDLY y enfocadas a la sustición de parte de las herramientas que usamos en la actualidad para facilitarnos el día a día, los líderes de este mercado industrial global cuyo exito está basado en la comodidad de las personas, resumiendose en un consumismo desenfrenado, y más si nos acompaña una gran capa gruesa de ignorancia en las mismas causas y consecuencias, pues dichos líderes no permitirán que se avance en propuestas que atenten contra sus fuentes de riqueza, aún asi, creo que la solución, aunque a un muy alto largo plazo, está en comenzar a fomentar la concientización en cada ser humano, no debe dejar de ser el principal intento para dar un cambio positivo para el planeta y nuestras vidas. Pues si al menos un 0,5% de población disminuyese sus consumos innecesarios habituales, el impacto sería grandisimo y muy positivo para cambiar las estadisticas de contaminación colosal del planeta tierra.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.