Ciudades que se adaptan al cambio climático: Copenhague

Las soluciones planteadas por Copenhague relativas a prevenir y gestionar inundaciones es algo que toca de cerca de ecointeligencia, pues vivimos en Murcia (España) y periódicamente sufrimos el grave fenómeno meteorológico conocido como DANA (depresión aislada en niveles altos) o gota fría.

Copenhague, ciudad líder en adaptación al cambio climático

Esto hace que seamos especialmente sensibles a esta problemática y a sus consecuencias y que aplaudamos y estudiemos cualquier caso de ciudad o territorio que plantee soluciones a las inundaciones provocadas por episodios de lluvias torrenciales.

Por suerte, en la recopilación que estamos tratando de casos inspiradores hemos encontrado ciudades que ya han comenzado a trabajar en la necesaria adaptación y mitigación al cambio climático desde este frente de actuación.

En nuestra anterior entrega repasamos el Compromiso Climático que ha adquirido la Ciudad de Barcelona y ahora es el momento de hablar de otra destacada urbe europea.

Copenhague, ciudad de la que hemos hablado muchas veces en ecointeligencia, es capital de Dinamarca, tiene un clima oceánico y en su territorio de 88 km2 viven unos 600.000 habitantes. Como hemos anticipado, de ella nos gustaría destacar su planificación para la gestión de inundaciones por lluvia extrema.

Este Plan de Gestión de Aguaceros (denominado en inglés, Cloudburst Management Plan) que ha desarrollado esta ciudad responde a la necesidad de reducir su vulnerabilidad ante el aumento de los acontecimiento de fuertes lluvias que le están afectando en los últimos años.

Ante este reto, Copenhague se ha decidido a plantear y desarrollar una estrategia que tenga como objetivo principal una mejor gestión de las inundaciones durante los periodos de lluvias fuertes o extremas.

Efectos de las inundaciones en Copenhague

Desgraciadamente, estas circunstancias ligadas a fenómenos meteorológicos adversos van a ser cada vez más frecuentes en distintos puntos del globo, dada la relación de éstos con el calentamiento de nuestros mares y océanos.

Además de este reto, la ciudad se encuentra con el desafío asociado a este plan relacionado con la búsqueda de financiación para las medidas de adaptación necesarias, en especial las relativas a la adecuación de edificios de propiedad privada.

Estos inmuebles tienen el mayor potencial para reducir los daños causados por las inundaciones (siendo aproximadamente un tercio de los costes estimados por el Plan Cloudburst) pero son pocos los incentivos más allá de optar a precios menos altos de sus seguros.

Para atacar este punto, Copenhague ha diseñado e implementado un innovador plan de financiación público – privado para abordarlo, gestionando, por ejemplo, la asignación ciertas responsabilidades que eran ambiguas para cuestiones como la construcción de jardines verticales y de cuencas de retención verdes, lo que se conoce como greenscaping.

¿Cómo se han materializado estos planes?

Principalmente con la puesta en marcha de las siguientes acciones:

  • Reestructuración integral del sistema de drenaje (incluida la separación del agua de lluvia del agua residual) y el paisaje urbano, para convertir las carreteras en ríos en caso de lluvia extrema, dirigiendo el agua a las salidas y depósitos de retención.
  • Greenscaping, mediante la implementación del Sistema de Drenaje Urbano Sostenible, que consiste en la construcción de jardines y techos y paredes verdes para evitar que el agua de lluvia fluya directamente hacia las alcantarillas.
  • Financiación de la principal infraestructura de escorrentía de aguas pluviales (almacenamiento subterráneo, sistema de drenaje) a través de las tarifas de agua recogidas por las empresas de servicios públicos de agua, con tarifas controladas y reguladas por el gobierno local.
  • Financiación por parte del gobierno local del componente ecológico relacionado con la mejora del espacio público, principalmente a través de los impuestos recaudados.
  • Colaboración con el gobierno nacional para cambiar la legislación que permite una aplicación más amplia de las tarifas del agua, al mismo tiempo que trabaja con la empresa de servicios de agua danesa para coordinar el gobierno y los servicios de agua.
  • Monetización de las pérdidas reales y proyectadas y creación de un análisis de coste – beneficio de varias de las medidas en colaboración con el sector privado, para así tener una base sólida sobre la que hacer una asignación presupuestaria significativa.

Para finalizar señalar que este ambicioso proyecto de adaptación está enmarcado dentro del Plan de Adaptación Climática de Copenhague, adoptado por la ciudad en 2011, y que describe las prioridades y medidas recomendadas para la adaptación al cambio climático, incluidas las lluvias extremas.

Después de lo vivido en España en el episodio #DANAseptiembre de 2019, ¿crees que podemos poner en marcha planes de este tipo en los territorios más amenazados? Sinceramente, nosotros pensamos que SI 🙁

Efectos de la DANA en Churra (Murcia, España) en septiembre de 2019

Este caso es uno de los recogidos en la guía realizado por Forética y denominada Casos de éxito nacionales e internacionales en la adaptación de las ciudades al cambio climático, y disponible en nuestro fondo documental ecointeligente.

Ricardo Estévez

Mi verbo favorito es avanzar. Referente en usos innovadores de TIC + Marketing. Bulldozer sostenible, fundador de ecointeligencia y director de TIMUR

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar menú