El plástico puede ser un aliado de la economía circular

Quizás te sorprenda este titular si eres seguidor de ecointeligente pues el plástico es uno de esos materiales que nos está complicando el llevar un estilo de vida sostenible.

Los plásticos circulares como alternativa a los artículos de un solo uso

No se puede negar que el plástico es uno de los grandes inventos de la humanidad, por su versatilidad, ligereza y bajo coste de producción, pero su creciente mala fama viene provocada por lo mal que lo estamos empleando, principalmente por la proliferación de los artículos de plástico de un solo uso y esa falsa comodidad que nos están vendiendo.

Cuando empezamos en todo esto del diseño sostenible y la economía circular teníamos el referente del famoso polímero con el que se realizaron las copias originales de uno de nuestros libros de cabecera: Cradle to cradle, remaking the way we make things de Bill MacDonough y Michael Baungart. Eso si, la edición original americana porque en España se imprimió en papel :-(

Cradle to Cradle está impreso en un papel realizado con resinas plásticas y sustancias inorgánicas que lo hace impermeable, duradero y totalmente reciclable

Cradle to cradle, libro preferido de ecointeligencia

Por eso cuando tuvimos noticias de los avances de un equipo de investigadores del Laboratorio de Berkeley (EEUU) que habían conseguido desarrollar un plástico capaz de descomponerse y reciclarse de forma indefinida, vimos cumplido nuestro anhelo de disponer de esos plásticos integrados en el plano de la Tecnosfera y que una vez utilizados, se pueden incorporar de nuevo con material en un nuevo uso sin pérdida de propiedades.

Este descubrimiento disruptivo se aleja de los planteamientos de la mayoría de plásticos, que no están diseñados para que puedan reciclarse, ya que contienen ciertos aditivos como los colorantes u otras sustancias químicas que lo impiden.

Incluso el PET, que lo podemos considerar como uno de los plásticos más reciclables, se recicla según una tasa de solo el 20 o el 30%, tardando además unos 700 años en degradarse.

Los resultados del equipo de Berkeley se recogen en un estudio recientemente publicado en la revista especializada Nature Chemistry en el que los autores explican que es posible descomponer, a nivel molecular, un pedazo de plástico sin que este pierda sus cualidades iniciales.

Este tipo de polímero, que recibe el nombre de poli(dicetoenamina) (PDK, por sus siglas en inglés), permite esta descomposición en monómeros de los polímeros de carbono de los que están hechos los plásticos y, a diferencia de otros, puede separarse de los componentes químicos al entrar en contacto con una solución ácida que rompe los enlaces entre monómeros a la vez que los separa de los aditivos.

Estamos hablando de una interesante alternativa a muchos plásticos no reciclables y que aparece en un momentos en el que los plásticos están siendo seriamente cuestionados por su impacto en el medio natural y en la salud humana.

Desde que el primer polímero de plástico fuera sintetizado a principios del siglo XX, su producción no ha dejado de aumentar, estimando que pueda llegar a los 500 millones de toneladas en 2050.

Prácticamente nada se libra de su presencia, incluso productos de higiene y cosmética contienen plástico y, de todo lo producido, apenas un 5% se recicla, principalmente porque ningún método actual de reciclaje es capaz de preservar las propiedades originales de los plásticos.

Debemos tratar que los plásticos tengan desperdicio cero

Si las instalaciones estuvieran diseñadas para supraciclar los plásticos realizados con PDK, entonces podríamos evitar de una manera efectiva la llegada del plástico a los vertederos y a mares y océanos.

Este descubrimiento, sumado a un diseño sostenible y circular de materiales e instalaciones de reciclaje puede permitir que dispongamos de los tan deseados plásticos circulares.

Después de este importante paso, estos investigadores están trabajando en el desarrollo de plásticos PDK con una amplia gama de propiedades térmicas y mecánicas para aplicaciones tan diversas como textiles, impresión 3D y espumas.

Y no se van a quedar en este punto, ya que también buscan expandir las formulaciones incorporando materiales de origen vegetal y otras fuentes sostenibles.

, , , , , , ,

No hay comentarios.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.