¿Qué es la paridad de red?

El usuario final busca la paridad de red en el autoconsumo de renovables

Concepto que va de la mano del autoconsumo y el balance neto, por paridad de red (en inglés grid parity) entendemos la coincidencia entre el coste de producir un kWh directamente en un punto de consumo y el coste de otro kWh suministrado por la red en ese mismo punto de consumo.

También se puede decir que el concepto de paridad de red se define como el momento temporal en el que una fuente de generación de energía eléctrica puede producir electricidad a un precio inferior o igual al precio del mercado mayorista, es en esos momentos cuando se produce la paridad de red.

Alcanzar la paridad de red implica un punto definitivo en el desarrollo de las tecnologías de generación distribuidas ya que les convierte en competidoras directas de las tecnologías de generación convencionales

Para el usuario, los beneficios aportados por esta actividad se deben al ahorro que se produce en la factura al consumir la energía eléctrica producida en el mismo punto de consumo, con los consiguientes ahorros en la factura, mientras que para el sistema, este ahorro se produce debido al ahorro de costes derivados de cada cliente. Solo cuando estos dos conceptos se igualan, la paridad de red es eficiente.

Farola eólica en Málaga (España)

Se pueden diferenciar 3 tipos de paridad de red diferentes:

  1. Puntos de consumo aislados: el coste de la autoproducción es igual o inferior al coste de desarrollar las redes eléctricas hasta el punto de consumo más el coste del suministro posterior. Por ejemplo, es mucho más económico poner una placa fotovoltaica y una batería en una señal de circulación luminosa de una autovía que llevar la red de distribución hasta ese punto.
  2. Coste total del suministro: el coste de autoproducción es igual o inferior al coste total del suministro que incluiría los costes de generación, transporte y distribución y otros costes que deban ser sufragados.
  3. Coste de generación: el coste de autoproducción es igual o inferior al coste de la generación del sistema eléctrico centralizado.

En los dos últimos casos, el consumidor, además de producir energía para su consumo, permanece conectado al sistema para garantizarse el suministro eléctrico cuando su instalación de generación no esté disponible o no sea suficiente para cubrir sus necesidades, y para verter al sistema la energía producida que no es consumida.

Pero en la práctica, si se tiene en cuenta una perspectiva económica, un consumidor de electricidad instalará una central de generación de electricidad y producirá su propia energía cuando su coste sea inferior a los costes de su factura eléctrica actual.

La energía geotérmica se puede integrar en las viviendas

En lo referente a las tecnologías más frecuentes usadas en el autoconsumo y para alcanzar la paridad de red, nos encontramos diferentes alternativas permiten generar electricidad a pequeña escala en los centros de consumo. Atendiendo a la energía primaria que emplean distinguimos:

  • Generación con hidrocarburos: motor de combustión interna o microturbinas de gas (microcogeneración).
  • Renovables: placas fotovoltaicas, termosolares, pequeñas turbinas eólicas, biomasa y geotérmica, fundamentalmente.
  • Pilas de combustible: utilizan hidrógeno como fuente de energía, aunque todavía es una tecnología en fase experimental.

En nuestra próxima entrega expondremos casos internacionales de regulación y tratamiento del autoconsumo.

¿Ves cercana la implantación de energías renovables para el autoconsumo?

Ricardo Estévez

Mi verbo favorito es avanzar. Referente en usos innovadores de TIC + Marketing. Bulldozer sostenible, fundador de ecointeligencia y director de TIMUR

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar menú