El coche eléctrico y su progresiva implantación en el mercado

La marca marciana Comarth en la vanguardia del coche eléctrico

Para tomar el pulso a la implantación de la electromovilidad en nuestras carreteras nos vamos a centrar en el mercado que conocemos, que es el español. Después de conocer que en el pasado mes de septiembre han aumentado en España las cifras de ventas de coches eléctricos en casi un 75%, vamos a hacer un pequeño análisis de la situación actual de estos vehículos en nuestro país.

El indicador más significativo que nos muestra el buen momento de salud de que gozan los vehículos fabricados con motores eléctricos o híbridos lo tenemos en el hecho de que hoy en día no son pocas las personas que se deciden por este tipo de vehículos en lugar de por los motores de tipo tradicional, diésel o de gasolina. No obstante, todavía queda demasiado trecho por recorrer en cuestión de niveles de autonomía y de precios, todavía poco alcanzables en algunos casos.

No hace mucho tiempo, el hecho de poseer uno de estos automóviles era poco más o menos que una utopía

A pesar de esta barrera que para algunos usuarios supone la compra de un coche eléctrico, lo cierto es que los precios cada vez son más accesibles. A su vez, las prestaciones son, en general, cada vez mejores y las tan mencionadas ventajas de estos vehículos son aplicables, no tanto de cara al futuro, sino a nuestro mismo presente.

La implantación de sistemas de recarga aumentan de forma exponencial en nuestras ciudades, así como las subvenciones y beneficios derivados de la adquisición de un vehículo eléctrico hacen que sean cada vez más atractivos para los potenciales compradores (cabe destacar que, tanto en Madrid como en Barcelona, los conductores de coches eléctricos pueden estacionar de forma gratuita en las zonas verdes de aparcamiento).

Un nuevo aliado contra la polución: el plan MOVELE

El Plan MOVELE, se basa en una iniciativa surgida en 2010 para incentivar la compra de vehículos eléctricos en España que ha contado este año con un presupuesto de 10 millones de euros. Este tipo de ayudas varía en función del modelo que se adquiere: los turismos con una autonomía igual o menos de 40 km cuentan con un descuento de 3.000 euros; entre 40 y 90 km, el descuento sería de 4.500 euros, y a partir de 90 kilómetros, de 6.500 euros.

El Renault Twizy es una gran  opción para la electromovilidad urbana

Con autonomía nos referimos a la distancia que el vehículo puede recorrer hasta su siguiente recarga, es decir, la capacidad de su batería. Con la evolución lograda con cada modelo, dicha autonomía aumenta de forma progresiva, disminuyendo el número de recargas (en este sentido, Volkswagen anuncia que para 2018 la autonomía de las baterías podría alcanzar los 700 km).

¿Cuáles son los motivos por los cuales deberíamos elegir un vehículo eléctrico?

A pesar de que en España nos encontramos todavía muy lejos de alcanzar las mismas cifras de penetración que en EEUU e incluso otros países dentro de Europa, la verdad es que poco a poco los datos invitan al optimismo de los sectores más preocupados por el cuidado del medio ambiente.

Nuestro país cuenta hoy en día con más de 700 puntos de recarga eléctrica repartidos a lo largo de nuestras capitales de provincia: en Barcelona se cuenta con 269, en Madrid con 137, en Sevilla con 47 y en Alicante con 14, por poner un ejemplo de la distribución. El coste de recarga no es muy elevado si lo comparamos con los métodos de combustión tradicionales; de hecho, recargar la batería en horario nocturno, supone un coste de unos 1,5€/100km, frente a un mínimo de 8,45€/100km de un vehículo de combustión tradicional.

En otros países como Alemania, Reino Unido, Noruega, Francia ó Suecia está aumentando la red de puntos de recarga rápida (que acorta de forma considerable los tiempos de recarga). En España no contamos todavía no contamos con la implantación de esta tecnología, aunque se espera que empiece ya a implantarse a principios de 2015.

El coche eléctrico se va extendiendo por toda Europa

La firma americana Tesla está apostando fuerte por sus vehículos eléctricos, ampliando a su vez la red de cargadores de manera exponencial, ofreciendo recargas gratuitas para los propietarios de este tipo de automóviles. La marca cuenta, además, con un plan de expansión en Europa, donde esperan que se produzca el 40% de sus ventas a nivel mundial. En España tienen pensado instalar el año que viene al menos una docena de estos súper cargadores.

Por otro lado, son cada vez más los conductores que empiezan a plantearse deshacerse de su coche y apostar por una automoción más ecológica y respetuosa con el medio ambiente, aunque no es menos cierto que los precios de los coches de combustión tradicional siguen siendo más económicos que los de modelos híbridos o eléctricos.

En cualquier caso, quizás merece la pena plantearse los pros y los contras de ambas opciones pensando a largo plazo. Si lo que se busca es un menor desembolso inicial, pero un gasto a la larga más elevado (gasolina, mantenimiento, impuestos, etc.), la apuesta por un coche de combustión tradicional es la opción más recomendable, pero si se busca un ahorro a largo plazo (recargas económicas de batería, conducción más silenciosa), puede que sea el momento de plantearse la adquisición de un coche eléctrico.

De todos modos, no cabe duda de que la razón más poderosa de todas, a la hora de decidir entre motor eléctrico o de combustión tradicional, es la plantearse qué futuro espera al medio ambiente de continuar con el consumo desenfrenado de combustibles fósiles. El reto a partir de este momento es el de conseguir precios y condiciones competitivas por parte de la industria automovilística.

¿Te animas a que tu próximo vehículo sea eléctrico?

Ricardo Estévez

Mi verbo favorito es avanzar. Referente en usos innovadores de TIC + Marketing. Bulldozer sostenible, fundador de ecointeligencia y director de TIMUR

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar menú