¿Cuál es la huella de carbono de los medios de transporte?

La contaminación atmosférica es uno de los principales problemas de la sociedad actual. Un problema de alcance local, regional e internacional que según la Organización Mundial de la Salud (OMS) provoca alrededor de 1,3 millones de muertes al año en todo el mundo.

La bicicleta emerge como un medio de transporte ecológico para la ciudad

La mala calidad del aire, principalmente en las grandes ciudades, tiene un gran impacto sobre la salud de las personas provocando enfermedades respiratorias, cardiovasculares y digestivas, además de reacciones alérgicas en la piel. De hecho, según el informe State Global Air: contaminación del aire y salud publicado por el Health Effects Institute de Estados Unidos, la contaminación atmosférica reduce la esperanza de vida de las personas aproximadamente unos 20 meses, convirtiéndose en el quinto factor de riesgo de mortalidad en el mundo.

El sector del transporte es la principal fuente de contaminación atmosférica de las ciudades en Europa, según señaló la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA) en 2018. Este organismo de la Unión Europea también indica que el 13% de las partículas contaminantes presentes en los 28 países de la Unión Europea provienen del transporte por carretera.

España cuenta con un parque nacional de vehículos con una cifra que ronda los 34 millones de unidades, principalmente compuesto por turismos, según señalan los últimos datos de la Dirección General de Tráfico (DGT). Nos desplazamos para ir a trabajar o simplemente para disfrutar de nuestro tiempo libre, pero dependiendo del tipo de transporte que utilicemos para movernos en la ciudad, la huella de carbono que dejamos aumenta más o menos por cada kilómetro recorrido.

Por suerte, en España cada vez son más las personas que apuestan por el uso de la bicicleta a la hora de moverse en la ciudad. La bicicleta es un medio de transporte que favorece la movilidad sostenible, ya que no daña al medio ambiente y también es bueno para la salud de las personas. En un espacio urbano monopolizado por el automóvil, cuyo tráfico condiciona la vida diaria de millones de personas, la bicicleta se sitúa como única apuesta segura para cambiar el sistema de movilidad en la ciudad. Además, es el medio de transporte más eficaz y barato, debido a que se pueden encontrar las mejores bicicletas del mercado a un precio muy asequible, para recorrer las distancias cortas de las urbes españolas.

El transporte con vehículos eléctricos toma fuerza en las ciudades

La huella de carbono de los medios de transporte

La huella de carbono es la cantidad de emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) emitidas de forma directa o indirecta por el ser humano como consecuencia del desarrollo de una determinada actividad. De esta forma, cada ser humano deja una huella de carbono en el planeta según sus propios hábitos y el consumo que realice diariamente (aquí puedes calcular la tuya), que se mide en toneladas de CO2 emitidas. Realizar este cálculo no es una tarea sencilla, ya que hay muchos factores que entran en juego a la hora de elegir el medio de transporte menos contaminante para moverse por la ciudad. El número de kilómetros, el número de pasajeros y el tipo de transporte son algunos de los elementos más importantes para conocer el medio de transporte que necesitamos para movernos por la ciudad y contaminar menos.

Junto al avión, el automóvil es uno de los medios de transporte más dañinos para el medio ambiente. Pongamos por ejemplo que utilizamos diariamente nuestro coche para ir a trabajar, sin ningún otro acompañante, y que recorremos una distancia de 12 kilómetros al día (6 kilómetros por trayecto).

Teniendo en cuenta estos datos, nuestra huella de carbono sería de 832,2 kilos de CO2 al año, aunque existen muchos tipos de vehículos y la cantidad de emisiones puede variar. En cualquier caso, si lo pensamos bien, el coche es un medio de transporte pensado para transportar hasta cinco pasajeros, pero lo habitual es que se ocupe sólo uno de esos asientos cuando vamos a trabajar, por lo que resulta totalmente ineficiente.

Las motocicletas ocupan la segunda posición en la lista de medios de transporte más contaminantes para desplazarnos por la ciudad. Si realizamos el mismo cálculo que en el caso de los automóviles, teniendo en cuenta el mismo número de kilómetros al día, las motos dejarían una huella de carbono de 525,6 kilos de CO2 al año.

La poca diferencia en la contaminación entre ambos medios de transporte se debe a que las motos montan motores de giro rápido, que implica que en la cámara de combustión (el corazón de la moto) se produzcan muchas combustiones por minuto, por lo que al quemarse la mezcla de oxígeno y gasolina de una forma tan rápida provoca una mayor contaminación.

Optemos por transporte con baja huella de carbono

La solución para reducir las emisiones de CO2 pasa por el uso de la bicicleta y los transportes públicos. El autobús ocupa la tercera posición como medio de transporte más contaminante, aunque su huella de carbono es de 271,6 kilos de CO2 al año (casi cuatro veces menos que el automóvil), siempre teniendo en cuenta los datos y factores expuestos anteriormente a la hora de realizar el cálculo.

El metro, el tren y el tranvía son los menos contaminantes, ya que su huella de carbono es de sólo 109,5 kilos de CO2 al año.

, , , , , , ,

No hay comentarios.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.