¿Qué valor tiene la biodiversidad?

David Tilman, Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento en categoría de Ecología y Biología de la Conservación

Esta es la pregunta de cuya respuesta se ha ocupado durante años el profesor David Tilman, reciente galardonado con el Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento en la categoría de Ecología y Biología de la Conservación en su séptima edición.

David Tilman nacido en Illinois (EEUU) en 1949 ha fundamentado científicamente el valor de la biodiversidad, desarrollando un trabajo que hace que los ecosistemas sean más productivos, más resistentes ante invasiones de especies exóticas, y más estables ante fenómenos perturbadores como la sequía.

Suyo es uno de los trabajos más citados de la ecología moderna, publicado en la revista Nature en 1994

La carrera docente e investigadora de Tilman se ha desarrollado en la Universidad de Minnesota, a la que se incorporó en 1976 y donde es catedrático desde 1984. Desde 1992 dirige allí la Reserva de Cedar Creek, una estación de investigación que cuenta con 2.800 hectáreas donde estableció nuevos sistemas experimentales de estudio a largo plazo que le han llevado a sus contribuciones fundamentales.

Voluntarios trabajando en la Reserva de Cedar Creek

En sus trabajos, David Tilman ha descrito mecanismos de mantenimiento de la biodiversidad y ha desarrollado respuesta a la pregunta darwiniana de por qué pueden coexistir tantas especies en un ecosistema. Para ello introdujo en sus modelos teóricos la idea de que cada especie se especializa en una determinada habilidad en detrimento de otras, y descubrió que es ese compromiso entre capacidades (por ejemplo una mayor capacidad de dispersión frente a una mayor capacidad competitiva) lo que hace posible la coexistencia de un alto número de especies.

La investigación de Tilman ha contribuido a definir políticas basadas en el conocimiento científico y dirigidas al uso de la tierra y el balance del carbono a escala mundial, algo que ha tenido implicaciones en cuestiones prácticas de gran calado. Una de ellas es la producción de biocombustibles, que según demuestra Tilman solo sería ambientalmente ventajosa si se llevara a cabo fomentando la biodiversidad y con especies que no consumen los humanos.

Los biocombustibles no son la solución para nuestro problema de emisiones de gases de efecto invernadero

Existen muy pocas formas ventajosas para el medio ambiente de hacer biocombustibles, y podrían sustituir solo hasta el 10 por ciento de la gasolina que empleamos, así que nunca resolverían nuestro problema de emisiones. Lo realmente importante es el desarrollo de métodos de transporte ecointeligentes.

Cultivos destinados a biocombustibles en Cedar Creek (EEUU)

También es de destacar su hallazgo de que la relación entre el grado de destrucción de un ecosistema y el impacto sobre las especies que lo integran es más complejo de lo que parecería, hasta el punto de que puede haber lo que David Tilman define como una deuda de extinción: los efectos de la destrucción del hábitat sobre la extinción de las especies pueden manifestarse generaciones después de la perturbación.

En la actualidad trabaja en cómo incrementar la productividad agraria sin aumentar el impacto ambiental. En todo el mundo se destinan unos 5.000 millones de hectáreas a la agricultura. Se disponen de grandes cantidades de suelo en los países pobres destinados hoy en día a la agricultura con muy poca eficiencia.

A finales del año pasado el profesor Tilman recogió también el X Premio Ramon Margalef de Ecología de la Generalitat de Cataluña por su liderazgo en el campo de la ecología y por el fomento de una dieta saludable y sus beneficios sobre la vida de las personas y el futuro del planeta.

En la edición de los Premios Fronteras del Conocimiento 2013 en la categoría de Ecología y Biología de la Conservación, el galardón fue para el científico estadounidense Paul R. Ehrlich, por sus contribuciones fundamentales a la ecología, que incluyen conceptos altamente innovadores como la coevolución.

Para terminar recordamos que la Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento reconoce con estos premios internacionales a aquellas contribuciones científicas de amplio impacto por su originalidad y significado teórico, así como por su capacidad para avanzar en la frontera de lo conocido.

Ricardo Estévez

Mi verbo favorito es avanzar. Referente en usos innovadores de TIC + Marketing. Bulldozer sostenible, fundador de ecointeligencia y director de TIMUR

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.