Guía de ahorro energético en el hogar (1)

Los nuevos electrodoméstico contribuyen a reducir nuestra factura eléctrica

Os traemos una guía realizada por Twenergy con consejos sencillos para reducir nuestra factura energética en la medida de lo posible y sin menos cabo de nuestro confort en el hogar.

Basta con un sencillo gesto cada día para lograr un gran ahorro de energía en el hogar. El consumo responsable ayuda sin duda a cuidar el medio ambiente, al mismo tiempo que nos permite ahorrar una gran cantidad de dinero.

Esta guía es un buen compendio de consejos prácticos para ahorrar energía en casa

En la cocina

Para cocinar, el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) recomienda usar los recursos en este orden: microondas, olla a presión y horno. Este último es el electrodoméstico que más energía consume.

  1. Microondas. Usa mucha menos energía que el horno convencional: utilizar este pequeño aparato supone un ahorro de entre el 60 y el 70% de energía, siempre y cuando sea un modelo con etiquetado energético A.
  2. Horno. Si cocinas con horno, evita abrirlo mientras esté encendido, ya que la temperatura baja unos 25 a 30 grados forzando al horno a usar más energía. Otra buena idea es apagar el horno cinco minutos antes de acabar de cocinar, ya que el calor residual hará que la comida se haga igualmente y conseguirá que el horno consuma menos energía.
  3. En la cocina de gas o vitrocerámica, aprovecha al máximo el calor procurando que los recipientes sean un poco más grandes que las zonas de cocción empleadas para así no desperdiciar calor. Otra forma de ahorrar energía es usando ollas a presión rápidas, consumen menos energía y además ahorran tiempo. Otro consejo es tapar las ollas y sartenes durante la cocción para que la comida se haga antes y consumir menos energía. Aprovecha el calor residual de las cocinas eléctricas.
  4. En la lavadora, programa ciclos cortos de lavado y utiliza agua fría o templada. Con la eficacia de los detergentes actuales es suficiente. Ten en cuenta que el 90% del consumo de la lavadora es para calentar el agua y de esta manera ahorrarás entre un 80 y un 92% de energía. Otro consejo: utiliza la lavadora cuando esté llena y opta por modelos con un etiquetado de bajo consumo energético, con los que ahorrarás entre un 40 y un 70% de energía.
  5. Lavavajillas. Lavar los platos a mano con agua caliente supone un 40% más de consumo que si utilizas el lavavajillas. Si necesitas uno nuevo, los biotérmicos, que cuentan con dos tomas independientes de agua, permiten una reducción del 25% del tiempo de lavado y energía. Si usas el programa económico, el ahorro es considerable. Al igual que la lavadora, utiliza el lavavajillas cuando esté lleno.
  6. Frigorífico. El frigorífico es el electrodoméstico que más energía consume de la cocina. En concreto, el 19% de la factura de la electricidad proviene de su uso. Sitúa el frigorífico de forma adecuada evitando los lugares donde de mucho el sol, descongélalo periódicamente para evitar que se formen capas de hielo que dificulten su funcionamiento, y mantén la temperatura del termostato en 5 grados para la refrigeración y -18 para la congelación. Ábrelo sólo cuando te sea necesario y el menor tiempo posible. Adquiere uno No frost y con etiquetado energético A+ o A++. Evita introducir alimentos calientes y mantén tu nevera llena, pero no a rebosar. Gracias a todo esto, el frigorífico además de funcionar mejor, también consumirá mucha menos energía.
La etiqueta de eficiencia energética clasifica a los electrodomésticos por su consumo

En el baño

  1. Calderas. La caldera de agua caliente es el segundo gran consumidor de energía del hogar: un 26% del consumo total. La opción más eficiente son las bombas de calor eléctricas.
  2. Agua, mejor fría. Usa el agua fría siempre que puedas y racionaliza el consumo de agua. No dejes los grifos abiertos inútilmente (por ejemplo, en el afeitado o cuando se cepille los dientes).
  3. Duchas. Dúchate en lugar de bañarte, ahorrarás gran cantidad de agua y mucha energía (una ducha consume cuatro veces menos agua y energía que un baño). Existen en el mercado cabezales y reductores de caudal para colocar en los grifos, que nos ayudan a gastar la mitad de agua y de energía.
  4. Evita goteos y fugas de los grifos. El simple goteo del grifo del lavabo significa una pérdida de 100 litros de agua al mes. Los reguladores de temperatura con termostato, sobre todo para la ducha, pueden ahorrar entre un 4% y un 6% de energía. Los sistemas de doble pulsador o de descarga parcial para la cisterna del inodoro son también una buena opción para ahorra una gran cantidad de agua.

Esperamos que os hayan resultado interesantes repasar estas ideas de la mano de Twenergy. En la siguiente entrega de esta guía hablaremos de la iluminación, el aislamiento, la climatización y los aparatos electrónicos.

Podéis acceder a la guía completa en nuestro fondo documental ecointeligente o desde este enlace: Guía de ahorro energético en el hogar de Twenergy.

, , , ,

4 Responses to Guía de ahorro energético en el hogar (1)

  1. Dianny 27 agosto, 2013 at 18:14 #

    unos pequeños y sencillos trucos en nuestro hogar para ahorrar energia y asi contrubuir al cuidado de nuestro ambiente.

  2. vicente 2 septiembre, 2013 at 17:27 #

    Es muy necesario saber la guía de reducción de la factura del consumo energético indicada por Ecointeligencia

Trackbacks/Pingbacks

  1. Bitacoras.com - 13 agosto, 2013

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Os traemos una guía realizada por Twenergy con consejos sencillos para reducir nuestra factura energética en la medida de lo posible y sin menos cabo de nuestro confort en el hogar. Basta con un sencillo gesto cada día par……

  2. Guía de ahorro energético en el hogar (2) - 19 agosto, 2013

    […] Continuamos con la guía realizada por Twenergy para reducir la factura energética de nuestros hogares. En nuestra anterior entrega hablamos de cómo reducir el consumo energético en la cocina y el baño. […]

Deja un comentario