Bisfenol A, cuando una amistad se convierte en amenaza

El Bisfenol A puede afectar a tu salud

En la actualidad esta sustancia de la que vamos a hablar, el Bisfenol A, es una de las que tiene peor fama. Usualmente abreviado como BPA, este compuesto orgánico está presente en muchos plásticos y aditivos que se utilizan para fabricarlos.

El bisfenol A es el principal componente del policarbonato, un plástico duro y transparente que se usa para fabricar un sinfín de artículos de consumo, como biberones, discos compactos, lentes para gafas y botellas de agua. El bisfenol A es también un componente básico de las resinas epoxi usadas para revestir el interior de latas de alimentos y bebidas.

Desgraciadamente, los enlaces químicos que unen estas moléculas largas pueden debilitarse con cierta facilidad. El agua caliente y los detergentes pueden provocar que se desprendan pequeñas cantidades de este compuesto.

Los científicos conocen desde la década de 1930 que el bisfenol A actúa como un estrógeno débil, lo que puede provocar dos tipos de interferencias en las conversaciones hormonales normales de cuerpo: o bien uniéndose a los receptores de los estrógenos de las células, o bien impidiendo que los estrógenos naturales más fuertes se comuniquen con las células. Cualquier de estas dos posibilidades  puede afectar a la forma en la que el cuerpo usa y produce el estrógeno natural.

Este comportamiento del bisfenol A se debe a que se trata de un disruptor endocrino

Un disruptor endocrino  es una sustancia química que interfiere en el funcionamiento de las glándulas endocrinas, que son los órganos responsables de la secreción de hormonas.

En la UE los biberones no puedne contener bisfenol A

Diversos estudios científicos indican que los efectos del compuesto en células y en animales son similares a algunas enfermedades cada vez más frecuentes en las personas, como cáncer de mama, problemas cardiacos, diabetes tipo 2, obesidad y problemas neuroconductuales como la hiperactividad.

La investigación sobre el bisfenol A ha provocado múltiples controversias, en parte porque los supuestos efectos que se aprecian a dosis muy bajas no se manifiestan a dosis más altas, una contradicción absoluta de la famosa máxima de Paracelso. Sin embargo, esta contradicción tiene sentido si consideramos la sustancia química una hormona y no un veneno típico cuyos efectos tóxicos aumentan cuanto más prolongada es la exposición.

Por desgracia, es imposible que los consumidores sepan qué sustancias químicas están presentes en los plásticos que compran. A los fabricantes no suele exigírseles que incluyan una lista con los componentes de sus productos plásticos. Y dada la larga cadena de suministros desde polímero virgen hasta producto acabado, lo más probable es que no sepan que contienen las resinas plásticas que han usado.

Los códigos de las resinas que aparecen en los plásticos fueron concebidas para facilitar su reciclado y ofrecen una información muy limitada

Pared realizada con CD reciclados

Lo cierto es que no nos queremos mostrar alarmistas ante los peligros para nuestra salud de este tipo de compuestos químicos ya que la vida está repleta de riegos mucho más tangibles que los que hemos descrito. Algunos de nosotros hemos crecido con fumadores a nuestro alrededor y alguna vez hemos hablado por el móvil mientas conducíamos. En nuestras casas aparecen ciertos mohos dañinos y a veces se nos olvida ponernos filtros solares cuando nos exponemos al Sol. No obstante, es importante estar informados y evitar estos productos bajo sospecha siempre y cuando nos sea posible.

En un próximo artículo de ecointeligencia trataremos los controvertidos parabenos.

, , , ,

7 Responses to Bisfenol A, cuando una amistad se convierte en amenaza

  1. vicente 26 marzo, 2014 at 10:46 #

    Muy interesante el mensaje de Ecointeligencia sobre el tema del Bisfenol A, abreviado BPA.Gracias por la información.

  2. Juan David 22 abril, 2014 at 2:10 #

    Un caso similar e interesante sobre un compuesto químico que podemos encontrar diariamente se puede encontrar en un capitulo llamado ” JUGUETES PVC: PELIGRO MORTAL” del libro Voces del planeta.
    Gracias por la información sobre el Bisfenol.

  3. Rio 4 mayo, 2014 at 3:28 #

    Es muy importante y valioso que este tipo de informacion circule en todos los niveles para que nos demos cuenta a lo que estamos expuestos…

  4. Esther 2 junio, 2014 at 0:50 #

    Pues esperando el nuevo articulo sobre parabenos…peluquera, alérgica al amoniaco, níquel y cobalto, después de 33 años trabajando…según dicen por acumulación de producto…ahora se lo que nunca me explicaron sobre tintes y cosméticos…asusta…por eso he escrito un libro.. La Paleta de las Plantas….el 2 de junio sale de imprenta…

  5. jose 11 noviembre, 2018 at 15:28 #

    gracias por la información … necesito la bibliografia porfavor para citarla.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Bitacoras.com - 24 marzo, 2014

    Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: En la actualidad esta sustancia de la que vamos a hablar, el Bisfenol A, es una de las que tiene peor fama. Usualmente abreviado como BPA, este compuesto orgánico está presente en muchos plásticos y aditivos que se utiliza…

  2. Sin parabenos, colorantes ni aceites minerales - 25 agosto, 2014

    […] las etiquetas de los productos cosméticos de consumo. De forma similar a lo que ha ocurrido con el Bisfenol A hasta hace relativamente poco tiempo desconocíamos qué eran estas sustancias, de las que hoy […]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.