100 Compromisos para el desarrollo sostenible (6)

Una vez tratadas las ideas en relación a la Gestión de los Recursos, ahora nos centramos en los compromisos que proponemos para la Gestión de Residuos:

64 – Fomentar la gestión de residuos a través de la bolsa de subproductos

A los residuos generados podremos darles valor al incorporarlos a la bolsa de subproductos.

65 – Reutilización o reducción de bolsas

Muchas empresa entregan a sus clientes sus productos en bolsas que se reutilizan, lo que ayuda a evitar el aumento de residuos urbanos.

66 – Uso de bolsas biodegradables

¿Utilizas bolsas en tu empresa? Mejor que sean de productos biodegradables, de cartón, de tela o incluso de plásticos especiales.

Existen unas bolsas fabricadas con almidón de maíz que se descomponen al entrar en contacto con material orgánico. De esta manera no solo no generan ningún tipo de residuo, sino que también permiten nutrir la tierra si en ella introducimos desechos orgánicos. En la descomposición se obtiene un compost de alta calidad que enriquece la tierra.

Si reutilizamos estas bolsas, debemos saber que su ciclo de vida dura aproximadamente unos 2 meses, ya que al entrar en contacto con el aire se degradan. Las tintas que se utilizan en estas bolsas también cumplen los criterios de compostabilidad.

67 – Instalar detectores de fugas de fluidos en tanques o depósitos de aceites

Existen detectores automáticos, pero también es posible la realización de revisiones periódicas de los tanques para evitar pérdidas, así como disponer de bandejas de derrame que permitan la recuperación del residuo.

68 – Gestión automática de los stocks del almacén

Esta gestión, en aquellos productos que tengan una fecha de caducidad, nos evitará la generación de residuos.

69 – Usos de los puntos limpios para la gestión de tóner, tubos fluorescentes, pilas …

Los puntos limpios está especialmente diseñados para depositar los residuos que no se deben mezclar con los que en tu empresa (o en un hogar) se generan a diario tales como, entre otros, envases de plástico y metálicos contaminados, pequeños aparatos eléctricos y   electrónicos, baterías, pilas, aerosoles, fluorescentes o tóner. Abusemos de ellos, saldremos ganando.

70 – Rechazar la compra de productos con muchos envases y embalajes no reutilizables

Existen productos que, una vez desembalados, generan una gran cantidad de elementos no reutilizables. Rechaza la compra de estos productos, sobre todo cuando tengas un nivel de compra alto, continuado o no puntual (y en la medida de lo posible advierte a tu empresa suministradora).

71 – Priorizar la compra de elementos recargables como pilas, cartuchos de tinta o depósitos de tóner para fotocopiadoras

Debemos tener presente la eliminación de todos los elementos desechables de la empresa. En las oficinas, por ejemplo, la adquisición de elementos que puedan ser reutilizables o recargables supondrá una verdadera descarga en la gestión de los residuos que podamos generar.

72 – Elaboración y adquisición de bandejas 100% reciclables a base de productos minerales, vegetales y polímeros, como sustitución del poliestireno expandido

La elaboración o adquisición de ste tipo de productos, fabricados a partir de polímeros presentan, como principal característica, la ausencia de sustancias tóxicas, perjudiciales para la salud y el Medio Ambiente, en contraposición al poliestireno expandido.

73 – Mejora de los aislamientos de ventanas y puertas de todas las instalaciones

El aislamiento de puertas y ventanas de nuestras instalaciones resultará un elemento primordial a la hora del ahorro de la energía necesaria para aclimatar las estancias a 21º C y 25º C en función de la época del año.

74 – Utilización de recipientes “Chep”, lavables y reutilizables, como embalaje logístico o de almacenaje

Este tipo de recipientes permiten un ahorro y mejora de la gestión de compra, además de una mayor higiene y disminución de residuos de embalaje.

75 – En aparatos eléctrico, utilizar siempre baterías recargables

La contaminación generada por el desecho de baterías no recargables es muy importante y de fácil eliminación por la sustitución de éstas por baterías recargables. A priori podrá resultar una importante inversión, pero a la larga se ahorrará costes y se beneficiará el Medio Ambiente.

76 – Modificar procesos de forma que permitan la separación automática y clasificada de los residuos

Debemos pensar, a la hora de estructurar y definir procesos en nuestra empresa, cuáles de los mismos debemos modificar para que de manera automática a lo largo del mismo se realice la separación y clasificación de residuos.

77 – Modificación de procesos industriales que permitan disminuciones de residuos contaminantes

Pensemos de manera global y establezcamos y definamos aquellos procesos en nuestro flujo de fabricación que podemos modificar de cara a la disminución de residuos contaminantes.

En este punto es fundamental contar con la aportación de todas aquellas personas de la empresas que estén ligadas al proceso de alguna forma (inclusive puedes hacer partícipe a clientes y proveedores).

78 – Rechazar la compra sistemática de productos de un solo uso

Eliminar este tipo de materiales de los aprovisionamientos necesarios reduce el uso de los recursos naturales y energía necesarios para su fabricación.

79 – Gestionar el residuo buscando dar valor al mismo

Seguro que podremos encontrar un valor añadido al residuo y darle una salida diferente a la que le estamos dando. Empresas de consultoría medioambiental te pueden aportar grandes ideas, así como la propia Administración.

80 – Uso de tintas de impresión respetuosas con el Medio Ambiente

Las tintas basadas en disolvente fabricado con recursos renovables (por ejemplo un derivado de maíz u otros derivados naturales), no tienen nada que envidiar a las tradicionales. Su duración, adherencia, resistencia a la luz o rozamiento es comparable a éstas.

81 – Disponer de almacenes cerrados, silos o similares, que impidan la alteración de los productos por las inclemencias del tiempo

Cuando nos encontramos con temperaturas tan dispares como en Murcia (España); cuando nos enfrentamos a fenómenos meteorológicos intensos como lluvias torrenciales , granizadas, heladas, vientos, … , debemos tener previsto un buen aislamiento para nuestros productos. Algo vital, no solo para evitar su pérdida sino también su posible alteración.

Un almacén acondicionado y preparado para evitar los daños producidos por estas inclemencias meteorológicas nos evitará muchas pérdidas y la generación  de residuos dañinos para el Medio Ambiente.

Continuarán los compromisos para el desarrollo sostenible
Por Daniel Robles Brugarolas, Director de Amyca, y Javier Franco Romá, Gerente de AJE Murcia (España).

Ricardo Estévez

Mi verbo favorito es avanzar. Referente en usos innovadores de TIC + Marketing. Bulldozer sostenible, fundador de ecointeligencia y director de TIMUR

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar menú