Supergrid: La red inteligente europea de energías renovables

La Comisión Europea quiere instalar potentes redes de electricidad en el Mar del Norte, en el Mar Mediterráneo y en la región del Báltico para que en el futuro haya más energía hidráulica y eólica en el mercado.
Sabemos que uno de los argumentos en contra de la energía eólica insiste en su carácter de impredecible: si no sopla el viento no hay electricidad y si por el contrario sopla fuerte hay electricidad en el momento en que no se necesita. Como solución a ésta y otras cuestiones se plantea una nueva red europea de circuitos subterráneos y submarinos de alta tensión puede ofrecer una alternativa más duradera y potente que las actuales redes terrestres.
El problema de la fluctuante oferta de energía eólica sólo irá en aumento. Con crisis económica o sin ella, el petróleo tiene fecha fin y será entonces cuando las energías renovables, jueguen un papel importante. A partir de ese momento puede ocurrir que, por ejemplo, en el golfo de Vizcaya el viento sople muy fuerte mientras que en Italia se necesite electricidad y justamente no corra ni una brisa. Si existe una red europea de circuito de alta tensión, la energía eólica puede ser transportada al lugar donde haya una mayor demanda de electricidad.

El concepto de Supergrid es una oportunidad para desarrollar una red de distribución energética integrada para Europa.

Combina dos tecnologías probadas: la energía eólica Offshore y la transmisión eléctrica de alta tensión, en corriente continua (HVDC). De esta forma, Supergrid:

  1. Permite que los países comercialicen su energía en forma multilateral.
  2. Crea un recurso energético de enormes dimensiones, siendo sostenible y originado en Europa.

Supernode es el primer pilar de Supergrid, cuyo propósito es ser un vehículo de transmisión de energía. Estará formado por cables de HVDC que unan las redes nacionales de diferentes países, permitiéndoles comercializar su energía de forma multilateral. Supernode conectará varios parques eólicos Offshore; por ejemplo, uno en aguas británicas y otro en aguas alemanas, con una conexión de soporte desde Noruega.
Supernode puede lograr tres objetivos importantes en la política energética:

  1. Seguridad de suministro: Eurostat indicó que el porcentaje de energía importada en la UE en 2005 fue del 56%, en contraste con el 54% de 2004. Además, según la situación básica planteada por la Comisión Europea, la dependencia de la importación para la UE-27 habrá aumentado al 64% para el año 2030, con una dependencia del petróleo extranjero del 94%, un aumento de la dependencia del gas aproximadamente del 50% al 84% e importaciones de carbón que alcanzarán el 59%.
  2. Provisión de energía sostenible: Europa no tendrá reservas de combustibles fósiles necesarios para salir vencedor en la lucha por asegurar el suministro. Todo el mundo compite por ellos y las reservas caen día a día. Sin embargo, sí tiene recursos de energía renovable extremadamente ricos.
  3. Comercio internacional de energía: Menos del 10% de la energía de Europa se comercializa más allá de sus fronteras. Una característica esencial de Supernode es que puede proporcionar una interconexión entre todos los mercados implicados, creando un mercado de comercialización interno competitivo para todas las fuentes de electricidad.

Un suministro de electricidad estable, basado en energías verdes y renovables sólo es factible si se emprende a gran escala. De esa forma se podrá garantizar la provisión de energía en todo momento. El experto en energía verde, el británico James Woudhuysen, defiende este argumento:
«Tenemos que pensar en grande con estas energías. Aprovechar el poder del sol y el viento para generar grandes flujos de energía. Pero estos flujos sólo sirven si se emplean a gran escala. No se puede conseguir mucho con un molino de viento (aerogenerador) pequeño o un panel solar colocado en el tejado de una vivienda. Se deben cubrir los desiertos con paneles solares y lo mismo es válido para el viento y la fuerza hidráulica.»
Los expertos en energía de la Universidad alemana de Kassel comprendieron muy bien este planteamiento, llegando a la conclusión de que con ayuda de una Supergrid europea se puede lograr a gran escala una provisión de energía renovable en toda Europa. El 70 por ciento de la electricidad provendría de la energía eólica, con centrales hidráulicas en la península escandinava para la indispensable capacidad de reserva.

Ricardo Estévez

Mi verbo favorito es avanzar. Referente en usos innovadores de TIC + Marketing. Bulldozer sostenible, fundador de ecointeligencia y director de TIMUR

Esta entrada tiene 0 comentarios

  1. lobo199

    Málaga acoge el Congreso Europeo de Redes Inteligentes 2010

    El vehículo eléctrico, la telegestión a través de contadores inteligentes en los hogares y un nuevo modelo de ciudad, que apuesta por el ahorro y la eficiencia energética, han sido algunos de los temas analizados en este congreso, que ha elegido Málaga como sede por ser esta ciudad andaluza escenario del proyecto Smartcity, iniciativa europea que pretende inyectar inteligencia en la generación, distribución y uso de la energía.

    http://www.energias-renovables.com/paginas/Contenidosecciones.asp?ID=2&Cod=21263&Nombre=Ahorro

    Málaga ha debatido durante dos días "el presente y futuro de las Smart Grids, las redes eléctricas inteligentes, que permiten nuevas aplicaciones y servicios más allá de la distribución de energía". La ciudad andaluza ha acogido el Congreso Europeo Smart Grids Summit 2010, clausurado hoy, por un motivo muy concreto: Endesa lidera en ella, desde hace más de un año, el proyecto Smartcity, una iniciativa en la que participan once empresas y catorce centros de investigación y de la que se beneficiarán, según Endesa, "300 clientes industriales, 900 de servicios y 12.000 clientes domésticos durante 4 años".

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.