El avión eterno

Este sugerente concepto del avión eterno surge con fuerza con los últimos éxitos en la aplicación de fuentes de energía renovables en el ámbito de la aeronáutica.
La semana pasada un avión solar no tripulado logró un nuevo récord: permanecer en el aire durante siete días sin detenerse. Este nuevo hito aeronáutico, con bandera británica y sin tripulante, lo ha llevado a cabo el Zephyr despegando de una base del Ejército de EEUU en Arizona y se une al también reciente del Solar Impulse.
La empresa Qinetiq, especializada en Defensa e Investigación, ha desarrollado la nave Zephyr a la que su jefe del proyecto, John Saltmarsh, ha definido como el primer avión eterno, ya que sus creadores esperan que la aeronave pueda volar sin detenerse durante quince días.
El avión no se ha detenido ni de día ni de noche, logrando estar en el aire cinco veces más tiempo que el que permaneció la nave que ostenta el récord oficial: el avión estadounidense Global Hawk consiguió volar durante 30 horas y 24 minutos seguidos.
En agosto de 2008, otro avión solar sin tripulante del mismo fabricante, el Zephyr-6, logró el récord mundial no oficial de 82 horas y 37 minutos de permanencia en vuelo. También en aquella ocasión el vuelo se llevó a cabo en una base del Ejército de EEUU en Arizona.
Los vuelos solares de larga distancia y a gran altitud tienen un amplio abanico de posibles usos en el futuro.

Los militares podrán usarlos en labores de reconocimiento y en plataformas de comunicación. Por otro lado, los científicos podrán utilizar esta tecnología para realizar tareas de observación de la Tierra.

Sus paneles solares se recargan durante el día a un nivel suficiente para permitir que el aparato pueda seguir volando durante la noche. La nueva versión del Zephyr es un 50% más grande que su predecesor y mide 22,5 metros de ancho.
Una de sus principales ventajas es que puede permanecer durante mucho tiempo en el mismo lugar. En la actualidad, los aviones espía utilizados en el Ejército deben volver regularmente a sus bases para repostar, algo que Zephyr no necesitará hacer.
Poco antes se logró otra gesta con el avión tripulado Solar Impulse batiendo un récord histórico al realizar el primer vuelo nocturno de un avión solar tripulado sin combustible, utilizando únicamente energía solar. Tras volar durante 26 horas, aterrizó en las pistas de Payerne (Suiza).
Solar Impulse, que tiene 12.000 células solares dentro de sus alas de 64,3 metros, es un prototipo para una aeronave que sus creadores esperan realice la primera circunnavegación del planeta en el 2012.
Con un ala del mismo tamaño que la de un Airbus A340 y con 1.600 kilos de peso, apenas similar al de un automóvil mediano, el avión funciona con cuatro motores eléctricos y está diseñado para guardar energía de sus celdas solares en baterías de alto rendimiento.
Con seis años en desarrollo, el avión ya realizó dos vuelos de prueba cortos y exitosos, con el último sobre Payerne en abril, cuando pasó 87 minutos en el aire y alcanzó una altura de 1.200 metros.
El próximo reto del Solar Impulse será cruzar el Atlántico y, posteriormente, dar la vuelta al mundo haciendo escala en los cinco continentes. Este proyecto arrancó en 2004 con un presupuesto de cuarenta millones de euros con el objetivo de demostrar el potencial de la energía renovable en el sector de la aviación.
Así, este hito de la aviación se convierte en el más largo de la historia de un avión solar tripulado, logrando también la altura máxima hasta la fecha por un avión sostenible alcanzando los 8.564 metros sobre el nivel del mar.

La duración del vuelo encumbra a este prototipo de avión solar como el protagonista de la travesía aérea más larga de esta naturaleza, al superar la marca obtenida por otro aparato solar ultraligero con un piloto a bordo, que en 1981 logró volar de Francia a Inglaterra en cinco horas.

En los controles de la nave de amplias alas está el ingeniero y ex piloto de la Fuerza Aérea suiza Andre Borschberg, cofundador del proyecto Solar Impulse con Piccard, quien viene de una familia de exploradores y aventureros.

Ricardo Estévez

Mi verbo favorito es avanzar. Referente en usos innovadores de TIC + Marketing. Bulldozer sostenible, fundador de ecointeligencia y director de TIMUR

Esta entrada tiene 0 comentarios

  1. lobo199

    Logra el avión solar Zephyr vuelo continuo de más de 336 horas

    Tras cumplir 336 horas de vuelo continuo, el avión no tripulado Zephyr, que funciona con energía solar, aterrizó sobre una base del Ejército de Estados Unidos, en Arizona.

    El prototipo solar británico inició su prueba el pasado 9 de julio y el viernes aterrizó en la pista del Campo de Pruebas del Ejército en Yuma a las 16.00 horas. “Estamos realmente encantados con los resultados”, dice Jon Saltmarsh, el director del proyecto. “Es la culminación de muchos años de esfuerzo de un gran número de científicos e ingenieros con mucho talento”, añade.

    Por su parte, la empresa fabricante QinetiQ dijo que el avión cumplió un vuelo de 336 horas y 24 minutos, tres minutos menos que el realizado por el Ejército. El Zephyr ha batido todas las marcas mundiales de duración de vuelo y ha cuadruplicado su récord, no oficial, de 82 horas y 37 minutos, establecido en 2008

    Los cielos despejados a 60 mil pies de altitud permitieron al avión solar cargar sus baterías manteniendo sus motores en funcionamiento. Por la noche, Zephyr perdió algo de altitud pero la energía en reserva fue más que suficiente para mantener el avión en el aire.


    http://www.cronica.com.mx/nota.php?id_nota=521106

  2. lobo199

    El primer avión solar dará la vuelta al mundo en 2013

    El primera avión solar dará la vuelta al mundo en 2013. Su inventor, el suizo Bertrand Piccard, a su vez promotor del proyecto Impulso Solar, lo ha anunciado este lunes en Valencia ante más de un muillar de asistentes a la V Conferencia Mundial sobre Conversión de Energía Fotovoltáica.

    En la sesión inaugural de la conferencia, Bertrand Piccard ha adelantado también que el avión solar estará en condiciones de cruzar el Atlántico en un vuelo transoceánico, dentro de dos años.

    El psiquiatra suizo ha descartado un uso comercial de su avión solar a corto o medio plazo, pero ha precisado que su invento puede contribuir a reducir el consumo energético de la aviación civil.

    El proyecto Impulso Solar arrancó en 2003 y, tras varios ejercicios de investigación y búsqueda de financiación, se materializó este año con el primer vuelo de día y de noche de un avión que sólo funciona con energía solar y un piloto, sin pasajeros.

    El avión cuenta con células fotovoltáicas que alimentan sus cuatro motores y cargan las baterías de lítio. Por la mañana vuela con energía solar y por la noche con la energía acumulada en las baterías. Sus dos alas suman 64 metros y el peso del aparato es de 1.600 kilos. La altura máxima que alcanza es de 9.000 metros.

    http://www.elmundo.es/elmundo/2010/09/06/valencia/1283784293.html

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.