Roadmap 2050 o cómo reducir las emisiones de carbono en Europa

Para quién conozca las intenciones de la Unión Europea de reducir las emisiones de CO2 en un 80% para 2050, estarán de acuerdo con nosotros que es todo un reto. Y si apuntamos que tendría un coste de 220.000 millones de euros, el reto debe ir acompañado de una estrategia ambiciosa y bien diseñada.
Para bien de todos, esta estrategia existe y está recogida con el nombre de Roadmap 2050.
La misión del Roadmap 2050 es proporcionar un análisis práctico, independiente y objetivo de las vías para conseguir una economía baja en Carbono en Europa, en línea con los objetivos de seguridad energética y medioambientales de la Unión Europea.

El proyecto Roadmap 2050 es una iniciativa de la Fundación Europea del Clima (ECF) y ha sido desarrollado por un consorcio de expertos constituido por el ECF.


Este proyecto muestra que para cada escenario de reducción/eliminación de emisiones de CO2 (descarbonización), usando 40%, 60%, 80% o 100% de fuentes de energía renovables, el futuro del coste de la electricidad es comparable con el coste futuro de la electricidad producida con las infraestructuras actuales.
Este estudio determina que las acciones que lleven a cabo antes del 2015 serán el punto de partida para lograr la reducción de emisiones de CO2 propuesta para 2050. El desarrollo de estas políticas inminentes tendrán foco en:

  • Medidas de fomento de la eficiencia energética, que propicien un ahorro en los costes y reduzcan la demanda
  • Investigación alrededor de redes locales de interconexión energética, que minimicen el suministro de respaldo y balanceen los requerimientos, además de iniciar programas que den lugar a redes inteligentes (ver Internet de la Energía)
  • Desarrollo continuo y acelerado de la tecnología
  • Reforma del mercado energético que asegure la investigación efectiva a la largo plazo
  • Planificar la transición del uso de los derivados del petróleo a la electricidad en los sectores de la construcción y el transporte

Para llegar a una reducción del 80% en 2050 en Europa, Roadmap 2050 sostiene que la reducción de emisiones de CO2 del sector eléctrico, de la construcción y del transporte por carretera debería ser del 95%, la del transporte aéreo y marítimo de un 50%, de la industria un 40%, del sector residuos un 100% y la de la agricultura un 20%.

Ricardo Estévez

Mi verbo favorito es avanzar. Referente en usos innovadores de TIC + Marketing. Bulldozer sostenible, fundador de ecointeligencia y director de TIMUR

Esta entrada tiene 0 comentarios

  1. lobo199

    Las renovables quieren que las petroleras les paguen las subvenciones

    Las distintas agrupaciones fotovoltaicas (Asif, AEF, Appa, Ricam y GiWatt) se defienden como gato panza arriba. El sector, que negocia a regañadientes con el Ministerio de Industria el recorte de sus subvenciones, se ha puesto a disparar con fuego cruzado.

    Plantea ante Industria que las renovables en general (las fotovoltaicas dicen que trasmiten también el sentir de las eólicas) necesitan para desarrollarse subvenciones que les lleve desde los 6.700 millones de euros en 2010 hasta los 13.500 millones en 2020. Eso supone un crecimiento anual medio acumulado del 7%, con un volumen total de 106.000 millones.

    Conscientes de que esas primas, que ahora se cargan a la factura eléctrica, son insostenibles por esa vía, las fotovoltaicas plantean trasladar gran parte de su coste desde el sector eléctrico hasta el sector de hidrocarburos. No se trataría de crear un impuesto directo al usuario de gasolinas o de gas natural (el mal llamado céntimo verde), dicen en las asociaciones.

    Las fotovoltaicas hablan de crear una tasa específica a las petroleras y a las empresas del gas, que se encargaría de cobrar la Comisión Nacional de Energía, para poder liquidar las subvenciones verdes. La tasa iría sobre todo a las petroleras. La lógica es sencilla: la esencia de las renovables es reducir emisiones de dióxido de carbono (CO2), no solo en electricidad, sino en el sistema energético en su conjunto, es decir, en el cómputo global de la energía primaria del país, y siempre bajo los preceptos europeos del 20-20-20 (20% de energía renovable y 20% menos de emisiones en 2020). Resulta que el transporte, culpable de casi el 50% de las emisiones de CO2, no paga ahora nada por eso.

    http://www.expansion.com/2010/06/23/empresas/energia/1277244633.html?a=6e5ebdbc75fb65bb185e063a373c5294&t=1277284172

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.